La emperatriz de los helados

la-emperatriz-de-los-heladosLa emperatriz de los helados. Anthony Capella. Duomo Ediciones.

Anthony Capella nació en Uganda en 1962. Estudió literatura inglesa en el St Peter’s College de Oxford. Sus libros, Catálogo de los aromas del café, Manjar de amor, The Wedding Officer y Love and Other Dangerous Chemicals, han recibido diversos premios internacionales y han sido acogidos con gran entusiasmo por el público y la crítica.

Sinopsis:

Versalles, Siglo XVII. Louise de Keroualle, hija de una familia noble que ha perdido buena parte de sus riquezas, vive en la Corte de Luis XIV con la esperanza de encontrar un buen marido. Allí conoce a Carlo Demirco cuyo talento culinario le ha permitido gozar de una posición privilegiada en la Corte del Rey Sol. Los dos serán enviados a Inglaterra donde compartirán la misión de seducir al rey Carlos II. Ella mediante sus encantos y él con su exquisito arte de hacer helados.

En este entorno tan intrigante como distinguido, Carlo se sentirá profundamente atraído por la hermosa y enigmática Louise e intentará conquistarla, poniendo en jaque su fidelidad al rey.

«Una de esas historias placenteras que piden ser leídas al sol.» The Times

Reseña:

Reconocer que una época del año es ideal para leer un libro puede parecer fuera de lugar ya que la lectura de cualquier libro es atemporal pero es que La emperatriz de los helados parece estar escrito para ser leído en verano: una narrativa histórica y gastronómica ambientada en el s. XVII donde el helado es el gran protagonista y donde las intrigas palaciegas de la corte de Luis XIV, Rey de Francia, y de Carlos II, Rey de Inglaterra, nos harán disfrutar de una narración que combina las exquisiteces de un gran postre con las confabulaciones del poder de la época.

Dos serán los personajes principales de esta novela, además de los postres fríos: Carlo Demirco, ayudante del limonadier‘ de Luis XIV de Francia, el Rey Sol, y de Louise de Keroualle –pobre pero perteneciente a la aristocracia de la Bretaña-. Los dos se hallan en la corte del Rey francés por diversos motivos, Carlo para trabajar y Louise para encontrar marido. Los dos serán enviados a Inglaterra por Luis XIV con fines políticos y para seducir de diversas maneras a Carlos II -Carlo con sus helados y Louise con sus encantos-,  y poder conseguir así, la ayuda del Rey inglés en la guerra de Francia contra los holandeses.

A partir de aquí se iniciará una aventura narrada a dos voces por Carlo y Louise -añadir que la figura de Louise deLouise-de-Keroualle Keroualle existió realmente-,  y se nos contará cómo se utilizará el helado -o sorbetes, granizados, cremas, etc.-, como arma política e incluso como mensajes no verbales. Lo verdaderamente exquisito de La emperatriz de los helados es cómo su autor, Anthony Capella, sabe definir y narrar la delicadeza y elegancia de un postre que, aunque habitual en nuestros tiempos, fue una muestra de elegancia y status en el s. XVII y mostrándolo como signo de refinamiento y distinción tomando casi vida propia como una joya única y sutil.

Muy buena es la ambientación que realiza Anthony Capella de las intrigas y maniobras de la corte de ambos reyes al igual que el personaje de Demirco experimentando con diversos materiales. Las recetas, increíbles, y con ingredientes de gran calidad y que encontraremos en cada capítulo, harán las delicias del paladar más exigente.

Existe un momento donde la trama quizás baja en intensidad pero es que su autor se ha ceñido a la historia verdadera de Louise de Keroualle y, por increíble que parezca y sin desvelar nada, Louise de Keroualle casi perdió su juego con Carlos II por unas convicciones morales algo fuera de lugar a pesar de hallarse rodeada de lujuria y desenfreno.

La emperatriz de los helados es un libro curioso con una narrativa y diálogos livianos pero que seduce por su ambientación, argumento y contexto histórico-gastronómico. Un libro que provoca regocijo y placer al, casi, sentir el frescor de los helados en el paladar.

Share on Facebook20Share on Google+0Pin on Pinterest3Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *