La Muñeca de Kokoschka

La-muneca-de-KokoschkaLa Muñeca de Kokoschka. Alfonso Cruz. Rayo Verde Editorial.

Traducción de Teresa Matarranz.

Afonso Cruz nació en Figueira da Foz en 1971. Un escritor multifacético, ya que trabaja como director de películas de animación, ilustrador y músico. Cruz estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de Lisboa y en el Instituto de Artes Plásticas de Madeira.

Su carrera incluye varias películas de animación y series. Inició su carrera como escritor de ficción en 2008 con la novela La carne de Dios. Ganó un importante premio de cuentos con su obra Enciclopédia da Estória Universal aunque ha sido reconocido internacionalmente por La muñeca de Kokoschka y Jesucristo bebía cerveza (Alfaguara, 2014).

Sinopsis:

A los cuarenta y dos años Bonifaz Vogel empezó a oír una voz. La voz que venía de la tierra.

Isaac Dresner corría, desviándose del destino que silbaba a su lado. Dobló varias esquinas, dejando atrás al soldado, y entró en la tienda de pájaros de Bonifaz Vogel. Su padre, unos años antes, había construido un sótano en la tienda. Isaac lo había acompañado y había visto crecer aquel espacio oscuro debajo de la tierra. Jadeante, entró —sin que se percatara Bonifaz Vogel— como el agua en un colador.

Bonifaz Vogel, sentado en su silla de rejilla, afinó el oído. Oía voces. Fue en ese momento cuando empezó a oír voces.

Reseña:

Alfonso Cruz fue galardonado en 2012 con el Premio de Literatura de la Unión Europea con La Muñeca de Kokoschka, una novela llena de matices deliciosos que aunque si bien a simple vista pudiera parecer una narrativa ligera, este es un libro que debe, y merece, ser leído con especial atención porque guarda numerosos tesoros en su interior además de ser una obra de ingenio con muchas tonalidades. Encontrando varias referencias artísticas que el lector no debería perderse -de hecho el título hace mención expresa a Alma, la viuda de Gustav Malher, y amante de Oskar Kokoschka, pintor y poeta-, el libro viene con ilustraciones y, entre otras cosas, con un juego dentro del libro el cual no mencionaré y que deberá descubrir el futuro lector. 

Intensa y rica, La Muñeca de Kokoschka, nos permite al leer contemplar un todo que, abarcando desde la vida y la muerte, va completando el numeroso puzle de todas aquellas personas que habitan en un mismo ser y que dejaron huella en nuestros genes.

El libro comienza de una manera desconcertante: Un hombre que vende pájaros en Dresden, en plena II Guerra Mundial, empieza a oír de repente unas voces que  vienen de la tierra.

No. Este libro no tiene nada de sobrenatural sino que la explicación al misterioso hecho tiene una justificación mucho más sencilla, pero sólo comprobar como el hombre hace caso o le consulta según qué aspectos a la misteriosa voz, es un deleite para los sentidos.

A partir de aquí, conoceremos la vida de varios personajes y que haciendo en la narrativa saltos temporales, nos irán explicando su historia contada con hermosas metáforas aunque también encontraremos alguna que otra ironía como por ejemplo el personaje de un detective llamado ‘Filip Marlow’; o también referencias a otros filósofos como Cioran.

El estilo de la narrativa de Alfonso Cruz, es un estilo tranquilo que se va desarrollando de manera suave sin alteraciones y casi sin hacer ruido pero que va hipnotizando poco a poco al lector hasta caer rendido.

Un placer, un descubrimiento que, como ya he dicho en otras ocasiones, estas lecturas suman puntos y se guardan en la memoria del lector.

Share on Facebook52Share on Google+0Pin on Pinterest2Email this to someone

2 thoughts on “La Muñeca de Kokoschka”

  1. Qué bien que digas esto porque para mí fue un descubrimiento también. Cada página me iba dejando aún más atónita que la anterior.
    Me encanta.
    Es justo lo que has dicho, un placer para los sentidos, para todos.

Responder a Marina Del Valle Blanco Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *