Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado

tus-magnificos-ojos-vengativos-cuando-todo-ha-pasadoTus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado. Juan Ramón Biedma. Lengua de Trapo.

Juan Ramón Biedma nace en Sevilla, estudia Derecho, y se dedica durante años a la gestión de emergencias, actividad que ha compartido con la de locutor de radio, guionista y crítico cinematográfico, así como con la colaboración en diversas publicaciones y antologías –La lista negra, Libertad Condicionada y otros relatos, Guernika variaciones, La Biblia-El libro, Aquelarre…

Su primera novela es El manuscrito de Dios (2005), a la que le sigue El espejo del monstruo (2006), El imán y la brújula (2006), El efecto Transilvania (2008), Riven. La ciudad observatorio (novela gráfica 2009), El humo en la botella (2010) y Antirresurrección (2011).  Sus obras han sido traducidas hasta ahora al portugués, griego, alemán, ruso y turco.

Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado (Lengua de Trapo 2015), ha sido galardonada con el Premio Valencia de Novela Negra en su segunda edición.

Sinopsis:

Londres, 1891. Una oleada de secuestros de niñas, algunas de ellas relacionadas con las primeras personalidades políticas, resulta ser sólo un signo más de la cadena de acontecimientos que amenaza con el desplome del país más importante del mundo. Rambalda, hija del lord canciller, está dispuesta a sumergirse en lo más profundo de los bajos fondos por encontrar a su hija, por lo que contacta con un viejo conocido, Cox, que se gana la vida robando en las tumbas, para que encuentre a un compañero de oficio relacionado con el rapto de la niña. Juntos recorrerán un mundo victoriano que se nos había ocultado hasta ahora: el Jardín Zoológico de Aclimatación Hagenbeck, en el que se exhiben nativos de todo el mundo como si fueran animales en reclusión, el más perverso de los teatros de variedades, cementerios de prostitutas, la primera huelga de berlinas de alquiler, las singularidades de la prisión infantil de Newgate, las infernales jornadas de los obreros de la fábrica de gas de Westminster, el interior de algunos de los más míseros hogares, pero también los primeros grandes almacenes y sus servicios exclusivos para las clases más acomodadas. Al mismo tiempo, el profesor James Moriarty deberá usar los hábitos investigativos de Sherlock Holmes para encontrar a un cómplice desaparecido, mientras el detective consultor empieza a considerar la posibilidad de usar los métodos coercitivos del profesor James Moriarty para hacer frente al más extraño de los casos a los que se haya enfrentado. Juan Ramón Biedma desarrolla con ritmo vertiginoso las diferentes tramas que componen este apasionante viaje al centro de la era victoriana. Desde las habitaciones de la reina a las callejuelas de Limehouse, la metrópolis es el marco en el que dos atormentados genios, Holmes y Moriarty, mueven las fichas del que saben que será su último desafío. A partir de El problema final, Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado ocupa un lugar único en el imaginario holmesiano, ya que recrea todo lo que Conan Doyle dejó fuera de foco, oculto por la pertinaz niebla.

Reseña:

Vaya antes de la reseña una disertación y desvaríos varios que, además de ser ciertos, demuestran que los lectores somos raros, muy raros; que vivimos en un mundo paralelo y que, oigan, en una de estas nos van a tener que encerrar a todos. Pero es lo que hay, y tal y como están las cosas, mejor estar loco leyendo que cuerdo viendo la tele; si es que se puede, claro.

Si a pesar de las pilas desorganizadas de libros pendientes que pululan por todas las habitaciones de la casa, consultas catálogos y pateas librerías esperando encontrar “aquello” que buscas desde hace mucho tiempo sin suerte; e insistes porque crees que estará ahí, seguro, escondido como un malvado burlándose cada vez que pasas de largo. Si compras otros libros que te satisfacen, que llenan tus horas de lectura, pero que al terminarlos piensas, “sí, pero no era él”… Si cuando crees que lo has encontrado pero se te cae de las manos cuando te quedas dormido hasta las tantas buscando aquello que sabes que existe… es entonces cuando llega el desánimo y maldices a todas las librerías, a todos libreros, a todos los amigos que te recomiendan otras cosas y dices “se acabó”. Y es ahí cuando de repente, con perversidad, nocturnidad y alevosía, aparece un título enigmático y bello que te corta el aliento; y repites casi ido “no puede ser-no puede ser-no puede ser…” Pues sí. Ahí está. Y es entonces cuando comprendes que todo es más simple y más sencillo de lo que parece porque el dichoso libro de marras aún no existía ya que se acaba de editar; porque es nuevo y además lleva un premio debajo del brazo. Y sonríes y piensas que a lo mejor algo de cierto hay cuando dicen que si deseas una cosa desesperadamente, se cumple. Y sigues sonriendo con cara de imbécil. Ocurre. Palabrita de alguien que no sólo abre muchos libros sino que además los lee.

Premio Valencia de Novela Negra 2014, Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado viene firmado de la mano de Juan Ramón Biedma, escritor de largo recorrido y al que vale la pena seguir bien de cerca aquí.

Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado contiene una fusión perfecta de enigma y gótico -¡qué bien casan estos dos géneros!-, además de ser un pastiche holmesiano. Conoceremos el Londres sucio y triste de la época victoriana donde el Jardín Zoológico de Aclimatación Hagenbeck, la prisión infantil de Newgate, el cementerio para prostitutas o los callejones de Limehouse son partes fundamentales de una trama malvada, retorcida… y soberbia.

Los secuestros de unas niñas relacionadas con las personalidades más influyentes de Inglaterra, desencadenan una serie de acontecimientos donde Sherlock Holmes y James Moriarty iniciarán su batalla final. Mientras, Rambalda, hija del lord canciller, contacta con Coxun antiguo amigo y profesor-, para que localice a su hija.

Con una portada gótica muy hermosa en tonos grises, donde unas raíces trepan y estrangulan en largo abrazo una cruz de un cementerio, este exterior ya nos abre la puerta a lo que encontraremos dentro del libro: una novela del Londres maloliente de pasajes sombríos, de niebla densa que permite que la maldad se arrastre impunemente por la ciudad; un Londres que se convertirá en el personaje principal de la novela y que encontraremos ambientado con tal maestría, que leer las páginas de este libro se convierte en un viaje al submundo sórdido y lúgubre de callejones estrechos y nauseabundos.

Si la ambientación ya es magnífica, impresionante es el “face to face” que recrea el autor entre Holmes y Moriarty. Un encuentro que daría para una novela y donde el escritor decide, generosamente, incluirla en este libro. Una maravilla dentro de otra.

Por último, hay que destacar el personaje de Cox, un hombre culto que por culpa de la adversidad -hasta ahí puedo leer-, malvive en una ciudad que no tiene piedad para con los infortunados.

Las sub-tramas son diversas y entrecruzándose entre ellas, irán confluyendo hacia un punto único no escatimando en  sorpresas ni en recursos por lo que la lectura se convierte casi en vértigo pero también en fascinación.

Y finalmente, y según mis clásicos esquemas, hay que hablar de la narrativa de Biedma. Esta es una novela coral donde apenas se utilizan las oraciones pasivas -algo que considero muy complicado-, y que fluye de manera impasible hacia su objetivo con una seguridad pasmosa.

El que haya conseguido llegar al final de esta extensa reseña, poco habitual en este espacio, y piense que Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado podría tratarse de un buen libro, decir que no. No es sólo bueno; es excepcional. Cualquier amante de la novela negra, la novela de enigma, la novela gótica, que además quiera saber nuevamente y de manera muy seria, de Holmes y de Moriarty, aquí está. Ya ha llegado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *