Investigación a la tinta de calamar

investigacion-a-la-tinta-del-calamarInvestigación a la tinta de calamar. Cristina Rava. Navona Editorial.

Cristina Rava nació en 1958 en Albenga y vive en Cisano sul Neva, poblaciones de la Liguria, la región italiana en la que transcurre la acción de sus novelas. Empezó a estudiar Medicina, pero no terminó la carrera, aunque siguió interesándose por el tema de la neurociencia y de las enfermedades mentales. Después de desempeñar distintos oficios, decidió dedicarse plenamente a la tarea de escribir. Publicó en 2007 su primera novela policiaca, Investigación a la tinta de calamar, protagonizada por el comisario Rebaudengo, a la que siguieron otras más con el mismo personaje. Actualmente ha creado una nueva serie con una figura femenina como investigadora. Es una buena cocinera y le gustan los gatos.

Sinopsis:

El comisario Rebaudengo es un hombre tranquilo, piamontés, que ejerce en Alassio, en la Liguria, y aunque vive bien, en su agradable apartamento con vistas al mar en la población cercana de Albenga, echa de menos la vida cotidiana de su región natal, sobre todo su sólida cocina proteínica. Las competencias profesionales que tiene asignadas se extienden por toda la costa y los casos de delincuencia que debe resolver son muy diversos: droga, inmigración, robos, prostitución.
 .
Sin embargo, la llamada telefónica de la señora Fabiola Ferretti le plantea un caso diferente. Su marido, profesor de filosofía en el instituto de Albenga, ha desaparecido sin dejar ningún rastro. Una segunda llamada, pocos días después, de un jubilado que paseaba por los bosques cercanos a esta última población crea un estado de alerta. Se ha topado con el cadáver desnudo de una muchacha. El comisario emprende entonces una paciente investigación, salpicada de intuiciones, con el trasfondo posible de una relación entre los dos casos. Con la ayuda de la doctora Ardelia Spinola, médico forense, llegará a la conclusión del caso y se reconciliará con la cocina de la Liguria que ella prepara con excepcional maestría.
 .
Reseña:
 .
Esta novela me llamó mucho la atención en cuanto salió, por ese título tan llamativo y especial. Cuando comprobé que el nombre de la autora era desconocido en el panorama patrio de novela policial, las ganas de leer Investigación a la tinta de calamar fueron inmensas. Y si además, las fantásticas reseñas que leí, por ejemplo la de Ricardo Bosque,  la recomendaban, sabía que en un momento u otro iba a comprarla  sí o sí.
 .
El protagonista de esta novela, y que forma parte de una saga en Italia, es el comisario Bartolomeo Rebaudengo. Un hombre tranquilo piamontés destinado en Alassio, una ciudad de origen medieval muy turística en la provincia de Savona y de la región de Liguria, en la costa del golfo de Génova en Italia. Divorciado pero sin traumas por ello (¡qué alivio!), es amante de la buena cocina especialmente de la carne, por su origen montañés.
 .
La gastronomía tiene algo de peso en esta novela y es que la autora, Cristina Rava, es una buena gastrónoma y aprovecha la trama para introducir, además de en el propio título, algún que otro guiño a este arte culinario aunque ¡atención!, este no es un libro femenino aunque esté escrito por una mujer o porque se hable algo sobre cocina – y si no, recordemos al Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán-, sino que es un potente libro con una trama muy bien engarzada, una intriga bien estudiada, y una ambientación en la que me he sentido durante toda la novela en la región de Liguria pero sin empachos. (Y el que sepa leer entre líneas, que lo haga).
 .
El comisario Rebaudengo deberá investigar la desaparición de un profesor de filosofía de un instituto en Albenga. Todo se complicará con el descubrimiento del cadáver de una muchacha que estudiaba en el mismo instituto del profesor desaparecido. Contará para la investigación, con la ayuda de la médico forense, y genovesa, la doctora Ardelia Spinola.
 .
Este comisario con un nombre extraño, al menos para mí, es un hombre poco irascible y con una gran intuición; una persona respetada y admirada. Su lugar de trabajo, la comisaría, es un emblemático y elegante edificio donde casi siempre se tratan, y debido a la localización turística del municipio, asuntos de robos, drogas o prostitución.
 .

La trama sabe mantener el suspense sobre la muerte de la chica asesinada hasta casi el final y, llegando a sospechar de algunos personajes, a pesar que son pocos los que van apareciendo durante la novela, el descubrimiento del asesino o asesinos, llegará a ser un paradigma hasta el momento en que Rebaudengo empiece a tener esas intuiciones que le caracterizan. Como ya dije antes, la ambientación, para mí, es excelente y es una parte potente en Investigación a la tinta de calamar además de la propia personalidad del comisario: un hombre sensible e intuitivo amante de los grandes autores de novela negra. La narrativa, suave y mullida, contiene epítetos poco usados pero que dan belleza al relato sin hacerlo pesado ni ininteligible. Con guiños hacia la cocina y a la literatura -¡y vaya guiños!-, la lectura será relajada y tranquila, a pesar de estar leyendo un caso de asesinato y es que la propia personalidad del comisario, queda reflejada en la narrativa. Una vez finalizada la novela, he cerrado el libro con un suspiro de satisfacción como quien ha comido, haciendo un símil, un plato del mejor restaurante, quedándome más que satisfecha.

Un acierto el de la editorial Navona, publicando a Cristina Rava con su protagonista el comisario Rebaudengo. Ojalá vayan llegando más novelas de esta saga.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *