Sangre fría

 

Sangre fría. Douglas Preston y Lincoln Child. Plaza & janés.

Nueva novela de la saga del detective del FBI Aloysius Pendergast, aunque ésta es la segunda novela perteneciente a la trilogía de ‘Helen’ después de ‘Pantano de sangre’. Parece ser que tendremos el cierre de la trilogía en un próximo libro que no tardará demasiado en aparecer. Si alguien desea leer la saga o la ‘trilogía Helen’ por un orden no correcto, podría llegar a perderse bastante aunque esto siempre queda a gusto de cada lector.

Al investigar la muerte de su esposa, Pendergast descubre que en realidad no sabía casi nada de ella. En Pantano de sangre, la novela anterior, el lector descubrió que la muerte en África de Helen, la mujer de Pendergast, no había sido un accidente. Pero lo que averiguará en este libro es aun más asombroso. Pendergast y Judson Esterhazy, el hermano de Helen, viajan a Escocia para disfrutar de unos días de la caza del ciervo en los Highlands. La intención de Pendergast es obligar a Judson a revelarle todos los secretos de Helen y de su muerte. Pero Judson tiene otro propósito: matar a Pendergast. Un día de niebla espesa los dos se adentran en una zona pantanosa y Judson aprovecha la ocasión para pegarle un tiro en el pecho a Pendergast y dejarlo hundido en el lodazal. Sin embargo, antes de abandonarlo, le espeta estas palabras: «Helen está viva». Judson da por muerto a Pendergast e informa a la policía del accidente. Pero esta no consigue encontrar el cadáver.

De vuelta en los Estados Unidos, Pendergast lucha desesperadamente por averiguar la verdad sobre Helen, la mujer a quien quizá́ nunca conoció́. Descubre que la lengua materna de Helen fue el portugués, que nació́ en Brasil, que su tío había sido el médico nazi de un campo de concentración y, lo más aterrador de todo, que tuvo que fingir su muerte porque, si no, lo que le esperaba era aún peor. Helen está intentando esconderse de una organización maléfica que utilizará a Pendergast para llegar hasta ella.

Lo que engancha de esta saga de los escritores Preston & Child es, precisamente, la figura de su personaje principal. Un protagonista muy bien definido tanto a nivel personal como físico, ya que lo reconoceríamos instantáneamente si nos llamara de repente a la puerta de nuestro domicilio. Tanto es así, que a pesar del primer desconcierto, podríamos llegar a decirle: ¡Qué sorpresa Sr. Pendergast!  ¿A qué se debe su visita?.  Pendergast,  es un personaje totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados como detective del FBI al uso, ya que a pesar de los años que lleva esta saga publicada, la primera novela en la que apareció del detective fue con ‘The Relic’ en 1995, nos sigue sorprendiendo y fascinando la personalidad del protagonista:  ser casi perfecto, con una inteligencia superior, prepotente , excéntrico, egocéntrico, y un ser que domina casi absolutamente todas las artes y las ciencias.  Perteneciente a una familia sureña, siempre se le describirá como un hombre muy elegante, vestido siempre de negro, alto delgado, albino y de ojos gris-plateado. Y para acabar de rematar el perfil, con unos antecedentes familiares muy vinculados al crimen y a la demencia.

En ‘Sangre fría’ tendremos en esta ocasión a un agente Pendergast quizás un poquito más humanizado y algo menos paranormal (sí, paranormal) así como también bastante menos egocéntrico. Todo ello se deberá a las horas bajas en las que se encuentra por el disparo recibido por su cuñado Judson Esterhazy y por el descubrimiento de que su amada esposa Helen, no ha fallecido.

Este libro nos sigue dejando, al igual que con los anteriores, con la boca abierta desde el primer minuto: adictivo, con toques de terror, piezas y personajes que van encajando con libros anteriores, trama intensa y con momentos de suspense e intriga al límite. Encontraremos también a viejos conocidos como D´Agosta, la capitana Hayward, Constance, Proctor… Y todo ello, aderezado con una prosa rápida, intrigante y perfectamente definida. Fantástico.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *