La rubia de ojos negros

la-rubia-de-ojos-negrosLa rubia de ojos negros. Benjamin Black. Anagrama.

Benjamin Black es el seudónimo de John Banville (Wexford, Irlanda, 1945). Banville ha trabajado como editor de The Irish Times y es habitual colaborador de The New York Review of Books. En 2005 obtuvo el Premio Booker con El mar, consagrada además por el Irish Book Award como mejor novela del año. Entre sus novelas destacan también El Intocable, Eclipse, Imposturas, Los infinitos y Antigua luz (Alfaguara, 2012), uno de los mejores libros del año según la crítica. En 2011 recibió el prestigioso Premio Franz Kafka, considerado por muchos como la antesala del Premio Nobel; en 2012 el escritor Javier Marías lo nombró duque del Reino de Redonda, un reconocimiento personal a sus escritores admirados, y en 2013 fue galardonado con el Premio Austriaco de Literatura Europea, y, en España, con el Premio Leteo y el Premio Liber. Bajo el seudónimo de Benjamin Black, ha publicado en Alfaguara El lémur (2009), la serie de novela negra protagonizada por el doctor Quirke, adaptada a la televisión por la BBC británica, con guion de Andrew Davies y Gabriel Byrne en el papel de Quirke —El secreto de Christine (2007), El otro nombre de Laura (2008), En busca de April (2011), Muerte en verano (2012) y Venganza (2013)—, y la esperada novela La rubia de ojos negros, protagonizada por el mítico detective Philip Marlowe y escrita por invitación de los herederos de Raymond Chandler.

Sinopsis:

John Banville es Benjamin Black es Raymond Chandler

Un acontecimiento literario internacional

Arranca la década de los cincuenta. Philip Marlowe se siente tan inquieto y solo como siempre y el negocio vive sus horas bajas cuando irrumpe en su despacho una nueva clienta: joven, rubia, hermosa y elegante, Clare Cavendish, la rica heredera de un emporio de perfumes, pretende que Marlowe encuentre a un antiguo amante, un hombre llamado Nico Peterson.

Sí: Banville/Black pone su pluma al servicio del espíritu de Raymond Chandler por encargo de sus herederos y resucita al legendario detective privado (ese hombre que no conoce a las mujeres, pero tampoco se conoce a sí mismo) para embarcarlo en una nueva y peligrosa aventura en las calles de Bay City.

La crítica ha dicho:

«Banville es muy bueno siempre, con nombre propio o adoptado… No percibes la impostura en La rubia de ojos negros y la devoras de un tirón… Todo el rato tienes sensación de déjà vu, pero es algo grato, la antigua fascinación se renueva.»
Carlos Boyero, Babelia

«Marlowe regresa como el viejo héroe que forjó, en los más lejanos y recónditos parajes, un catálogo formidable de colegas, una estirpe ya sea de detectives, ya de policías… Todos forman parte de la estela de esta formidable resurrección literaria. La resurrección de Philip Marlowe, esa estrella errante en el damero maldito de una sociedad en descomposición. Nada menos. Bendito regreso.»
Fernando Rodríguez Lafuente
, ABC Cultural

«Banville no sólo es mejor escritor de lo que jamás lo fue Chandler, sino que, además, probablemente sea el más exquisito estilista del idioma inglés en actividad… Nada del heroico brillo de Marlowe se ha perdido aquí. Por el contrario: en La rubia de ojos negros se recupera todo aquello que jamás olvidamos.»
Rodrigo Fresán, ABC Cultural

«Y en este salto mortal el hombre que fue Banville antes que Black cae de pie para demostrar que también ha podido ser Chandler después de Black, tan sobrado además de talento que pronto descubrimos que se ha marcado, nada menos, que una suerte de secuela de El largo adiós, la obra maestra de la cepa original en este armónico baile de máscaras negras.»
Antonio Lozano, Qué Leer

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *