Treinta postales de distancia

Treinta postales de distancia. Sara Ventas.

Esta es la primera novela de la escritora Sara Ventas. Nacida en Madrid y residente en Málaga, esta joven narradora pertenece a la denominada ‘Generación Kindle’.

La sinopsis oficial del libro, reza así:

“Un pasado que creía superado, una amiga histriónica en la distancia, un mejor amigo encantador y un vecino algo peculiar. Sofía lo tenía todo, o creía tenerlo porque un buen día se encontró rodeada de ex ―propios y ajenos―, casualidades, malentendidos y un buzón lleno de postales.
Dicen que el amor lo podemos tener justo al lado, sólo hace falta mirar para verlo. Para Sofía, el amor se encontraba a treinta postales de distancia.”

Al más puro estilo de novelas Chick-lit, ‘Treinta postales de distancia’ es una novela de lo más fresca y divertida y además, escrita por alguien de aquí. Encontraremos en la novela, a todos los personajes que se precien para este tipo de género: desde el amigo homosexual a la amiga con incontinencia verbal, pasando por una madre arraigada al ‘qué dirán’, un ex que desea sentar la cabeza a toda costa y un vecino supersticioso y tierno.

Geniales las situaciones esperpénticas que se producen debido a un cúmulo de malentendidos: malentendidos y enredos generados por un sinfín de reflexiones, todas equivocadas por cierto, que se harán los protagonistas de la novela sobre los demás.

También hemos de decir que nos ha sorprendido, y muy agradablemente, el motivo y el por qué del título de la novela ya que intentábamos desentrañar con la lectura a qué se debían ‘Las treinta postales de distancia’: el caso es que hasta que no llevas un avance importante del libro, no llegas a averiguar el asunto y el por qué. Asunto muy bien resuelto por Sofía, nuestra loca y entrañable protagonista, donde con su imaginación y maestría solucionará el problema saliéndose airosa de una situación que parecía totalmente perdida. ¿Qué no podrá conseguir el amor?

Por último, fenomenal el guiño a la obra ‘Sin noticias de Gurb’ del fabuloso Eduardo Mendoza: un puntazo.

Pues bien, ya no queda nada más por decir excepto que nos hemos divertido mucho y que recomendamos la novela ya que una vez terminada la lectura nos hemos sentido más livianos y ligeros  y nos hemos encontrado, de repente, con una sonrisa permanente que no se nos va de la cara. Genial, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *