El mal camino

el-mal-caminoEl mal camino. Mikel Santiago. Ediciones B.

Mikel Santiago nació en un pueblo marinero de Vizcaya en 1975. El piano de su hermana, que siempre resonaba por la casa, despertó en él un apetito muy temprano por la música. De sus primeras lecturas recuerda las obras de Sherlock Holmes, Los Cinco y Edgar Alan Poe.

Ha vivido en Irlanda, de donde sacó las ideas para escribir esta novela, y actualmente reside en Ámsterdam, donde trabaja en el mundo del software. Cuando no está entre ordenadores, se dedica a escribir y a tocar la guitarra con su banda de blues-rock.

La última noche en Tremore Beach, su debut literario, se ha convertido en un fenómeno antes de su publicación y ha hecho que se le compare con maestros como Stephen King, Jöel Dicker o John Connolly.

Sinopsis:

Tras convertirse en un fenómeno internacional con La última noche en Tremore Beach, Mikel Santiago se consagra definitivamente como un maestro de la intriga con su segunda novela, aún más adictiva y llena de suspense que la anterior. 

En una carretera rural del sur de Francia, un hombre surge de la oscuridad y desencadena una serie de extraños acontecimientos, convirtiendo en una pesadilla las vidas del escritor Bert Amandale y su amigo Chucks Basil, una estrella de rock en horas bajas.

Santiago se sirve de un escenario idílico e inquietante, en el corazón de la Provenza, para atraparnos en una historia que se lee compulsivamente y en la que late, de fondo, el destino de unos personajes marcados por sus errores.

Reseña:

¿Paranoias? ¿Alucinaciones? ¿Todo a la vez? El mal camino es un thriller conspiratorio-paranoico absolutamente inquietante con el que uno no puede parar de resoplar, y hasta gruñir, mientras pasa las hojas leyendo casi en estado de demencia intentando averiguar qué está sucediendo en ese idílico pueblecito de postal y con olor a lavanda de la Provenza. Este escritor maligno del País Vasco, Mikel Santiago, que ya nos sorprendió el año pasado con La última noche en Tremore Beach, ha vuelto a recrear una trama tan emocionante y obsesiva que ya no vamos a permitirle que nunca, nunca, baje el listón. Y si suena a amenaza, lo es.

Chucks Basil, un compositor de rock con un pasado de alcohol y drogas, vivirá un suceso espeluznante en una carratera del sur de Francia. Su vecino, y mejor amigo, el escritor superventas Bert Amandale, intentará ayudarle.

Y así se inicia una sensacional novela donde el lector jamás sabrá si se le está contando la verdad o es que está sufriendo algún tipo de delirio a causa de unas letras impresas con algún tipo de alucinógeno. Un libro muy bien definido y ejecutado que hará disfrutar a la mente más fría y calculadora.

Narrado en primera persona en la voz de Bert, serán tantos los juegos que utilizará el escritor con nosotros que cuando pensemos que nos está contando una mentira de las más grandes, a lo mejor resultará que no lo es tanto; que cuando nos explique un suceso, escalofriante, no sabremos si es un sueño en fase REM, es algo real, o que lo hemos entendido todo mal.

Mikel Santiago hace varias cosas que, para mi humilde entender, son muy complicadas: narrar algo que posiblemente ya habremos visto pero haciéndolo como un registro nuevo y utilizando recursos de manera muy sutil y tirándonos un anzuelo para que piquemos. Y todo ello explicado en primera persona por lo que aquí, los giros de la voz omnisciente y otros truquillos de autores, son mucho más complicados. Esa misma voz nos mantendrá en vilo -cosa harto complicada cuando quien nos narra la novela es el propio protagonista y todo ello nada más ni nada menos que en un libro 426 páginas-, en una novela que se hace extremadamente corta. Mantener ese ritmo frenético y provocar esa intranquilidad durante toda la lectura es, sin duda, un trabajo magnífico.

El mal camino es una novela de intriga de las buenas, con un lenguaje actual y, en ocasiones, hasta divertido; cosa que se agradece y que sirve al lector para reducir la presión ante una trama con tanto suspense y maquinación.

Dividido el libro en tres partes y con unos capítulos muy cortos, los personajes están muy logrados y la ambientación -el lugar, personajes-, toda ella, es excelente. El protagonista, Bert Amandale, es un hombre con el que uno empatizará rápidamente precisamente por mostrarnos de forma espontánea sus puntos débiles y haciéndose querer.

Nuevo libro de Mikel Santiago con una narrativa tan visual que, aderezada con una trama maquiavélica, hará que el lector caiga fascinado.  El mal camino es una segunda novela -¡Atención! ¡Sólo segunda!-, para quedarse colgado y rendido por un autor in sæcula sæculorum. Amén.

Share on Facebook38Share on Google+1Pin on Pinterest5Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *