Tipos duros

Tipos duros. Andrés Ortiz Tafur. Editorial Isla de Siltolá. 

Por Cristina Montes Ortego @TinitaMont

Andrés Ortiz Tafur (Linares, 1972), es músico y colaborador en páginas de opinión de prensa escrita. Ha sido galardonado en diversos certámenes literarios. En septiembre del año 2012 se marchó a vivir al valle del río Madera, en el corazón de la Sierra de Segura con la intención de escribir cuentos y canciones.  Ha publicado varios libros de relatos: Caminos que conducen a esto, en la Editorial el Desván de la Memoria (2013)  y Yo soy la locura en Huerga&Fierro Editores (2014) que fue ganador de la XXIV Edición del Premio Anual de Literatura para escritores noveles de la Diputación de Jaén. Acaba de publicar Tipos duros en la Editorial La isla de Siltolá (2016).

Sinopsis

Un hombre sentado frente a un grifo que pierde agua, aguardando a que se sequen los ríos, los mares y los océanos; un integrante de una célula terrorista mendigando en la calle, por falta de trabajo; la chica del tiempo de un canal televisivo, que informa de un brusco descenso de las termperaturas, mientras el resto del mundo atiende solo a su sexo; un matrimonio roto y un negro subsahariano, con la amargura apuntalada en el fondo amarillento de sus ojos, conviviendo en un colchón sobre un somier…¿En qué medida somos fieles a nosotros mismos? ¿ Por qué no nos basta la mentira para sobrevivir?

Reseña

Tipos Duros se compone de veintiún relatos entre lo surrealista, onírico y cotidianidad, algo que le da un estilo muy personal a esta narración del autor y hace que el lector quede atrapado entre sus líneas.

Un tipo duro, ¿es quién es? ¿O quién se lo hace? ¿Somos fuertes ante la realidad que nos toca vivir o nos hacemos los duros para superarlo? Todos los personajes de Andrés “mantienen el tipo” como pueden ante las circunstancias que les ha tocado vivir: como el hombre que arregla ese grifo mientras su mujer se marcha de casa en El fruto de la inercia, o como Tristán, un niño no nacido que se queda a vivir dentro de la madre, o como Harry, el inmortal que mantiene el tipo literalmente. Otros se “juegan el tipo”,  como en Dos niños dónde ella pierde la apuesta que desde niña había hecho y  le envía un regalo muy especial a su amigo. En Mareando la perdiz  un tipo quiere que llueva para que sea la excusa perfecta y ocultar el verdadero hecho al igual que en  Motel Los Ángeles dónde dos amantes se encuentran con una tercera visita improvisada.

En otros relatos “alguien da el tipo” como en Acto de conciliación, donde el protagonista presenta a su amante en su casa a su mujer y a su hijo y el relato termina de forma sorprendente. En Un colchón sobre un somier, compartir colchón hombre, mujer y negro es de lo más normal.

Bajo la mirada sencilla de historias cotidianas se encierran historias profundas y ocultas donde el egoísmo, el amor, el sexo, la infidelidad…, son conceptos que nos hace humanos y que con el paso del tiempo se sedimentan para hacernos algo más duros o quizá para aparentarlo al menos.

Share on Facebook113Share on Google+1Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *