La agonía del asesino

la_agonia_del_asesinoLa agonía del asesino. James Sallis. RBA.

James Sallis, Helena, EE.UU, 1944, es novelista, ensayista, poeta y músico. Estudió en la Universidad de Tulane (Nueva Orleans), donde se formó como escritor y crítico literario, dos facetas de su carrera profesional que sigue ejerciendo actualmente. A lo largo de su vida, ha residido en multitud de ciudades de los Estados Unidos y de Europa.

En su obra, prolífica y variada, cabe destacar la serie de novelas protagonizadas por el detective Lew Griffin. Su novela Drive  fue llevada al cine en 2011 y nominada a la Palma de Oro del Festival de Cannes de ese mismo año. En Serie Negra se han publicado también El tejedor , Mariposa de noche  y El avispón negro.

James Sallis es uno de los eternos favoritos a los más prestigiosos premios internacionales de novela negra, como el Anthony, el Edgar o el Shamus Award. Ha sido ganador del Dashiell Hammett Prize 2012 con The Killer is Dying.

Sinopsis

Phoenix, la quinta ciudad más grande de Estados Unidos. Un solitario asesino a sueldo afronta su último trabajo. Un detective cínico y harto de todo asiste impotente a la lenta agonía de su mujer. Un chico de trece años al que sus padres han abandonado tiene que aprender a valerse por sí mismo y sobrevive vendiendo cosas por eBay. Tres personajes solitarios, desarraigados de la sociedad.

Cuando Christian, el asesino, está listo para liquidar a su víctima, alguien se le adelanta y hace una chapuza. Y entonces él tratará de dar caza al hombre que le ha impedido finalizar correctamente su trabajo. Mientras tanto, el detective Dale Sayles sigue la pista de Christian. Y el chico, Jimmie Kostof, tiene aterradoras pesadillas que acaso sean las del asesino. Y aunque estos tres personajes no lleguen a encontrarse, sus destinos están fatalmente conectados.

En esta inquietante historia de destinos entrecruzados, a un tiempo novela criminal y novela de iniciación, James Sallis traza un sombrío retrato de tres perdedores marcados por la violencia y el desconcierto. Y el resultado es una nueva muestra de la potente y singular narrativa noir del autor de Drive.

Reseña:

Libro magnífico con una prosa tan intimista y real, que te hace saber ya, desde la primera página y de forma rotunda, que has sido tocado por una varita mágica cuando  has decidido escogerlo para su lectura.

A pesar de leer de novela negra, nunca había leído nada de este autor, aunque sí lo conocía por su novela Drive, llevada a la gran pantalla. Esta no es una novela serial (que sepa y de momento: esto lo decidirá el autor) ya que no aparecen personajes de anteriores entregas, sí seriales, por lo que si alguien quiere tomarlo como primera lectura si le apetece, puede hacerlo ya que no existen referencias anteriores de los personajes.

Tres son los protagonistas principales de esta novela; personas que no llegarán a encontrarse nunca, (excepto en una escena tan visual y cinematográfica que eriza la piel) pero que sus destinos se entrecruzarán de una manera tan hermética y sibilina que el lector se sentirá mera pieza de un juego en cadena pero sin ser consciente de ello hasta que no se deja reposar la lectura y se piensa en ello.

Christian, enfermo terminal y que es quién da el título a esta novela, es un asesino a sueldo, con un encargo que nunca llegará a producirse ya que alguien se le adelanta. El detective Dale Sayles (con graves problemas personales debido a la enfermedad de su esposa), con su compañero Graves, será quién intentará esclarecer lo sucedido y encontrar al asesino. Y por último, un adolescente, Jimmie, desasistido y abandonado por sus padres, que acude regularmente a un asilo de ancianos para entretenerles con la lectura de libros y que subsiste gracias a su inteligencia, padece extraños sueños que los siente muy reales, tanto, como si él fuera otra persona durante el sueño…

La agonía del asesino es un libro escrito para conmover. Pero atención, es novela negra. Nada de tristezas ni de melancolías superfluas sino que James Sallis habla de aquello que más estremece: la soledad, el dolor y el mal.

Sayles pensaba en cómo la mayoría de las historias se reducen al bien y el mal, el tío del sombrero blanco y del sombrero negro, el gavilán y la paloma, la lucha entre ellos, la victoria de uno u otro. Veías, oías y leías tantas historias semejantes que empezabas a creértelas y a pensar tú también de esta manera. Pero el mal está ahí mismo siempre contigo, siempre. Es el amigo con el que caminas por la calle, con el que estás hablando y que, de repente, se da la vuelta y hay algo distinto en sus ojos, o en los tuyos. Y ambos os quedáis en silencio.

Este libro apasiona y perturba a partes iguales. Contiene oraciones y referencias que, sin ser grandes discursos y con una simpleza pautada y tranquila, harán sentir una congoja profunda e intensa directa allí donde más duele como si el autor estuviera sabiendo cuál es nuestra grieta.

En lo referente a la trama decir que es un sin vivir y que el libro se hace breve, tanta es la desazón. Contada cual novela coral, siempre sabremos qué piensan cualquiera de los tres protagonistas. Con capítulos breves y narrada en tercera persona, este es un libro en el que adivinar qué va a sucederles a los protagonistas, independientemente a la intriga, es lo que más interesa: sus trances; sus agonías.  Aquello que se percibe como real e irreal. El dolor y la angustia.

Otro autor de cabecera.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

4 thoughts on “La agonía del asesino”

Responder a @abrirunlibro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *