Los amables extraños

los-amables-extrañosLos amables extraños. Julia T. López. Ediciones Carena.

Julia T. López, 1974, es licenciada en Derecho por la UAM, Máster en Investigación Literaria y Teatral en el Contexto Europeo (UNED) e inició estudios de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada enla UCM.
Trabaja como profesora de Educación Secundaria en Madrid y ha participado en la elaboración de materiales didácticos para el fomento de la lectura y la orientación profesional, dentro del proyecto “Lector sagaz, trabajador capaz”.
Interesada siempre por la literatura, ha colaborado con la revista Leer y ganó el primer premio del concurso de emails El frente ruso, convocado por la editorial Libros del Asteroide.

Web de la autora http://www.juliatlopez.com/

Sinopsis:

Sara es una bailarina sin trabajo cuyo padre acaba de fallecer. Juan, un profesor de instituto que intenta dirigir Un Tranvía Llamado Deseo en el pequeño pueblo de Saucedal. Ella busca estabilidad y cerrar una herida. Él lucha contra la monotonía de su entorno. El caluroso verano cambiará el curso de sus vidas.

Argumento:

Puede un libro ser testigo y artífice de la pasión? Los amables extraños lo es. Se trata de una historia que, por ser común, es antigua. Y nueva. Y perturbadora en cierto sentido. Fue escrita a partir de un breve ensayo elaborado por la autora sobre Un tranvía llamado Deseo, la pieza teatral de Tennessee Williams.
Es una historia sencilla que intenta hacer un retrato de la vida de un grupo de profesores de una comarca rural, en contraste con la vida urbana y ajena a ese ambiente que trae consigo el personaje de Sara. Ella es el detonante de lo que sucederá ese verano.
La obra propone un juego de espejos en el que las escenas de la obra de Williams se entrelazan con las conversaciones y las vivencias
de los personajes, y sirven para plantear los conflictos fundamentales de la trama: la relación sentimental aparentemente inviable que se establece entre Juan y Sara; el miedo a los cambios y al paso del tiempo, a la enfermedad y a la pérdida; y, por último, la dificultad de tomar decisiones sin la certeza de que éstas vayan a ser las más adecuadas para conseguir una vida mejor.
El relato se inicia en un espacio y en un tiempo poco definidos salvo quizá por la estación veraniega y porque la acción tiene lugar en un pueblo y va avanzando hacia una mayor concreción histórica y geográfica, que sitúa a los personajes en unas coordenadas identificables por el lector. A su vez, pretende enfrentar aparentes contrarios: la ciudad y el campo; la cultura urbana y la naturaleza; el estrés y la calma; la música y el teatro como espectáculos culturales, y la primaria satisfacción que producen los paisajes, los olores y los sabores de un entorno natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *