Uno de mis hijos

uno-de-mis-hijosUno de mis hijos. Anna K. Green. dÉpoca Editorial. Traducción de Rosa Sahuquillo Moreno. Introducción de Juan Mari Barasorda.

Anna Katharine Green (1846-1935) reconocidísima escritora americana considerada «la madre de la novela de detectives» y también la «inventora» de la detective solterona aficionada, la señorita Butterworth.

Fue una escritora admirada por autores de su tiempo como Wilkie Collins o Arthur Conan Doyle, modelo y ejemplo para posteriores escritoras del género como Agatha Christie (y su entrañable señorita Marple, de la que Amelia Butterworth es precursora) y una autora cuyas novelas pueden ser leídas como un misterioso divertimento o como crónicas históricas y sociales

Su huella y su legado siguen vigentes y merece ser visibilizada y recordada. Una madre es una madre y ella es la madre de la novela policíaca.

Sinopsis

Un elegante joven circula una tarde de otoño por Nueva York cuando una desesperada niñita reclama su atención y le suplica que entre en la lujosa mansión de su familia, pues su abuelo se ha puesto repentinamente muy enfermo y necesita ayuda. El joven, Arthur Outhwaite, se siente conmovido y acompaña a la pequeña hasta el interior de la casa, donde se convierte en la última persona que ve con vida al anciano, el gran financiero Archibald Gillespie. Antes de morir, este le confía una carta con la petición de que la entregue a una persona concreta, y a ninguna otra.

Por desgracia, la víctima fallece antes de darle más información sobre la identidad del destinatario. Cuando poco después se confirma que ha muerto envenenado, surgen infinidad de preguntas: ¿Qué contiene la carta? ¿A quién va dirigida? ¿Quién es su asesino?

Reseña

Publicado en América en 1901, Uno de mis hijos es el nuevo libro de la colección “Misterios de época”, d’Época editorial, y que cuenta con el honor de ser un texto inédito, hasta hoy, en castellano. Escrito por Anna Katharine Green, considerada “la madre de la novela policiaca” y una de las primeras escritoras de novela negra americana, la autora dispone de una amplia bibliografía y fue considerada una de las más prestigiosas escritoras de misterio de la época, siendo muy respetada también en Europa y contando entre sus admiradores con el mismísimo Wilkie Collins o con la propia Agatha Chirstie, quien no dudó en reconocer que se había dejado influenciar por las novelas de Anna Katharine Green para escribir sus propias novelas de misterio.  

El libro se inicia cuando Arthur Outhwaite, abogado, caminando por la Quinta Avenida de Nueva York, esuno-de-mis-hijos-ilustracion reclamado por una niña desde una lujosa mansión instándole con urgencia para que ayude a su abuelo que se encuentra muy enfermo. Enternecido e inquieto, entrará en la casa para ayudar al hombre indispuesto, comprobando que su estado es muy grave. El anciano, que no es otro que el conocido financiero Archibald Gillespie, le confiará una carta para que sea entregada a una persona en concreto. Todo se complicará cuando el financiero muera en el mismo instante de hacer entrega de la misteriosa misiva pero sin darle tiempo para indicar el nombre de la persona a quién va dirigida.

Uno de mis hijos cuenta con todos los atractivos de la novela de enigma y policíaca clásica con la salvedad de que la incógnita está muy bien elaborada y la narrativa es además muy elegante. Con un sofisticado argumento, varios son los sospechosos de la muerte del financiero Archibald Gillespie y el enigma familiar —la primera pista se encuentra en el mismo título del libro—, se tejerá sin descanso para el lector ya que contará con diversos giros muy interesantes gracias a una abundante y compleja trama. Los detectives que participarán en las pesquisas serán el deductivo Ebenezer Gryce y el joven y enérgico Caleb Sweetwater, ambos de la Policía Metropolitana de Nueva York, aunque quién llevará casi todo el peso de la investigación será un sorprendido y consternado Arthur Outhwaite, el abogado que, accidentalmente, se ve envuelto en la investigación al ser el único testigo presencial de la muerte del respetable financiero.

Giros, nuevos personajes, pistas… Un enigma casi imposible de resolver para el lector y donde el misterio, gracias a una muy bien trabajada e inteligente trama, dispondrá de excelentes y minuciosas descripciones que harán del libro una muy agradable ambientación de la sociedad del N.Y. de la época. 

Es de recibo volver a hablar de la magnífica edición d’Época editorial con un cuidadísimo conjunto que hará que aquel lector aquejado de una grave bibliofilia, pueda disfrutar al máximo con esta edición. Uno de mis hijos cuenta con las ilustraciones originales de Louis Betts, con una magnífica traducción de Rosa Sahuquillo Moreno —importantísima traducción ya que como comenté al principio éste era un libro inédito en castellano—, y con un prólogo del estudioso y experto en novela policial Juan Mari Barasorda, imperdible, que hará las delicias de cualquier letraherido. Todo ello hará un conjunto más que apetitoso para Uno de mis hijos de Anna Katharine Green.

Share on Facebook79Share on Google+0Pin on Pinterest6Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *