El patio inglés

el-patio.inglesEl patio inglés. Gonzalo Garrido. Editorial Alrevés.

Gonzalo Garrido es escritor y consultor de comunicación. Durante su trayectoria profesional ha vivido en diferentes países. Desde el 2010 mantiene el blog Literatura Basura, lugar de experimentación como espacio narrativo. Además, promueve el Encuentro Literario #EBLS, donde se analizan tendencias literarias. Es conferenciante habitual y participa en talleres literarios. Las flores de Baudelaire (Alrevés, 2012) fue su primera novela y ha sido reeditada en tres ocasiones. Con ella recibió el Premio LeeMisterio 2012 y fue finalista de la Semana Negra de Gijón 2013. En el 2014 ha sido publicada en edición bolsillo con Penguin Random House. El patio inglés, es su segunda novela y en esta ocasión, realiza un cambio de registro hacia algo más personal.

Sinopsis:

La nueva novela de Gonzalo Garrido es una historia íntima y universal sobre la vida, el desencanto y el dolor. La novela centra su atención en los conflictos familiares, en lo injusto de algunos planteamientos de nuestra sociedad, en la dificultad para afrontar nuestro propio destino.

El protagonista, Pablo, es un joven de los años ochenta que ha comenzado Derecho y que vive con su familia en un piso que da a un patio inglés. Los fines de semana sale con sus amigos a emborracharse, ha tenido alguna novia y forma parte de un círculo literario que le ha permitido publicar un artículo bastante polémico en un periódico. Sus padres le notan distante, apático y a vueltas con el mundo, una actitud común en la gran mayoría de los adolescentes. Sin embargo, un día, ante el asombro e incomprensión de sus progenitores, abre la ventana del comedor y se lanza al vacío.

El patio inglés combina dos monólogos interiores –padre e hijo– que relatan una dura historia familiar, mezclando pensamientos íntimos, reproches mutuos, crítica social y búsqueda de respuestas.

Esta novela se suma a una larga adición literaria –como Carta al padre, de Kafka o Demian, de Herman Hesse–, donde las relaciones paternofiliales son causa de incompresión permanente.

Reseña:

Esta es una historia de carácter intimista narrada a dos voces donde conoceremos los monólogos de un padre y un hijo -el del padre desde el hospital mientras espera que su hijo Pablo salga del quirófano después de saltar al vacío por el patio inglés de su casa ante la presencia de él y de la madre de Pablo-, y el monólogo del propio hijo a través de su diario personal, escrito antes de que éste tome la determinación de quitarse la vida.

Ambientada sobre los años 80 en Bilbao, El patio inglés consta de una estructura ligera pero llena de reproches, desencuentros y la búsqueda de respuestas de un padre hacia su hijo y viceversa, pero siempre por separado. Nunca juntos.

A pesar de ser conocedora que Gonzalo Garrido realizaba un giro de 180º y que cambiaba el registro de novela negra por narrativa íntima -quiero decir que yo la esperaba con gran fruición-, he leído en esta ocasión a un autor muy diferente y casi desconocido para mí. Evidentemente, en este libro no caben las ironías ni el humor cáustico con que nos obsequió en las Las flores de Baudelaire. Aquí encontraremos reflexiones, reproches, autoinculpaciones, y todos aquellos sentimientos íntimos que experimentamos cuando el desencuentro con otra persona a la que queremos, cobra tintes de ruptura definitiva. Sí hallaremos crítica social, el GAL, ETA, la indefensión de la ciudadanía en el País Vasco durante aquellos años de barbarie…, pero crítica social también al sistema familiar, a las tradiciones, a la cobardía de los padres por el hecho de querer proteger a sus hijos, de la rebeldía de los adolescentes hacia las costumbres, hacia el aburguesamiento de los progenitores, a la apatía del día a día… Podría estar explicando muchas más cosas pero no querría entrar en spoilers. Esta es una novela de apenas 157 páginas que se leen casi sin uno darse cuenta.

Me ha seducido especialmente el lenguaje y actitudes específicas que Gonzalo Garrido ha imprimido a cada personaje: el padre utiliza un lenguaje más natural y poco cultivado, con reminiscencias al pasado y a sus orígenes, y en cambio el de Pablo dispone de un verbo con una mayor preparación intelectual -estudia Derecho en Deusto y pertenece a un círculo literario-, y con un deje amargo y triste muy propio de la adolescencia.

El patio inglés esconde grandes verdades, cerrazones y mucha obstinación. Nos habla de silencios y de vacíos. De desamores y de mentiras. Pero sobre todo nos habla del  “yo”, del dolor y de la angustia cerrada y oscura que imposibilita la comunicación y que empuja a una persona a la privación voluntaria de su vida.

Padre:

[…] lo tuyo ha sido algo diferente, atroz, definitivo; ignoro el castigo que nos querías infringir a tu madre y a mí con ese salto al vacío que tanto nos ha estremecido.

Pablo:

[…] acaso no haya tanta diferencia entre vivir y morir. ¿Qué será el más allá? […] Lo que está claro es que el hombre viene al mundo con un sentido, sentido que hemos sido incapaces de descifrar; de entender.

Este es un relato especial. He sentido una inmensa desazón al terminar la lectura y hubiera querido continuar; seguir sabiendo de Pablo y de su padre y seguir escuchándoles. Pero este libro también, cómo no, debía tener un final y El patio inglés no podía ser eterno.

Share on Facebook0Share on Google+2Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *