El cuento del cortador de bambú

El cuento del cortador de bambú. Anónimo. Traducción de Iván Hernández Núñez. El-cuento-del-cortador-de-bambúChidori books.

Por Cristina de @abrirunlibro

El cuento del cortador de bambú (Taketori Monogatari) narra la historia de la princesa Kaguya. La pequeña, de tamaño tan diminuto que cabe en la palma de la mano, es milagrosamente descubierta en el interior de un tronco de bambú por el anciano leñador Okina, quien la criará junto a su esposa como si de su propia hija se tratase. La princesa crecerá y se convertirá en una hermosa joven cuya excepcional belleza atraerá a multitud de pretendientes, a los que someterá a pruebas imposibles. No obstante, ninguno de ellos será aceptado por la princesa. Hasta el mismísimo emperador del Japón, prendado de tan sublime beldad, será rechazado.  El motivo no es otro que el misterio que envuelve el verdadero origen de Kayuga y que determinará el desenlace final de la historia.

Considerada como el primer relato de ficción de la literatura japonesa escrito con el sistema silábico kana y precursora del género monogatari que florecería a lo largo de la época Heian, esta joya del siglo X no solo nos explica el origen del nombre del monte Fuji, sino que también, con refinamiento y sensibilidad, nos traslada a un pasado mítico envuelto en leyenda.

Reseña

Un anciano leñador de bambú, un día, cortando troncos, descubrirá en el interior de uno de ellos a una preciosa princesa, tan pequeña, que le cabrá en la palma de una mano. Ilusionado la llevará junto a su esposa -el matrimonio no tiene descendencia-, y ambos la criarán como a una hija. La pequeña Kaguya, así se llama, pronto se convertirá en una hermosa joven cuya belleza atraerá a numerosos pretendientes y, entre ellos, al mismísimo emperador del Japón.

Esta pequeña joya de 67 páginas es lo que se denomina un Monogatari: género literario, cuento o historia, que se originó en el período Heian en Japón, período que comprende desde el s. VIII hasta finales del s. XII. Taketori Monogatari o El cuento del cortador de bambú, de autor desconocido, se habría escrito en el s. X e inicia la tradición del género Monogatari como tal: la literatura japonesa de ficción. Con narrativa en prosa kana –silabario japonés compuesto por los alfabetos hiragana y katakana-, esta edición, para su mejor comprensión, ha utilizado el sistema Hepburn de romanización del japonés.

Esta breve explicación -muy parca-, es imprescindible para comprender el contexto de este maravilloso cuento y del cual es necesario leer la introducción, mucho más extensa que la descrita en el párrafo anterior, para comprender la importancia del Monogatari y de El cuento del cortador de bambú que marcó, en especial, un antes y un después en la literatura japonesa.

Historia fantástica, basada en leyendas y tradiciones, dispone de alegorías no exentas de una fina ironía. En el cuento se hallarán una cantidad considerables de diálogos y está escrito con una prosa muy sencilla pero hermosa. Se cree que el relato, bebe las fuentes de las tradiciones chinas y tibetanas.

Adaptado El cuento del cortador de bambú en la época moderna a series de televisión, manga y cine en diversas ocasiones, en la literatura europea hallaremos también otras ficciones, similares y mucho más recientes, como Daumesdick, Pulgarcito (1819), de los hermanos Grimm, o Thumbelina, Pulgarcita (1835), de Hans Christian Andersen.

Como curiosidad, se cree que este cuento dio origen al nombre de Fujisan, monte Fuji.

Aventura imprescindible para los amantes del género de la narración breve, amantes de la literatura con curiosidad por los períodos de transformación de la narración y a los orígenes ancestrales de la cultura japonesa. Un pequeño, gran, tesoro que esconde un poderoso elemento tradicional y cultural, y donde se nos describirá el origen de algunas leyendas muy significativas. Un placer.

 …

Share on Facebook104Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

1 thought on “El cuento del cortador de bambú”

  1. Pingback: El cuento del cortador de bambú y la princesa Kaguya: recordando reseñas | chidori

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *