La última llamada

la-ultima-llamadaLa última llamada. Empar Fernández. Versátil ediciones.

Empar Fernández (Barcelona) es profesora, columnista de prensa y autora de guiones para documentales. Ha publicado, entre otras obras de ficción, Para que nunca amanezcaHijos de la derrotaMentiras capitales y Sin causa aparente. Ha sido finalista del Premio de Novela Fernando Quiñones con la obra El loco de las muñecas y ganadora del Premio de Novela Corta Rejadorada por La cicatriz. Junto a Pablo Bonell es autora de Cienfuegos17 de agosto, de la serie de novelas negras protagonizada por Santiago Escalona y el thriller Hombre muerto corre.

Recientemente ha quedado finalista del Premio Medellín Negro 2013 y del Ciudad de Carmona.

PREMIOS LITERERIOS:
Premio Rejadorada de Novela Breve 2009
XXV Premio Cáceres, 2000

Últimos títulos de Empar Fernández: La mujer que no bajó del avión (2014) y La última llamada (2015).

Sinopsis:

Noemí Monteagudo salió una noche para celebrar el fin de curso, pero nunca regresó a casa. Antes de desaparecer realizó una última llamada que su padre no atendió. Tres años después su familia ha perdido toda esperanza: su madre sobrevive a base de ansiolíticos, su padre aplaca la culpabilidad con la ayuda cómplice del alcohol y solo su hermana, Yolanda, es capaz de rescatar algo de cordura para seguir adelante.

Todo cambia cuando Julio, el padre de Noemí, descubre en un show de televisión a una vidente que asegura entrar en contacto con el más allá.
Mientras Julio se deja arrastrar por las palabras de la enigmática mujer; Yolanda se propone desenmascarar a la poderosa médium.
Pero los secretos mejor guardados acaban por aflorar y casi nada es lo que parece.

Reseña:

Dicen que en ocasiones el sentimiento de culpa puede ser positivo porque ayuda a que uno actúe correctamente hacia los demás. Otras, en cambio, cuando la culpa atenaza y genera un gran sufrimiento, estéril, es demoledora. Y eso es lo que le ocurre a Julio Monteagudo, el protagonista de La última llamada, que ha vivido con un secreto y con la culpa que ha provocado ese hermetismo durante mucho tiempo: un sufrimiento desesperanzador e inhumano.

Julio ahoga su angustia en whisky. Hace tres años no atendió la llamada de su hija Noemí antes de que ésta desapareciera y no regresara jamás a casa. La última llamada. Nunca lo ha contado a nadie y son tres años de culpabilidad y de desdicha. Su esposa, desde la desaparición, ha logrado sobrevivir a base de ansiolíticos y la otra hija, Yolanda, intenta mantener la cordura ante el derrumbe de la familia. Pero todo cambiará cuando Julio contacte con una vidente que aparece en un show televisivo.

La última llamada de Empar Fernández es uno de aquellos libros que van calando poco a poco en la mente del lector y van tomando cuerpo a medida que se leen. Provocando un sentimiento cada vez mayor, uno tiene la impresión de que algo muy importante está sucediendo y, casi sin darse cuenta, seguirá leyendo metido de lleno en la novela. 

Una novela negra diferente gracias al estilo de su autora Empar Fernández que, además de poseer una narrativa exquisita y de gran calidad, tiene la cualidad de no hacer ruido -sin sangre, sin horrores visuales-, pero que causa mayor conmoción quizás gracias a que perfila el dolor de sus protagonistas, en este caso el de Julio, de manera exhaustiva logrando que se empatice con el personaje y con su angustia. Una trama bien gestionada que cuando aparece la vidente es como si entonces se diera el pistoletazo de salida e, in crescendo, irá directa hasta alcanzar un punto álgido de manera muy bien lograda. El final será sorprendente y eso, también se debe destacar ya que es importante para el lector.

Los personajes, la familia Monteagudo, disponen de un punto de cercanía como si los conociéramos de siempre: son personas corrientes que podríamos encontrar en cualquier lugar, ni mejores ni peores sino, por ejemplo, como aquellos vecinos con los que nos cruzamos y saludamos día a día. Existe un personaje que desconcierta y que asombra: es el de la médium. Una mujer que en seguida nos recordará a la mediática Anne Germain y que, quizás, Empar Fernández se inspiró en ella para recrear a una mujer extraña y enigmática que dará mucho juego a la novela con un aire de misterio muy bien logrado.

Sentir el dolor que vive la familia de La última llamada ha sido fácil. Un infierno que nos hace pensar en el de los que se han encontrado o se encuentran en la misma situación. Una ficción que no parece ni imaginada ni inventada sino muy real. Un libro donde se respira oscuridad y derrota. Una buena novela negra.

Share on Facebook14Share on Google+5Pin on Pinterest4Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *