Ese mundo desaparecido


Ese mundo desaparecido. Dennis Lehane. Traducción de Enrique de Hériz. Salamandra.

Dennis Lehane nació en 1965 en Dorchester. Descubrió su vocación de escritor en el Eckerd College, y más tarde realizó un curso de escritura creativa en la Universidad Internacional de Florida. Debutó en 1994 con Un trago antes de la guerra, donde presentó a la pareja de detectives privados compuesta por Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Hasta la fecha ha publicado otras once novelas, entre las que se cuentan los superventas Mystic River y Shutter Island, así como Cualquier otro día y Vivir de noche, las dos primeras entregas de una trilogía en torno al personaje de Joe Coughlin, ciclo que se cierra con Ese mundo desaparecido. Lehane, que ha visto sus libros traducidos a veintidós idiomas, fue escogido por la revista The Hollywood Reporter como uno de los veinticinco escritores más influyentes de Hollywood y acaba de ser galardonado con el Premio Pepe Carvalho 2017.

Sinopsis

No hay en la actualidad ningún escritor que retrate con mayor verosimilitud el mundo de los gángsters en Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX, y esta electrizante novela —que cierra la trilogía de Cualquier otro día y Vivir de noche— es la mejor prueba de ello.

Padre de un niño de diez años al que adora, el antaño todopoderoso Joe Coughlin casi ha logrado cortar amarras con su turbulento pasado, aunque no del todo, pues ejerce de consejero del importante clan mafioso de los Bartolo. Pese a ello, lleva una vida más o menos tranquila hasta que dos hechos inquietantes vienen a perturbarla: la aparición del fantasma de un chico que le resulta vagamente familiar, y, mucho más grave, el soplo de que alguien ha puesto precio a su cabeza y planea matarlo durante el Miércoles de Ceniza. Así pues, entre su tarea de mediador entre clanes mafiosos al borde del conflicto y sus pesquisas para descubrir quién quiere acabar con él, Joe se verá retrotraído a los viejos tiempos, aquellos años de traiciones y venganzas, bañados en sangre, donde cada día podía ser el último. Y es que tal vez haya llegado al fin la hora de pagar por sus pecados.

Reseña

Última entrega de la trilogía sobre la familia Coughlin de Denis Lehane —Cualquier otro día y Vivir de noche fueron las novelas anteriores y las tres pueden ser de lectura independiente—, donde, en esta ocasión, el protagonista principal será Joe Coughlin para Ese mundo desaparecido: un ex-gángster de mediana edad, e hijo de policía que tras la muerte de su esposa hará diez años en manos de sus enemigos y tras ver como también destruían el imperio que había creado, se ha retirado y vive “sólo y para” su hijo Tomas de diez años. Igualmente ejerce todavía de consejero del clan mafioso de los Bartolo y también de mediador entre bandas.

Ambientada en plena II Guerra Mundial, en el barrio de Ybor en Tampa, del condado de Hillsborough en Florida, también conoceremos los “negocios” de la mafia en la Cuba del presidente Fulgencio Batista y donde los intereses económicos que éste puso en la mafia estadounidense quedarán perfectamente reflejados.

Joe ha conseguido apartarse en gran medida de su anterior vida y se encuentra bien arraigado en la élite social del condado. Un día le llegará el soplo de que alguien pretende asesinarle durante el próximo Miércoles de Ceniza.

Por aquellas casualidades que da la vida y leyendo Ese mundo desaparecido, justamente en el momento más álgido de la novela y que transcurre durante el Miércoles de Ceniza, coincidió también con mi lectura en esa fecha del capítulo correspondiente donde el protagonista debía ser asesinado —el azar nunca deja de sorprender—. Con un ritmo imparable, una amenaza en ciernes, y con una presencia extraña que ronda a Joe y al que éste no logra identificar, la lectura hasta el fatídico día se convierte en imparable.

Denis Lehane construye una novela de gángsters con una sorprendente habilidad. Con un estilo narrativo fluido y con unos flashbacks perfectos y utilizados en el momento adecuado, Ese mundo desaparecido encuadrará un conjunto de referencias hacia la vida norteamericana de aquellos años y pondrá su mirada en las comunidades y en la forma de vida así como en los convencionalismos, en el racismo imperante o en la desigualdad en los años cuarenta. La novela mostrará también las diversas caras de los clanes mafiosos de la época así como la soberbia de muchos de sus capos. Una soberbia que no escapará a la debilidad de sucumbir a las drogas con las que ellos mismos trafican. 

«Si alguien ataca a la familia, la familia contraataca. Es palabra de Dios.»

Asesinatos, muertes, engaños e incluso espectros que hacen pensar en la muerte de uno mismo. Ese mundo desaparecido quizás debería constar de dos partes diferenciadas ya que al inicio de la novela todo gira en torno a la amenaza sobre Joe para el primer día de la cuaresma pero una vez que la ficción ha superado ese momento, sorprende que el autor siga utilizando los mismos recursos que ha empleado anteriormente y no realice un cambio de registro y siga en la misma línea.

Igualmente es indiscutible que Denis Lehane cumple con el objetivo final que es recrear una historia tanto social como criminal muy intensa. Un buen trabajo para una novela muy entretenida y bien escrita.

 …

Share on Facebook25Share on Google+1Pin on Pinterest1Email this to someone

2 thoughts on “Ese mundo desaparecido”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *