Las joyas del Paraíso

Las joyas del Paraíso. Donna Leon. Seix Barral.

De ‘Wikipedia’: Donna Leona, nacida en New Jersey profesora y escritora, viajó en su juventud a Italia, donde estudió en las ciudades de Perusa y Siena.

Tras trabajar como guía turístico en Roma, se radicó en Londres donde ejerció como redactora de textos publicitarios, tuvo posteriormente diferentes trabajos como profesora en escuelas de Europa y Asia.

Conocida por sus novelas protagonizadas por el comisario veneciano Guido Brunetti, personaje central de toda su obra y que Donna Leon creó a principios de los 90.

Sus libros, traducidos a veintitrés idiomas son un fenómeno de crítica y ventas en Europa y EEUU. Desde 1981 reside en Venecia. A pesar del éxito que tiene su comisario Brunetti en toda Europa, en Venecia es casi una desconocida. No quiere que sus obras se traduzcan al italiano y prefiere que en su barrio veneciano la sigan tratando como a una vecina más.

Donna Leon en esta ocasión, nos cambia de registro momentáneamente y dejando de lado al Commissario Guido Brunetti, el policía más humano de la historia de la novela negra,  nos ofrece una nueva novela de intriga y misterio de la mano de su amiga la cantante de ópera, Cecilia Bartoli. Un proyecto conjunto que nos desvelará mediante ‘Las joyas del Paraíso’, la vida del  misterioso  músico barroco del siglo XVII Agostino Steffani que fue cantante, compositor y obispo llegando a trabajar para el Palatinado en Dusseldorf y donde ocupó los cargos de consejero privado y protonotario de la Santa Sede. Envuelto en asuntos algo más que turbios durante su carrera, su pieza más conocida es Niobe: un drama musical en tres actos.

Sinopsis:

Caterina Pellegrini, experta en ópera del Barroco, rastrea la existencia de una valiosa herencia en unos documentos hallados por los descendientes de un genial compositor vinculado a la Iglesia católica. Caterina se adentra en la Venecia de finales del siglo XVII, investigando, sin proponérselo, la supuesta implicación del músico en el crimen más famoso de la época. En Las joyas del Paraíso, Donna Leon reúne sus tres grandes pasiones: la novela negra, la ciudad de Venecia y la música barroca. Una trama magistral, como la mejor aria, la partitura perfecta, aquella en la que cada nota, cada protagonista, esconde su propio secreto.

Sin preámbulos y tal y como dice la sinopsis, no podríamos estar más de acuerdo con la frase donde se expresa lo que es esta nueva novela de Donna Leon: ‘…Una trama magistral, como la mejor aria…’.

Fantástica Donna León, con este giro diferente a lo que nos tiene acostumbrados. Vuelco magistral donde, por fin, aunque ya lo sabíamos por su protagonista (¿alter ego?) de sus anteriores novelas, Guido Brunetti, por fin, como decíamos, veremos a la verdadera Donna Leon en ‘Las joyas del Paraíso’:  culta, inteligente, exquisita, brillante y ante todo y sobre todo, con una prosa elegantísima y depurada. Pues así es Donna Leon y así es como está escrita esta novela.

Atención porque quizás no se leerá tan rápidamente como las novelas de aventuras de Guido Brunetti. En ‘Las joyas del Paraísco’ disfrutaremos párrafo a párrafo, de esta trama en la que ópera, la música y sobre todo la investigación histórica, ya que haremos diversos recorridos por la época y música barroca, son los protagonistas.

Destacaremos como el momento más bello de la novela, o al menos a nosotros nos lo ha parecido ya que somos amantes de las arias y de la ópera,  el instante en el que se describe una escena familiar con la composición de Niobe de Agostino Steffani como música de fondo, y que está escuchando la protagonista de la novela, Caterina Pellegrini, mientras ésta se prepara la cena. Algo espectacular y que nos ha recordado a las mejores películas del irrepetible Alfred Hitchcock .

Atención también al final de la novela y a la pormenorización magistral de los protagonistas cual si de cuadros pictóricos se trataran: donde la avaricia y la codicia quedan reflejadas de forma soberbia en cada uno de los personajes, movidos cada uno por intereses bien dispares.

Indescriptible. Para amantes de la música y de la investigación histórica.  Y de Donna Leon, por supuesto.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *