Estudio en escarlata

estudio-en-escarlataEstudio en escarlata. Arthur Conan Doyle. Anaya.

Arthur Conan Doyle nació en Edimburgo en 1859, en una familia donde casi todos destacaban en alguna actividad artística. En su ciudad natal se educó en una escuela pública y posteriormente pasó a un colegio de jesuitas, donde conoció bien a los prosistas latinos y a los clásicos ingleses, principalmente a Shakespeare. Posteriormente, estudió Medicina en la Universidad de Edimburgo hasta 1881. En 1886 termina de escribir Estudio en escarlata, donde se definía el personaje de Sherlock Holmes, quien protagonizaría muchas de sus historias hasta 1926 (El signo de los cuatro, El sabueso de los Baskerville, Las aventuras de Sherlock Holmes…). No obstante, Conan Doyle también creó otros personajes singulares, como el profesor Challenger (protagonista de varias novelas, entre ellas El mundo perdido), y escribió novela histórica, que según confesó era su máxima aspiración literaria. En 1902 recibió del gobierno el título de Sir, y falleció en 1930 en Crowborough (Inglaterra) de un ataque al corazón.

Sinopsis:

Es ésta la novela en que Conan Doyle dio a conocer al inmortal detective Sherlock Holmes, y al doctor Watson, su no menos genial narrador. Un cadáver hallado en extrañas circunstancias pone en marcha los reflejos deductivos de Holmes, mientras la policía oficial se pierde en divagaciones equivocadas o arresta a inocentes ciudadanos. Un nuevo asesinato parece complicar la historia, pero a Holmes se la aclara. Nuestro detective no sólo encuentra al asesino, sino que intuye la historia turbulenta que lo motiva: la de otros asesinatos ocurridos treinta años atrás y cuyos ecos llegan al presente, historia que constituye una segunda novela tan apasionante como la primera.

Reseña:

Primera de las cuatro novelas del célebre detective del razonamiento deductivo Sherlock Holmes (dispone también de más de una cincuentena de relatos), Estudio en escarlataA Study in Scarlet-, se publicó por primera vez en la revista Beeton’s Christmas Annual en 1887 y en 1888 se editó en libro con ilustraciones del padre de Doyle, Charles Altamont Doyle.

A_Study_in_Scarlet_

Un cadáver hallado más otro asesinato posterior, pondrán a prueba los métodos de este asesor policial, descubriendo una historia compleja que se remonta a treinta años atrás y en otro continente. La novela contará con dos espacios temporales para relatarnos el misterio sobre las muertes acaecidas: uno en la época actual en la que está ambientada la novela y otro sobre la historia que conlleva el fatal desenlace.

Sabremos cómo llegan a conocerse  y a intimar los dos personajes principales, Watson y Holmes, en un encuentro de lo más casual y estimulante y hallaremos los divertidos argumentos y críticas sobre los agentes de Scotland Yard, Gregson y Lestrade, grandes rivales.

Esta es quizás la novela menos histriónica de este detective cerebral del s. XIX quizás por ser la primera entrega ‘oficial’ de Sherlock Holmes (ver Maximilien Heller); aquí se hace una primera introducción, relatada con la voz del cordial Watson, de la fuerte personalidad de Holmes, apuntando ya a las maneras y actitudes exageradas que desplegarán con toda su fuerza en las novelas posteriores (ver El signo de los cuatro y El sabueso de los Baskerville). Una enérgica personalidad, una envidiable inteligencia, conocimientos de lo más variopinto -a pesar que desconoce que es la tierra la que gira alrededor del sol y no a la inversa como él cree-, harán de este detective victoriano uno de los personajes más célebres de la historia.

Leer a Sherlock Holmes es, además de una lectura placentera, como hacer una regresión a la adolescencia y volver a vivir emociones y aventuras con un personaje con el que uno ya no logrará desembarazarse en la edad adulta: una completa satisfacción y un regocijo difícil de describir y una andanza con la que siempre se descubren nuevos datos que hacen más amena, aún si cabe, la lectura.

Come Watson, come! The game is afoot!

 

Share on Facebook47Share on Google+1Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *