La muerte llega a Pemberley

La  muerte llega a Pemberley. P. D. James. Bruguera.

‘Pemberley, año 1803. Han pasado seis años desde que Elizabeth y Darcy se casaran, creando un mundo perfecto que parece invulnerable. Pero de pronto, en la víspera de un baile, todo se tuerce. Un carruaje sale a toda prisa de la residencia, llevándose a Lydia, la hermana de Elizabeth, con su marido, el desafortunado Wickham, que ha sido expulsado de los dominios de Darcy. Sin embargo, Lydia no tarda en regresar, conmocionada, gritando que su marido ha sido asesinado. Sin previo aviso, Pemberley se zambulle en un escalofriante misterio’.

Extraño giro,  el tomado por la popularísima escritora P. D James. Phyllis Dorothy James, la gran dama del crimen británica, es el  nombre completo de la prestigiosa y consagrada autora de novelas policíacas. A sus casi 92 años de edad, y creadora de un sin fin de novelas, entre las que se encuentran la popular saga del detective Adam Dalgliesh y de la cual destacaremos la imprescindible ‘Muerte en el seminario’, nos sorprende con una novela insólita, en la que retoma la popularísima Orgullo y Prejuicio de Jane Austen donde ésta lo dejó.

Cabe destacar que inicia la novela con una disculpa ‘por la intromisión’ y por involucrar a la protagonista Elizabeth Bennet, ahora felizmente casada con el Sr. Darcy y madre de dos hijos, en un crimen.

La novela es un clarísimo homenaje a Jane Austen, ya que P. D. James, con sumo respeto y una gran fidelidad, vuelve a retratar a la sociedad burguesa de la campiña inglesa, así como también utilizará unos larguísimos y extensos diálogos a lo ‘Jane Austen’.  Novela perfectamente ambientada, con un crimen de lo más intrigante que se va desentrañando a medida que vamos avanzando y una prosa magnífica y muy respetuosa con el ambiente, pero… ¿por qué este regusto amargo a medida que vamos leyendo ‘La muerte llega a Pemberley’?

Intentaremos explicarnos sin que se nos moleste nadie: Así como Jane Austen confiere a todos sus personajes de una personalidad totalmente diferente entre unos y otros mediante unos diálogos y pensamientos propios que nos hace distinguirlos aunque no nos dijera el nombre de los protagonistas, aquí P. D. James parece que está tan obsesionada en reflejar exactamente la situación conjunta de todos ellos, que se olvida de distinguirlos adecuadamente. Es como si nos hiciera un retrato de la composición y estuviéramos viendo un cuadro perfecto, con toda su luz y color, pero sin alma. Un cuadro que se va perfilando lentamente, (muy lentamente: hemos ya de decirlo)  y donde van apareciendo un personaje tras otro, pero sin una identidad propia sino que hemos de rememorar continuamente a Orgullo y Prejuicio para clasificarlos y recordarlos. Por último, nos extraña el diálogo final entre los esposos que después de siete años de matrimonio deciden, por fin, explicarse sus más recónditos pensamientos.

A pesar de lo dicho, la trama y el desarrollo, como también la composición (otra vez la misma palabra) y el lenguaje y estilo son perfectos. Mezcla insólita y explosiva ya que era muy arriesgado hacer lo que ha hecho P. D. James aunque una grande entre las grandes se lo puede permitir todo.  ¿Segundas partes nunca fueron buenas? Rotundamente no. Diferentes sí. Mismos personajes pero tramas distintas. ¿Recomendable? Por supuesto. Pero singular. Muy singular.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

2 thoughts on “La muerte llega a Pemberley”

  1. Esta es la primera novela que leo de la Phylis Dorothy James, baronesa James de Holland Park, y más conocida como P. D. James. ¡Y me parece que no será la última! He encontrado muy original esta especie de guiño y claro homenaje a los personajes ya la obra “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen, publicada en 1813. ¿No os habéis preguntado alguna vez qué pasó después? ¿Fueron felices Elizabeth y Darcy? ¿Se adaptó bien a su nueva vida en Pemberley? Pues este es el punto de partida de esta novela, la cual mezcla esta continuación de la historia del matrimonio Darcy con un asesinato cometido en sus tierras la noche antes de un baile.

    ¿Una pega? Que no he acabado de reconocer en estos personajes a los estimados Elizabeth y Darcy. Es evidente, las autoras son diferentes y las épocas en que han sido escritas también lo son. De todos modos, la lectura de esta novela es muy ágil y la historia es bastante entretenida (aunque para mi gusto un poco previsible). Si os gustan las novelas de Jane Austen, seguramente también os hará gracia leer esta.

    1. Gracias Sandra. Inmejorables puntualizaciones las tuyas respecto a este libro de P.D. James que ,por otro lado, es una incuestionable autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *