Ve y pon un centinela

ve-y-pon-un-centinelaVe y pon un centinela. Harper Lee. HarperCollins Ibérica.

Nelle Harper Lee es conocida por haber ganado el premio Pulitzer con su novela Matar a un ruiseñor. En 1999 fue elegida como la mejor novela del siglo a través de una votación de Library Journal. Harper Lee fue  galardonada en 2007 con la Medalla Presidencial de la Libertad por su contribución a la literatura. Su padre fue un abogado que trabajó para el estado de Alabama desde 1926 a 1938. Lee no fue la  típica niña femenina  y disfrutaba de la compañía de su compañero de escuela Truman Capote. Cuando terminó Matar a un ruiseñor, Lee acompaño a Capote a Holcomb, Kansas, para ayudarlo en la investigación de su libro A sangre fría. Desde la publicación de Matar a un ruiseñor, Lee apenas ha concedido entrevistas y ha hecho pocas apariciones públicas. Ve y pon un centinela se ha publicado el 15 de julio de 2015.
 
Sinopsis:

A los veintiséis años Jean Louise Finch, Scout, vuelve a casa desde Nueva York para visitar a su padre, Atticus. Con el trasfondo de la lucha por los derechos civiles y los disturbios políticos que estaban convulsionando el Sur, el regreso de Jean Louise a casa se torna agridulce. El descubrimiento de perturbadoras verdades sobre su familia, la ciudad y las personas que más quiere, unido a los recuerdos de su infancia, va a hacer que se cuestione todos sus valores. Ve y pon un centinela capta a la perfección la dolorosa transición vital de una joven que deja atrás las ilusiones del pasado en un viaje que únicamente puede ser guiado por la propia conciencia.

Escrito a mediados de los años cincuenta, Ve y pon un centinela nos ayuda a entender y apreciar a Harper Lee en toda su intensidad. Una novela inolvidable de sabiduría, humanidad, pasión, humor y espontánea precisión, una obra de arte hondamente emotiva que evoca de una forma maravillosa otra época, que nace siendo un clásico y, como tal, tiene plena vigencia.

Reseña:

Inquietante Ve y pon un centinela. Sí, porque la nostalgia, a veces, nos juega malas pasadas. Y Scout ya no es aquella niña que jugaba con su hermano y sus amigos en el patio de la casa de un misterioso vecino ni tampoco encontrará ya regalos escondidos en el hueco de un árbol: ahora tiene veintiséis años y es Jean Louise. Vive en New York y es una mujer independiente que regresa a su casa en Maycomb, Alabama, durante las vacaciones. Y allí, un casi anciano Atticus de setenta y dos años -y aquejado de calambres en las manos-, parece haber cambiado…

Y es entonces cuando piensas que te hubiera gustado tener entre las manos un libro con las nuevas aventuras de Scout y de su hermano Jem. Saber qué platos preparaba Calpurnia los domingos y ver nuevamente al abogado Atticus Finch en el porche de su casa fumando en pipa. Y seguir con una venda en los ojos. Pero no. Y es que todos cambiamos. ¿Por qué no iban a hacerlo también Scout y Atticus?

El nuevo libro de Harper Lee -un libro del que se han volcado ya innumerables puntos de vista-, es un libro turbador y fascinante que nos hablará nuevamente del drama racial en los estados del Sur de América pero esta vez ambientado en los años cincuenta.

Narrada en tercera persona y con diversos flashbacks –sí, volveremos a saber de Scout y Jem pero en menor medida pero con algunos momentos realmente muy divertidos-, éste fue el libro original que Harper Lee presentó a su editorial pero que subyugados éstos por los recuerdos de una jovencísima Scout en los años treinta, le pidieron que escribiera un nuevo libro bajo la mirada inocente de la niña. Y de ahí nació Matar a un ruiseñor: la gran novela americana por excelencia ambientada en un pueblo imaginario de Alabama, Maycomb.

Con una estructura más compleja y una esencia difícil de asumir, Ve y pon un centinela nos hablará de la desilusión y de la tristeza de Jean Louise al descubrir cosas que desconocía de su padre: aquel héroe del Sur que defendió a un hombre negro inocente no es lo que ella creía y verá cómo se desmorona todo un ídolo. Su padre.
 
En Ve y pon un centinelatítulo que alude a una cita del Libro de Isaías, capítulo 21, versículo 6-, tendremos una visión mucho más torturada del problema racial en los EUA. No es una novela moralizante como su antecesora y, por descontado, no será un libro que se recomendará en las escuelas americanas ya que trata el problema supremacista desde un punto más real tal y cómo fue en los años cincuenta, donde entre otras cosas encontraremos al Ku Kux Klan. Matar a un ruiseñor fue la novela -imprescindible-, que nos hablaba, casi, de un mundo donde ganaban los buenos. Aquí, en  Ve y pon un centinela, los buenos no son tan buenos -como todos los humanos-, y el drama del racismo es un problema muy complejo y de raíces profundas.
Éste es un libro más real y muy atrayente que dispone de una prosa seductora y rebelde; un libro donde el lector deberá tomar partido y, a través de los personajes de Harper Lee, escuchar a su conciencia:
La isla de cada ser humano, Jean Louise, el centinela de cada uno, es su conciencia.
Share on Facebook34Share on Google+0Pin on Pinterest2Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *