Banco de sangre

Banco de sangre. Carlos Zanón. EspasaesPoesía.

Carlos Zanón (Barcelona, 1966), es poeta, novelista y crítico literario y musical. Su obra narrativa ha sido traducida y editada en Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y Países Bajos. Como poeta debutó con El sabor de tu boca borracha (1989). Como novelista lo hizo en 2008 con Nadie ama a un hombre bueno, a la que siguieron Tarde, mal y nunca (2009, Premio Brigada 21), No llames a casa (2012, Premio Valencia Negra), Yo fui Johnny Thunders (2014, Premio Salamanca Negra, Premio Novelpol y Premio Dashiell Hammett) y Marley estaba muerto (2015, Premio Dashiell Hammett). Colabora en Babelia, El País, El Periódico, El Mundo, ABC, Rock de Lux y Ruta 66.

Sinopsis

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógrafa Nan Goldin para su libro The ballad of sexual dependency y que sirvieron de primera inspiración para poemas, personajes y situaciones.
Poemas de la soledad y la búsqueda, lugares cercanos y extraños, habitaciones, almacenes, ventanas desde las que ver aviones y, al mismo tiempo, tu reflejo en lavabos azules. Televisores encendidos en estancias donde las máscaras se colocan sobre animales heridos. Una espiritualidad buscada y no encontrada en el último templo posible, el cuerpo, los sentimientos.

Reseña

Banco de sangre, título escogido por Carlos Zanón como la canción de Bon Iver. El autor regresa al mundo de la poesía oficialmente —aunque sólo hay que leer cualquiera de sus novelas para saber que nunca la ha abandonado—, y que surgió en su mente gracias a un libro de la fotógrafa Nan Goldin.

Este es un poemario que golpea con palabras como hace siempre Zanón en su narrativa; pero los golpes, aunque más íntimos, no dejan de ser menos potentes. Más cercanos, pero también con esa locura de emociones con las que nos alimentamos. Carlos Zanón mostrará cómo se desangra para inmediatamente después ir al banco de sangre a recibir una nueva transfusión, un nuevo chute, para empezar otra vez y apostar en esa ruleta rusa de los sentimientos. 

[…]

Estoy ciego en tu laberinto, 

copas de vino, calles con paredes 

donde te busco y te cierro,

ok, mátame, está bien,

escapa, vete, vuelve, nunca más, 

yo que sé,  deseos de morirse. 

[…]

La calle, los bares, la noche, hoteles. Algunas de las obsesiones del autor, como regresar a casa envuelto en humo de cigarrillos. Estos son poemas emocionales, sin máscara pero con mucha trampa. La trampa de volver, repetir, sin saber bien el por qué. Y caer otra vez para necesitar una transfusión más.

[…] 

Y al día siguiente

cuando la ciudad ya es otra

y las bocas de las mujeres

son ceniceros y lagares de paso,

no quiero nada

que no sea tu sangre en la transfusión.

[…]

Banco de sangre lleva el sello del universo Zanón: personajes reales, de ficción, televisores azules, teléfonos con forma de hamburguesa, canciones. Carlos Zanón puede arrancar de cualquier imagen otra imagen aún más turbadora a través de las palabras y arrastrando con él al lector para llevarlo a su mundo. Al mundo Zanón. Y lo consigue de nuevo.

Share on Facebook23Share on Google+1Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *