Legado en los huesos

legado-en-los-huesosLegado en los huesos. Dolores Redondo. Destino.

Dolores Redondo (Donostia-San Sebastián, 1969) estudió Derecho y Restauración gastronómica, y durante algunos años se dedicó a distintos negocios. Comenzó escribiendo relatos cortos y cuentos infantiles, y la novela Los privilegios del ángel. Vive en la ribera navarra, donde ya está escribiendo su próxima obra con la inspectora Amaia Salazar como protagonista y que es la segunda entrega de su trilogía del Baztán. El guardián invisible es ya un fenómeno editorial con su próxima publicación en diez lenguas y la venta de los derechos cinematográficos al mismo productor que apostó por la trilogía Millennium, de Stieg Larsson.

Sinopsis:

El juicio contra el padrastro de la joven Johana Márquez está a punto de comenzar. A él asiste una embarazada Amaia Salazar, la inspectora de la Policía Foral que un año atrás había resuelto los crímenes del llamado basajaun, que sembraron de terror el valle del Baztán. Amaia también había reunido las pruebas inculpatorias contra Jasón Medina, que imitando el modus operandi del basajaun había asesinado, violado y mutilado a Johana, la adolescente hija de su mujer. De pronto, el juez anuncia que el juicio debe cancelarse: el acusado acaba de suicidarse en los baños del juzgado. Ante la expectación y el enfado que la noticia provoca entre los asistentes, Amaia es reclamada por la policía: el acusado ha dejado una nota suicida dirigida a la inspectora, una nota que contiene un escueto e inquietante mensaje: «Tarttalo». Esa sola palabra que remite al personaje fabuloso del imaginario popular vasco destapará una trama terrorífica que envuelve a la inspectora hasta un trepidante final.

Nuestra reseña:

Antes de empezar con la reseña, decir que hemos estado enganchados a esta novela desde el principio hasta el final. Dolores Redondo es uno de aquellos autores que consigue estremecer y calar muy hondo con su escritura sin recurrir a dramas afectados ni a palabrerías innecesarias. Su sutileza, su prosa sencilla y una turbadora y enigmática leyenda, hacen de este libro, Legado en los huesos, una gran novela y nos arriesgamos a decir que supera a El guardián invisible.

Éste, es el segundo libro que compone la saga policial de la Trilogía de Baztán, ambientada en el ya famoso valle de Navarra gracias a su autora Dolores Redondo y lugar donde está enmarcada. Del primer libro, El guardián invisible, hemos de decir que ya dispone de trece ediciones además de estar traducido a varios idiomas y que Legado en los huesos estamos convencidos que seguirá por el mismo camino. De hecho, cuenta con una segunda edición a tan sólo cuatro días de su lanzamiento. La trilogía se cerrará con Ofrenda de la tormenta, de la que sabemos que podremos leer el próximo año.

Legado en los huesos y la inspectora foral Amaia Salazar, nos transportarán de nuevo a un ambiente cerrado, esotérico y mitológico donde el miedo atávico de una niña hacia su madre regresará aun más fuerte debido a la reciente maternidad de la protagonista y a sus sentimientos de culpabilidad ante la posibilidad de no ser una buena madre, como no lo fue la suya: Duerme, pequeña zorra, la amá no te comerá esta noche.

La novela está centrada en la maldad. A esa maldad desprovista de cualquier atisbo de bondad y que es inherente en algunas personas y ámbitos: el Mal está ahí fuera y existe. También encontraremos aquellas intuiciones misteriosas que disponen algunos de los miembros de la familia Salazar y que nos gustaron tanto del primer libro. Con ese halo intrigante y arcano, volveremos a sentir el silbido del basajaun, y no nos será difícil seguir el hilo conductor de la primera parte ya que la novela se inicia con el juicio del asesino de la adolescente Johana Márquez.

La teogonía vuelve a tener un fuerte componente en este libro: los agotes y el tarttalo, cíclope antropomorfo de la mitología vasca, serán el eje central de la investigación del equipo de la inspectora Salazar. Viviremos nuevos enigmas que harán de nuestra lectura un placer apremiante y a la vez plácido: una lectura sin prisa pero sin pausa.

Por último, decir que éste es un muy buen libro: por estar escrito de forma muy inteligente; por tener una trama aguda y sibilina; y porque lo vale. Y lo escribiríamos con mayúsculas. Pero no es necesario.

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *