Intemperie

intemperieIntemperie. Jesús Carrasco. Seix barral.

Jesús Carrasco nació en Badajoz en 1972 y es licenciado en Educación Física, profesión que apenas ha ejercido. En 2005 se trasladó a Sevilla donde reside en la actualidad. Desde 1996 trabaja como redactor publicitario, intentando compaginar la carrera de Filosofía con la escritura.

Autor revelación en la pasada edición de la Feria de Fráncfort, (envió su texto a la editorial sin recomendación literaria alguna), los derechos de su primera novela Intemperie,  fueron vendidos a 13 países entre ellos Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, y Estados Unidos.

Sinopsis:

Un niño escapado de casa, escucha, agazapado en el fondo de su escondrijo, los gritos de los hombres que le buscan. Cuando la partida pasa, lo que queda ante él es una llanura infinita y árida que deberá atravesar si quiere alejarse definitivamente de aquello que le ha hecho huir. Una noche, sus pasos se cruzan con los de un viejo cabrero y, a partir de ese momento, ya nada será igual para ninguno de los dos. Intemperie narra la huida de un niño a través de un país castigado por la sequía y gobernado por la violencia. Un mundo cerrado, sin nombres ni fechas, en el que la moral ha escapado por el mismo sumidero por el que se ha ido el agua.

A través de arquetipos como el niño, el cabrero o el alguacil, Jesús Carrasco construye un relato duro, salpicado de momentos de gran lirismo. Una novela tallada palabra a palabra, donde la presencia de una naturaleza inclemente hilvana toda la historia hasta confundirse con la trama y en la que la dignidad del ser humano brota entre las grietas secas de la tierra con una fuerza inusitada.

Nuestra reseña:

Este es de aquellos libros que o bien va a ser denostado furibundamente o bien va a ser alabado y reverenciado. Nosotros nos encontramos en este último lugar ya que, a pesar de que aun estamos en estado de shock después de terminarlo, esta novela es de las que marcan profundamente. Intemperie calará hondo y a partir de ella, habrá un antes y un después. Y es que hemos de decir que la hemos encontrado soberbia.

Esta novela trata la historia de un niño que huye de su casa y que como bien indica el título del libro, vivirá a la intemperie guiándose en su camino por la estrella Polar. A través de unos parajes inhóspitos y empobrecidos, castigados por el sol y la sequía, no sabremos del por qué de la huída (a no ser que nos dejemos llevar por nuestro instinto), ni cómo se llama el protagonista, ni la edad que tiene, ni por qué es perseguido, ni el nombre del lugar en que se encuentra y tampoco tendremos conciencia de la temporalidad en la que suceden los hechos. Y es que Jesús Carrasco ha decidido con esta novela, que el lector no se distraiga con hechos superfluos y que se involucre en la situación real que es una huída consciente y desesperada.

A través de unas descripciones sumamente detalladas sobre el ejido y la vega, recordad que sólo veremos el campo en su huída, el niño llegará a conocer a un cabrero que le ayudará en su propósito sin preguntarle nada.

Esta es una reseña difícil ya que al no poder explicar nada más sobre ella y releer lo escrito, nos preguntamos: ¿Qué podemos decir para describir lo que se siente con la lectura de este libro y recomendarlo? Pues lo que se siente es ansia, desasosiego y temor por lo que sabremos que llegará: otra vez ese instinto. Y es que como ya dijimos anteriormente, al no disponer de ninguna referencia en la que apoyarnos, nos veremos obligados a seguir el camino del niño y del cabrero a través de una tierra desapacible, conscientes de que tendremos ante nosotros un encuentro inevitable y cruel.

¿Y qué podemos decir del estilo del autor? No vamos a comparar el estilo de Jesús Carrasco con ningún otro escritor, ya que Jesús Carrasco tiene un estilo propio a pesar de que como él mismo ha dicho,  tiene sus maestros. Pero sí hemos de decir de este autor novel, que en su ópera prima, utiliza una prosa rica y muy abundante; que es detallista en extremo y describe situaciones como por ejemplo cargar el burro del cabrero,  con una prolijidad y minuciosidad que nos conducirá al encono para seguir adelante con una trama muda y silenciosa, pero siempre presente.

Esta es una novela dura, donde te involucras quieras o no quieras. Te dejas llevar por los pozos de agua secos, por las llagas provocadas por el sol, por el dolor de huesos del cabrero, por la madurez de un niño que ha vivido demasiado y por un final que a toda costa, desearemos que sea feliz.

¿Este es un ‘libro milagro’ tal y como se dijo en la Feria de Fráncfort? Es posible. Para nosotros, es excepcional sin lugar a dudas.

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *