La habitación de la torre

la-habitacion-de-la-torreLa habitación de la torre. EF Benson.

EF Benson (Berkshire, 1867-Londres, 1940) fue un prolífico y precoz escritor (escribió su primer libro siendo aún estudiante) que cuenta en su haber diversas obras entre novelas, biografías (una de Charlotte Brontë), y relatos de fantasmas. Hijo del director del Wellington College (Berkshire) y posteriormente canciller de la Catedral de Lincoln y Arzobispo de Canterbury, EF Benson estudió en Temple Grove School (Surrey), en Marlborough College (Wiltshire) y finalizó sus estudios en el King’s College de Cambridge. Hermano también de escritores, dos fallecieron muy jóvenes, ninguno de ellos se casó ya que probablemente fueran homosexuales. La madre de Benson, Minnie, tras la muerte de su esposo, formaría pareja con Lucy Tait, hija del anterior Arzobispo de Canterbury.

Gran atleta, compitió en diversos campeonatos internacionales de patinaje artístico. Fue amigo de M. R. James, y entre sus obras más conocidas se encuentran las que integran la colección Mapp and Lucia. (Biografía © Impedimenta).

En el cuento La habitación de la torre (1912) –The Room in the Tower-, y a pesar de que EF Benson se apartó siempre de las ambientaciones clásicas góticas, es quizás uno de los relatos que más se acerca a este género y donde nos hablará el personaje principal en primera persona sobre un sueño recurrente que se inició a los dieciséis años y que, ahora en edad adulta, le sigue atormentando. Éste se verá participando en una charla con un grupo de personas en el jardín de la casa de Jack Stone (compañero del colegio con el que no mantuvo demasiada relación) y su madre Julia Stone: una casa de ladrillo rojo con una torre. Todo se interrumpirá cuando le asignan la habitación de la torre para dormir. El sueño se va desarrollando con los años e incluso va viendo como la gente va avanzando en edad e incluso algunos de los presentes irán desapareciendo del grupo pero, siempre, el sueño terminará en el momento en que él entrará en la habitación.

El narrador hace de este sueño su gran obsesión e incluso puede describir a todos los participantes, la casa, los jardines, la verja… y la torre, pero es incapaz de saber de dónde proviene dicho sueño:

Surgió de la oscuridad; y a la oscuridad ha vuelto.

El estilo de EF Benson es sencillo pero culto, siempre dispuesto a asombrar al lector con su relato. La narrativa crece en intensidad pero sin olvidar la ambientación -de hecho es magnífica sobre todo cuando narra el cambio en los personajes a medida que van pasando los años-, ni deja nada por describir sobre las personas o el  lugar. La trama es objetiva y concisa: EF Benson prefiere adentrarse en el alma humana de los protagonistas y causar sensaciones de intranquilidad al lector con su historia sobrenatural, consiguiéndolo sobradamente.

La habitación de la torre es un cuento breve de apenas 22 páginas con un desarrollo y un momento cumbre muy bien logrado y donde los hechos expuestos conllevan al punto álgido causando asombro y tensión al lector.

Buen cuento, buena narrativa, buen momento breve con La habitación de la torre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *