El todopoderoso Shikaku

El-todopoderoso-ShikakuEl todopoderoso Shikaku. Naoko Tanigawa. Chidori Books.

Naoko Tanigawa (nacida en 1960) trabajó como editora de publicaciones periódicas antes de iniciar su carrera como escritora profesional independiente. Sus primeros artículos, reunidos principalmente bajo los títulos recopilatorios Keiba no kuni no Arisu (1991) y O-yofuku wa ureshii (1994), giraron en torno a las carreras de caballos y a la moda femenina. Años después, el reconocimiento como escritora de ficción le sobrevendría con O-shikaku-sama (El todopoderoso Shikaku), que le hizo merecedora del Premio Bungei en 2012, galardón concedido por la editorial Kawade y que es considerado como antesala del éxito literario para muchos autores noveles.

Sinopsis:

Shikaku es el dios del dinero. El culto a esta desconocida deidad se expande como la pólvora, pues si sus fieles lo invocan y se hacen con uno de sus talismanes a través de su página web, verán cómo sus riquezas se multiplican. Sus prodigios parecen auténticos, pero ¿existe de verdad Shikaku? ¿Quién o qué se oculta detrás de esta divinidad? ¿Cuál es el auténtico objetivo de su página web? Minami, sumida en la depresión desde que se divorciara hace diez años, será quien más se acerque a conocer la verdad que se esconde tras este nuevo culto en el Japón de hoy. 

Los distintos narradores de esta obra, en la que abundan las referencias a fenómenos culturales de masas (como las idol AKB48), a marcas comerciales y personajes populares muy conocidos o a desastres naturales tan tristemente memorables como el tsunami que arrasó la costa de Tōhoku en 2011, nos ofrecen una original puesta en escena para esta historia que fue galardonada en 2012 con el Premio Bungei y que, sin estar exenta de ciertas notas de humor y sarcasmo, invita a que reflexionemos sobre asuntos tan delicados como el valor que en la sociedad actual se otorga al dinero y a la religión.

Reseña:

“Si vas a creer todo lo que lees, mejor no leas” dice un proverbio japonés refiriéndose a la credulidad del hombre sobre los mensajes. Algo similar es lo que sucede en el nuevo libro -esta vez contemporáneo-, que nos trae la editorial Chidori Books: El todopoderoso Shikaku de Naoko Tanigawa -que valió a su autora el Premio Bungei en el 2012-, donde el culto al dios Shikaku se propaga como la pólvora gracias a Internet: un desconocido dios del dinero que tiene su santuario en los cajeros automáticos del banco.

Este cuento coral o novela corta -quizás más cuento al no disponer de capítulos-, está narrado por varias voces en primera persona. Una de ellas, y la que es la protagonista principal, se llama Minami y será quien descubrirá qué se esconde detrás de la nueva divinidad y porqué se está convirtiendo en un idol más en Japón.  

La novela está relatada de forma satírica y con un humor algo cáustico ya que, además de tratar sobre el tema del dinero, lo hará también sobre la depresión, el divorcio, la anorexia, la corriente vegana e incluso sobre el tristemente famoso tsunami que devastó la costa de Tōhoku en el 2011. Las dudas atenazarán a Minami y ésta llegará a pensar que con más dinero podría salir de su depresión. (Atención especial al trabajo que desarrolla Minami ya que es una labor que hoy en día cuenta cada vez con más profesionales).

De lectura ligera, tendrán especial relevancia en esta narración -con la pretensión de lograr una reflexión bajo un prisma sardónico-, el tema de la religión y el dinero u otros movimientos culturales en el Japón contemporáneo.

El estilo de Naoko Tanigawa es relajado y sin complicaciones. La prosa, liviana, hará que este libro se lea prácticamente de una tirada y con una sonrisa por los diferentes mensajes que va lanzando a través de sus diversos personajes y que irán viviendo cada uno de ellos sus propias tribulaciones. Todos son de edades diferentes por lo que la manera de pensar y los puntos de vista será acorde a los años de cada uno de ellos y esa es una buena labor a destacar de la autora.

El todopoderoso Shikaku es un libro sencillo y agradable que nos dará a conocer la sociedad actual en Tokio y también nos hará recapacitar sobre la credulidad y la debilidad humana en nuestra época para aceptar hechos que no han sido ni demostrados ni probados y de cómo se puede llegar a reverenciar hoy en día al dinero de forma tan desmesurada. Un cuento curioso y diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *