El diablo en cada esquina

el-diablo-en-cada-esquinaEl diablo en cada esquina. Jordi Ledesma. Editorial Alrevés.

Jordi Ledesma nació en Tarragona en 1979. Ha vivido en Cambrils desde los siete a los veintiseis años. Le gusta decir que es de allí, aunque actualmente vive en Mont-Roig del Camp. Estudió en la Escola Taller d’Art i Oficis de la Diputació de Tarragona. En 2003 autopublicó el poemario Agua de mayo (Silva Editorial). Narcolepsia es su primera novela.

Sinopsis:

Esteban siempre tuvo una vida cómoda, jamás le faltó de nada, hasta que su familia le dio la espalda y la suerte cambió de bando.

Jorge Solís nunca fue un buen policía, aun así no le costó ascender, y con él ascendieron sus tácticas de sobresueldo.

Humberta quiso dejarse atrás a sí misma, huir de su propio ser. En el afán se convirtió en Dulce.

Santi no tuvo una infancia fácil. En el ejército encontró su vocación. No tardó en entender sus posibilidades al servicio del crimen organizado.

Cuatro historias independientes se entremezclan para urdir una novela negra, muy negra. Un relato de ritmo súbito, sin intermediarios. Y en el que iremos recogiendo las decisiones temerosas de cada personaje mientras se enfrenta a su verdad y a las mentiras de los demás.

Un niño de papá con problemas de adicción. Un intendente de policía infame y corrupto. Una puta con un botín extraviado, mucha codicia y un pasado asfixiante. Y un exmilitar que trabaja para la mafia. Los cuatro serán satélites de los mismos miedos: un cerebro malhechor. Un hampón canalla. Un mercader de arte. Y toda la capacidad inhumana del criminal más peligroso del país.

Un texto sin respiro, ni tiempo de reacción. Cada capítulo rompe límites e integra casualidades, conecta personas y ánimo de lucro ligando una trama coral que nos hará preguntarnos si: ¿es el infierno, diferente del mundo en que vivimos?

Reseña:

Buen título para una novela cargada de maldad. El diablo en cada esquina nos habla desde la primera página, y casi desde la primera frase, sobre esa singularidad que determina que un ser humano -sin la fuerza de voluntad y perseverancia para obtener lo que desea mediante medios lícitos-, transgreda y quebrante la vulnerabilidad de otros seres humanos, movido por la avaricia, la mezquindad o el egoísmo.

Cuatro personajes sin un nexo común aparente, irán perfilando una historia en la Barcelona, marginal, de los prodigios: un policía corrupto, una prostituta nada inteligente, un ex-legionario que trabaja para un capo, o un niño de papá con adicciones. A través de unos capítulos cortos y corales, iremos averiguando qué hilo les une y, con una fuerza inexorable -primero desconocida pero que irá tomando forma gradualmente-, iremos siguiendo a través de las páginas de  El diablo en cada esquina, el rastro que irá dejando la bajeza de los protagonistas por cada calle que transitan y los daños colaterales que irán provocando sus pactos de deshonor.

Con una narrativa con párrafos como disparos, Jordi Ledesma ha creado una historia que va reflejando la sordidez del crimen organizado. Mafiosos sin ningún código de lealtad que sólo les mueve la búsqueda de su propio beneficio. Manteniendo un ritmo muy alto durante toda la novela, el autor nos hace sentir la cercanía del crimen consiguiendo que creamos en él y lo veamos como algo muy próximo. Reflejando las miserias que envuelven a cada personaje, el autor nos hablará aquí, no sobre la belleza del mal sino que hablará sobre la impureza de los viles que desean mantener su jerarquía menoscabando la del prójimo. Una novela negra donde la maldad aparecerá en cada uno de los registro del libro y donde ningún personaje será inmune a su influencia.

Share on Facebook43Share on Google+3Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *