Olga

olga-vicente-corachanOlga. Vicente Corachán. Círculo Rojo.

Vicente Corachán nació en Almeda, Cornellá de Llobregat, Barcelona en 1959, y desde la edad de dos años reside en Sant Boi de Llobregat. Fue miembro de los Servicios de Información de la Guardia Civil hasta principios de los 90 que abrió su propia agencia de detectives privados. En 2011 decide escribir una novela y lo hace en el género donde mejor se siente, la novela negra.
Su opera prima, Un cadáver para un detective, recibe el premio del Colegio de Detectives Privados de Cataluña, lo cual le impulsa a seguir escribiendo y al año siguiente lo hace con un libro sobre anécdotas de detectives: ¿Estoy llamando a un detective?, casos que ha vivido personalmente. Apasionado por ese mundo de literatura negra, en 2013 se convierte en Comisario del Festival de Novela Negra de Collbató y más tarde colabora en el Sant Boi Criminal y el Cubelles Noir. Junto a otros escritores crea Aut@rs de Cornellá con el que obtienen el premio Ciutat de Cornellà, y Lletraferits de Sant Boi. Ha colaborado en la serie documental televisiva Detectius (Canal 33) y actualmente lo hace en el programa Línia de servei de ETV (televisión del Baix Llobregat).
Varios de sus relatos forman parte de las antologías: Propera parada: Cornellá, Ovnipresents, Conellà mata, Cornellà Eros y Lecciones de asesinos expertos.

Sinopsis

Gumersindo Hierro “Gumer” es un detective al que han solicitado una investigación, aparentemente normal, que le cambiará la vida por completo. Sin darse cuenta, se da de bruces con la muerte y se ve enfrentado a su ingreso en prisión como autor de un asesinato.

Una situación de supervivencia en la que el detective mantendrá una encarnizada lucha contra el Inspector de Policía que le ha detenido, y contra su propia inteligencia, para poder demostrar que lo han utilizado.

Olga, una exuberante mujer, que aparece de la nada en su vida, será la encargada de hacerle dudar de hasta dónde está implicada en ese desagradable asunto.

Una historia de amistad, lealtad, miedos y rencores que mantiene al lector en vilo comprobando los peligros por los que atraviesa la profesión de un detective y cómo nos puede cambiar la vida en según qué situaciones.

Reseña

He de reconocer que cuando empecé a leer Olga, el personaje principal de la nueva novela de Vicente Corachán, el detective privado Gumersindo Hierro no me cayó demasiado bien. Gumersindo es hombre en la cincuentena que, aunque no lo diga, se pasa los días pensando cuánto tiempo le queda para seguir manteniendo relaciones sexuales satisfactorias y sólo habla de mujeres y de lo buenas que están. Pero sin saber cómo —bueno, sí que lo sé pero lo diré más adelante—, me vi metida en la historia y en las anécdotas de un detective, en la época actual, que se ve metido en un buen lío.

Gumersindo Hierro, Gumer para todos, es un detective privado al que le solicitan una investigación, a primera vista, sin complicaciones. Aunque existen algunas cosas que no le cuadran en el caso, Gumer aceptará el encargo pero pronto comprobará que todo ha sido una trampa y se las verá y deseará para demostrar su no implicación ante la policía. Paralelamente, Gumer mantiene una relación con una bella mujer llamada Olga y el detective sospechará que la entrada de Olga en su vida, no ha sido casualidad.

Y así se inicia una historia donde el 50% recaerá en el personaje del detective y el otro 50% recaerá sobre la trama de Olga. Hay que decir que Vicente Corachán se pierde algo en las disertaciones de Gumer: son tantas las ganas de explicar el autor aquello que conoce tan bien y que pone en boca de su protagonista, que le quita argumento a una historia que está bien imaginada y donde enseguida se comprobará aquello de cómo puede cambiar la vida de una persona en un instante. Y en esta ocasión, tratándose de una investigación que se entrecruza con la investigación privada y con la investigación pública, el autor quiere remarcar bien en la novela las relaciones entre ambos colectivos, creando una buena sinergia. 

Entretenida y natural, Olga, la novela, llevará al engaño a aquellos que crean saber cómo finalizará. Y es que a Vicente Corachán le gustan las sorpresas y sorprender.

Share on Facebook36Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

2 thoughts on “Olga”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *