El eterno olvido

El eterno olvido. Enrique Osuna. Editorial Jaque.

Esta reseña, es una reseña muy especial y ahora mismo lo aclaramos: Está hecha por la escritora Mayte Esteban, autora de ‘El medallón de la magia’ y ‘La arena del reloj’.
Mayte ha querido compartir con nosotros su opinión sobre un libro leído por ella misma, ‘El eterno olvido’ de Enrique Osuna.

¡Gracias Mayte!

Mayte Esteban:

Antes de empezar a hablar del libro, os diré cómo llegó a mis manos. En esta misma página (http://elespejodelaentrada.blogspot.com.es/) hay una pestaña en la que, al abrir, sólo aparece una dirección de correo electrónico. Lo tengo ahí, por si alguien se quiere poner en contacto conmigo. Enrique vio el blog y le pareció que quizás pudiera estar interesada en leer su novela. Me pareció buena idea y me animé. La sorpresa vino unos días después, cuando se puso de nuevo en contacto conmigo para decirme que había descargado La arena del reloj y se lo había leído. La reseña en su blog ha captado la esencia de lo que yo quería transmitir con el libro. Desde aquí aprovecho para darle las gracias. Además, coincidió con el día en el que empecé El eterno olvido. No sé si es una casualidad o simplemente magia.

Sinopsis (extraída de Amazon):

Kamduki es un juego de Internet que pretende encontrar la persona más inteligente y audaz del planeta. Justo cuando se encuentra inmerso en la resolución de las pruebas, Samuel conoce a dos chicas: Marta y Lucía; una moderna y desinhibida; otra sensual y enigmática. El amor irrumpe en escena, mientras Samuel se va obsesionando con las pruebas a medida que las va superando. No puede sospechar la terrible realidad que esconde aquel diabólico juego, ni que su vida jamás volverá a ser la misma.La sombra del pasado, el amor y la crueldad se entremezclan en una aventura sin retorno en busca de un sueño. El eterno olvido no es solo una novela de amor, intriga y suspense; es la constatación de que lo mejor y lo peor de las personas transitan sobre una línea demasiado delgada.

Cuando empecé a leer la novela, no encontré nada de esto que dice en la sinopsis, por lo que llegué a pensar que me había equivocado de libro. Más tarde constaté que no era eso, sino que en realidad aparecen tres historias sucesivas en la novela, relacionadas entre sí.

La primera es la historia de Noelia y su abuelo, una historia dura en la que el autor aprovecha para introducir tanto al personaje femenino principal, y la justificación de su conducta posterior, como reflexiones sobre la sociedad y el mundo en el que vivimos.

La segunda nos presenta a Samuel, el protagonista masculino, y empieza, ahora sí, a desarrollar lo que se planteaba en la sinopsis. Un día Samuel descubre Kamduki en internet y, por ponerse a prueba, se apunta a resolver los enigmas que plantea. Con esto me sentí… ¡torpe! Algunos eran tan obvios cuando leías la respuesta que parecía imposible que mi cerebro no hubiera sido capaz de resolverlos. Tengo que decir, también, que la prueba número seis la resolví mientras la iba leyendo. Supongo que fue casualidad, pensé justo lo que había que pensar cuando dieron las pistas y cuando llegó la solución me dije que para algo soy geógrafa… Ahora en serio. Fue pura suerte que la primera idea que tuve fuera la solución. Las pruebas van aumentando de dificultad, a la vez que la obsesión de Samuel por conseguir el premio. No lo hace solo. Contraviniendo las normas le ayudará una amiga, Lucía, una muchacha muy inteligente a la que conoce una noche.

La tercera parte de esta historia, para mí la más intensa, empieza cuando Samuel acude a Noruega a recoger el premio. Ahí, la narración se vuelve angustiosa, la novela se acelera y la pluma de Enrique te obliga a buscar momentos para terminar la lectura. Por si todo esto fuera poco, el epílogo añade un toque de misterio más a todo el entramado que ha creado.

En el libro no sólo son interesantes las reflexiones, sino también cómo ha introducido el juego del ajedrez en la narración. Por eso aparece en la portada.

Voy a rescatar una frase, sólo una, que quizá por mis propias circunstancias personales actuales me ha llegado. Habla, cómo no, del olvido.

“El mismo día que fallece una persona nace su olvido, apenas apreciable en su incipiente aparición, caprichoso y esporádico luego, firme y robusto con el paso de los años.”

¿Qué os parece? ¿Os animáis a leerlo?

Share on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

4 thoughts on “El eterno olvido”

    1. Gracias Enrique. Es una propuesta que hicimos desde aquí, que se animara la gente a reseñar y nos comprometíamos a subir las reseñas, y Mayte decidió tomarnos la palabra con tu libro. ¡Nos suscribimos en tus halagos hacia Mayte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *