El último peón

el-ultimo-peonEl último peón. Peter May. Grijalbo.

Peter May (Glasgow, 1951) saltó a la fama a finales de 2009 cuando su editorial francesa le publicó La isla de los cazadores de pájaros, una novela de intriga ambientada en las hermosas y salvajes islas al norte de Escocia que las principales editoriales inglesas le habían rechazado. La entusiasta acogida por parte de la crítica y los lectores (le otorgaron el Premio de los Lectores-Ancres Noires 2010 y el Cezam Prix Littéraire 2011, concedido anualmente también por un panel de más de 3.600 lectores a la mejor novela de autor europeo publicada en Francia) aceleraron su publicación en varios países. En 2011 salió finalmente en el Reino Unido, donde se colocó en los primeros puestos de los libros más vendidos. No cesaban de llegar los elogios para una historia maravillosamente escrita que es más, mucho más que una novela de misterio. El éxito internacional quedó refrendado cuando, en 2012, se publicó en Estados Unidos. La prestigiosa revista norteamericana Kirkus Reviews la consideró una de las diez mejores novelas de intriga publicadas ese año. El hombre sin pasado, la segunda entrega protagonizada por el inspector Fin Macleod, ha consagrado definitivamente a Peter May como uno de los escritores de intriga más originales de la actualidad. Estuvo dieciocho semanas entre los diez libros más vendidos en las listas del Reino Unido y fue finalista del prestigioso premio Dagger. En Francia, nuevamente, ganó dos premios de los lectores y el Premio Internacional del Festival de Cognac. Peter May fue periodista antes de convertirse en uno de los guionistas y productores más brillantes de la televisión del Reino Unido, carrera que aparcó un día para dedicarse a la literatura. Actualmente vive en la región de Lot, en el sur de Francia. Para más información, puede consultarse su web: petermay.co.uk

Sinopsis:

El último peón cierra «una de las trilogías de novela negra mejor consideradas de los últimos años» (The Independent), que tan solo en el Reino Unido ha vendido más de 1.000.000 de ejemplares.

UN LAGO DESAPARECE

Se ha vaciado, de la noche a la mañana. Es un fenómeno natural que, ocasionalmente, se da en la isla de Lewis. Pero esta vez, en el fondo del lago descansan los restos de una avioneta y en su cabina, los de un cadáver.

UN PASADO RESURGE

Durante diecisiete años todos habían creído que la avioneta de Roddy Mackenzie, el líder de un joven grupo de música local, cayó en el océano al poco de despegar. Un desgraciado accidente. Ahora Fin Macleod sabe que tiene delante la escena de un asesinato y que su viejo amigo Whistler, a su lado, calla algo.

UN CAPÍTULO SE CIERRA

Macleod, que ha vuelto a Lewis tras dejar el departamento de homicidios de Edimburgo para comenzar una nueva vida, siente que debe investigar aunque ello le obligue a bucear en su propia juventud y en la historia de esta isla. Y pronto se dará cuenta de que desenterrar la verdad podría destruir el futuro. En El último peón, el escritor escocés Peter May nos trae de nuevo a su personaje más emblemático, el ex inspector Fin Macleod de La isla de los cazadores de pájaros y El hombre sin pasado, y a la otra gran protagonista de sus espléndidos thrillers: esa isla al noroeste de Escocia, azotada por el viento implacable del océano, donde las tradiciones pero también los secretos pasan de una generación a otra.

Reseña:

El último peón (Trilogía de Lewis 3) cierra el ciclo de novelas ambientadas en Lewis, isla de las Hébridas Exteriores en Escocia. La trilogía, que se inició con La isla de los cazadores de pájaros para seguir con El hombre sin pasado, la cierra el libro El último peón.

Fin Macleod, detective inspector de homicidios en Edimburgo regresa a casa, a la isla Lewis, para comenzar una nueva vida; pronto deberá iniciar la investigación del asesinato de un compañero de juventud que se daba por muerto y desaparecido desde hacía diecisiete años pero que un fenómeno natural en las montañas, hará que aflore un secreto que llevaba años guardado entre las aguas de un lago.

Aunque las trilogías siempre deberían ser leídas desde el principio, he de reconocer que no había leído las dos novelas anteriores pero he comprobado que El último peón puede leerse de forma independiente ya que ha sido como iniciar una nueva aventura gracias a que Peter May recuerda y resuelve al inicio cualquier fleco para que el nuevo lector se ponga rápidamente en situación y pueda centrarse en el nuevo enigma.

También decir que había oído hablar muy bien de Peter May y de sus libros y que después de El último peón confirmo que la fama es más que merecida. Curiosamente, después de que editores británicos rechazaran sus novelas, alcanzó la fama al ser publicado en Francia donde se le otorgaron varios premios recibiendo excelentes críticas por sus novelas y llegando incluso a un reconocimiento internacional.

Y es que la ambientación de la novela, además de una elaborada e intrincada trama, es tremendamente hermosa y se convierte en un personaje más; visual y detallada la historia de la isla de Lewis, se entrecruzará con la intriga dando lugar a una bella narración además de a una muy lograda intriga recordando, Fin, su infancia y juventud.

La novela está relatada en primera persona por el ex detective inspector y se intercala con otros capítulos narrados por una voz omnisciente. La prosa es relajada y tranquila y se desarrolla implacable hacia el objetivo desenredando los nudos que el autor ha ido creando de manera magistral. El entorno agreste, las tormentas, el viento y todos los parajes de la isla, crean un paisaje oscuro y borrascoso que dan ese algo más a una novela de intriga ya de por sí muy bien ejecutada.

Esta no es sólo una novela de intriga más: además de un libro entretenido, está realmente muy bien escrito y los parajes le infunden una fuerza muy potente. Las historias de Fin y sus amigos son una muy buena trama que consigue mantener el misterio durante todo el libro sin prever el desenlace.

Tan sólo un ‘pero’ y, por raro que parezca, es culinario. Por lo visto, el autor conoce España y seguramente es admirador de la comida mediterránea pero alguien le debería haber dicho que la preparación de un plato que aparece en la novela, es más laborioso que lo que tarda, en el libro, en prepararse. Detalle curioso que es sólo anecdótico ya que seguramente Peter May será un ferviente degustador del plato en cuestión pero desconoce lo que hay detrás de él. A pesar de ello, que esto quede en sólo un apunte simpático ya que El último peón es una buena novela que nos hará pasar ratos excelentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *