Cuando estábamos vivos

cuando-estabamos-vivosCuando estábamos vivos. Mercedes de Vega. Plaza & Janés.

Mercedes de Vega es socióloga y escritora. Nació en Madrid en 1960. Ha residido y trabajado en Nueva York y Barcelona. Cursó estudios de literatura en la Universidad Complutense de Madrid y ha participado en numerosos talleres de escritura creativa. Colabora en revistas literarias como Resonancias y Los papeles de Iria Flavia. Ha publicado la novela El profesor de inglés (Huerga y Fierro Editores); el libro de relatos Cuentos del sismógrafo; artículos y publicaciones, y diversos relatos en antologías colectivas. Ha sido galardonada por dos años consecutivos (2013 y 2014) en los Premios del Tren “Antonio Machado”. www.mercedesdevega.com

Sinopsis:

En los albores de la Segunda República, Lucía Oriol es una joven esposa aristócrata en una sociedad en plena transformación, cuya vida da un vuelco cuando conoce a Francisco Anglada, viudo empresario de origen judío, que compra una residencia a la familia Oriol en la calle Pintor Rosales. Lo que comienza como una tórrida aventura amorosa, se enreda cuando aparece Jimena, la conflictiva hija

de Francisco. La relación entre Jimena y Lucía, la doble vida de ésta y el pasado oculto de los Anglada destaparán un torbellino de celos, venganza y traición de los que nadie saldrá indemne. El amor de Lucía Oriol por un hombre atrapado en el laberinto del pasado y la necesidad de contar la verdad y de hacer justicia, alimentan este retrato de dos linajes, inspirado en hechos reales, en un Madrid convulsionado al borde de la Guerra Civil. Con la riqueza de una sobresaliente prosista, Mercedes de Vega bucea en nuestra historia más personal para mostrar que en todas las familias se esconden secretos que pueden resultar letales. Cuando estábamos vivos no es solo la historia de una mujer que debe elegir entre la razón y el corazón, también es el fresco de una época y de una ciudad que marcarán los destinos de sus protagonistas.

Reseña:

Hay novelas que captan rápidamente al lector por diversos motivos; en el caso de Cuando estábamos vivos, lo primero que llama la atención y que seduce de este libro es la narrativa elegante y sosegada que su autora utiliza para relatarnos una historia familiar ambientada durante el final de la II República y el inicio de la Guerra Civil, en Madrid. En segundo lugar, por la manera tan detallada ambientando la época y lugar y, por último, por unos entresijos familiares muy bien urdidos.

Esta novela dispone una base de biografía familiar -aunque ficción-, ya que Mercedes de Vega ha relatado algunos de los sucesos que vivieron algunos de sus ascendientes. Ante la necesidad de contarlos, se adentró en una aventura de gran envergadura ya que la documentación e investigación que habrá tenido que utilizar para esta novela debe ser ímproba. Este es un libro de más de 500 páginas que detalla lugares, hechos y situaciones muy bien escenificados y detallados, algo difícil de conseguir para una autora llamada aún novel.

El libro está dividido en tres partes más un preámbulo y un epílogo. Relatada en dos períodos, 1995 y la indicada anteriormente, iremos conociendo la vida de Lucía Oriol, una joven aristócrata madrileña casada con un camisa negra de las milicias de Mussolini, que se enamorará de un hombre viudo, empresario, de origen judío.

La trama posee crudeza: secretos familiares que socaban las relaciones entre sus miembros y a todos aquellos que les rodean y que, encuadrados en una época convulsa donde las haya, hará que esos mismos secretos se vivan casi con normalidad pero envueltos en un ambiente de enajenación e imprudencia que les darán más fuerza.

Los personajes disponen de perfiles potentes aunque alguno resulta de difícil identificación personal debido a las propias características que Mercedes de Vega ha imprimido en él, por lo que las simpatías y antipatías hacia los personajes están muy logradas.

Hay que destacar como un personaje más, a la propia ciudad de Madrid al convertirse en un protagonista indiscutible además de la propia Lucía y resto de personajes. Lugares que ya no existen así como barrios y zonas de la ciudad que vistas desde el prisma de la II República y Guerra Civil, por ejemplo la quema de conventos, toman  forma.

La narrativa, como comentaba al inicio de esta reseña, dispone de una prosa atractiva y pausada. Rica y fluida relatada a dos voces, las páginas pasarán volando a pesar del grosor de la novela.

Cuando estábamos vivos es un libro que nos habla de pasiones, de historia y de familias con secretos inconfesables. Una aventura muy apetecible de la escritora Mercedes de Vega.

 

Share on Facebook25Share on Google+5Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *