Don de lenguas

don-de-lenguasDon de lenguas. Rosa Ribas, Sabine Hofmann. Siruela.

Rosa Ribas (Barcelona, 1963) ha publicado seis novelas: El pintor de Flandes (2006), La detective miope (2011), la novela por entregas Miss Fifty (2012) y la trilogía policiaca protagonizada por la comisaria hispano-alemana Cornelia Weber-Tejedor, traducida con gran éxito al alemán.

Sabine Hofmann (Bochum, Alemania, 1964) trabajó varios años como docente en la Universidad de Frankfurt, donde conoció a Rosa y empezó una larga amistad que la escritura conjunta de Don de lenguas, lejos de destruir, ha afianzado.

Sinopsis

«Allí estaba Mariona. Blanca, rubia, carnosa y muerta.»

Barcelona, 1952: quedan pocas semanas para el Congreso Eucarístico, y la consigna oficial es dar una imagen impoluta de la ciudad, pues está en juego la legitimidad internacional del Régimen.
Ana Martí, novata cronista de sociedad de La Vanguardia, encontrará en el encargo de cubrir el asesinato de Mariona Sobrerroca, una conocida viuda de la burguesía, su oportunidad para escribir sobre temas serios. El caso ha sido encomendado al inspector Isidro Castro de la Brigada de Investigación Criminal, un hosco policía de doloroso pasado, que tendrá que aceptar de mala gana que Ana cubra la investigación.
Pero la joven periodista pronto descubrirá nuevas pistas que se apartan de la versión oficial de los hechos y recurre a la ayuda de su prima Beatriz Noguer, una eminente filóloga. Lo que en principio parecía una inofensiva consulta lingüística sobre unas misteriosas cartas encontradas entre los papeles de la difunta se convertirá en el inicio de una serie de revelaciones en las que están implicadas personas muy influyentes de la sociedad barcelonesa…
En medio de un ambiente hostil poblado de funcionarios y políticos corruptos, porteras entrometidas, policías violentos, prostitutas y ladrones de buen corazón, la inteligencia y el arrojo de Ana y los conocimientos lingüísticos y literarios de Beatriz serán sus únicas armas para resolver el caso.

Reseña

Este libro escrito a cuatro manos entre Rosa Ribas y Sabine Hofmann, es una fantástica novela atípica ya que combina el género negro y la novela histórica pero con un eje común que es la literatura. Ambientada en la Barcelona de los años cincuenta (dictadura, estraperlo, censura…) es todo un canto a las letras, la lingüística, el periodismo y la intriga.

Ana Martí, joven periodista de La Vanguardia y cronista de los ecos de sociedad del rotativo, deberá cubrir para el boletín, debido a la baja por enfermedad del articulista habitual de los sucesos, el asesinato de una dama, viuda, de la burguesía catalana, Mariona Sobrerroca.

El caso será asignado al inspector de la Brigada de Investigación Criminal (BIC), Isidro Castro: Un rudo policía gallego con la mano muy suelta y con un excelente olfato para saber cuándo no debe inmiscuirse en las corruptelas de las altas jerarquías.

Todo dará un vuelco cuando Ana, no satisfecha con la versión oficial, pedirá ayuda a su prima Beatriz Noguer, profesora universitaria represaliada, para que estudie la correspondencia entre la viuda Mariona Sobrerroca y un amigo especial.

Este libro lleva implícito muchas referencias a grandes clásicos de la literatura pero hay que hacer hincapié en que esta novela es todo un homenaje a la lengua, de ahí el título Don de lenguas, y a la novela negra: Fantástico el guiño a uno de los grandes del género como es Francisco González Ledesma, y que queda reflejado en la figura del padre de Ana Martí.

Ambientada de forma impecable en la ciudad de Barcelona, por entonces una gris ciudad recién salida de la cartilla de racionamiento y donde está a punto de celebrarse el Congreso Eucarístico Internacional de 1952, refleja un entorno que nos dejará un regusto amargo ya que esa época pasada, pero aún reciente, nunca fue mejor.

Excelente trama donde las habilidades de la profesora Beatriz Noguer, la lexicología y la semántica, son piezas clave para desentrañar el caso. Y es que me ha gustado especialmente este personaje de la filóloga: Mujer culta que vive rodeada de libros y en un mundo propio pero que cuando se queda meditando mirando al techo cual si monje shaolin se tratara y pareciendo ya que ha alcanzado el nirvana, volverá a la tierra sorprendiéndonos con un texto memorizado de literatura que se revelará imprescindible para la resolución de un enigma. Sensacional.

Novela que se lee con la máxima atención y hasta podría decir que con el máximo cariño ya que estas dos autoras, a través de meticulosos detalles que nos llegan al corazón, consiguen envolvernos en una época y en un argumento que, relatado de forma elegante y perfecta, consiguen dar ese ‘algo más’ al lector que es lo que tanto perseguimos los amantes de las letras.

Cierro el libro con una satisfacción completa y sabiendo con total seguridad que, algún día, volveré a encontrarme nuevamente con Ana Martí y Beatriz Noguer. Y aquí estaré puntual a la cita ya que la buena literatura, nunca se olvida.

Share on Facebook41Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

4 thoughts on “Don de lenguas”

  1. Había visto pocos comentarios de este libro, y creo que la tuya es de las más entusiastas. O al menos la más convincente (al menos para mí). Dos cosas definitivas: el homenaje a los clásicos y el homenaje a la lengua.

    Gracias y un saludo1

    1. Hola Ana
      Gracias de nuevo por pasarte por aquí. Este es un muy buen libro y he intentado que así quedara reflejado. Es de aquellas novelas que no sólo entretiene, sino que, además, está excelentemente escrita y con una ambientación impecable. ¡Qué bien que haya quedado claro! Como ya sabes, a veces, los que hacemos esto, nos queda la sensación de que no lo explicamos como deberíamos ¡Gracias!

  2. Acabo de leer la novela, vuestra critica es buena. Es una gran novela, escrita a 4 manos con sutileza, armonia, personajes definidos, contexto historico bien trabajado, con precision exquisita, la trama bien tejida. Lees la novela como si estuvieses junto a las protagonistas, formando parte de ella.

    1. Gràcies Remei. Es una excelente novela que al finalizarla uno se siente satisfecho y eso, no tiene precio. Gracias por tus comentarios y apreciaciones. Te esperamos más veces por aquí.

Responder a Remei Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *