La detective miope

la-detective-miopeLa detective miope. Rosa Ribas. Viceversa novela.

Rosa Ribas nació en el Prat de Llobregat, Barcelona, y vive en Fráncfort, Alemania. Licenciada en Filología Hispánica, ha ejercido como docente universitaria en Barcelona y Alemania, y no ha sido hasta hace poco que se ha dedicado de pleno a la creación literaria. “Entre dos aguas” y “Con anuncio”, sus dos novelas negras protagonizadas por la comisaria Cornelia Weber-Tejedor, han tenido una gran acogida tanto en España como en Alemania. “La detective miope” es su cuarta novela.

Sinopsis:

 ¿Sabes que entre ti y cualquier persona en el mundo hay como mucho seis grados de separación?

¡Era tan simple y a la vez tan complejo! Noté cómo la idea se abría paso en la masa cerebral traspasándola como una bala.

Es así como se enciende una luz en la cabeza de Irene, que decidirá descubrir qué sucedió un trágico 2 de junio que marcó su vida para siempre. Desde entonces, Irene no ha hecho más que perder dioptrías y cordura, hasta que el descubrimiento de esta teoría le da fuerzas para volver a ejercer como investigadora.

Reseña:

Irene decide investigar sobre el trágico suceso que vivió un 2 de junio y que cambió su vida para siempre. El convencimiento en la hipótesis que cualquiera de nosotros puede estar conectado a otra persona del planeta a través de una cadena de no más de cinco intermediarios, hará que se esfuerce en salir del psiquiátrico donde está internada e iniciará la búsqueda de trabajo como detective privado, su anterior ocupación, convencida que con los casos que le faciliten para investigar y con la teoría de los seis grados, podrá descubrir quién o quiénes destrozaron su vida; pero para poder acceder a un puesto de trabajo, deberá disimular la pérdida alarmante de dioptrías que sufre desde aquel aciago día.

Rosa Ribas dota a su personaje de unas características muy especiales. Irene, La detective miope, dispone de una capacidad altamente intuitiva para desarrollar la labor de detective. Con rasgos de desequilibrio mental -presentará trastornos de obsesión compulsiva hacia, por ejemplo, los números-, está dotada de una maravillosa sensibilidad -el capítulo de la niña china me ha parecido fascinante-, y, cómo no, también dispone de un curioso humor (atención a Guayominí) no exento de ironíaLa detective es una mujer cinéfila y amante del arte pictórico pero también muy práctica: encargará lentillas de más graduación a la diagnosticada en las revisiones, ya que es completamente consciente que irá perdiendo visión día a día.

La protagonista de este libro es quien lleva todo el peso de la trama. Rosa Ribas ha sabido conectar con los sentimientos del lector y hace que éste pueda sentirse identificado y empatice con el personaje de la detective de forma fulminante nada más iniciar la lectura. En ciertos momentos, la autora, hace de Irene un ser vulnerable y entrañable y en otras la confiere de una fortaleza y de una capacidad de acción sólo posible en aquellas personas que han perdido demasiado en la vida:

Después del momento de mi curación y gracias a la inusual clarividencia que ésta me proporcionó, entendí que para que los médicos aceptaran que estaba sana no tenía que mostrarlo en exceso. […] Por eso decidí fingir cierta anormalidad para que me dieran por curada y me dejaran salir.

La trama irá saltando de un caso a otro caso gracias al trabajo en la agencia de detectives y por esa extraña conexión de los seis grados de separación irá destapando hechos que la acercarán a su objetivo. Los capítulos cortos y la narración en primera persona, harán que este libro sea un libro de fácil y ligera lectura, siempre con esa ironía sutil que caracteriza tanto a la autora y con esa sensibilidad suya para dar justo en el punto o lugar crítico. La novela consta de capítulos con títulos realmente sugerentes: La cantante calva, Acuérdate de Terminator 2, La odalisca infeliz, etc.

Este es un libro donde una mujer, de una fragilidad engañosa, deberá resolver el misterio que rodeó su vida un 2 de junio. Y el lector, disfrutará acompañándola y deseará que por fin, se resuelva el misterio. ¿Cumplirá su propósito? Averígualo. Yo ya lo he hecho.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *