La soledad del manager

La soledad del manager. Manuel Vázquez Montalbán. Planeta.

Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939 – Bangkok, 2003). Poeta, novelista, ensayista y periodista, ManuelVázquez Montalbán forma parte del grupo de intelectuales indispensables para entenderla segunda mitad del siglo xx. Autor multidisciplinar, fueron las novelas protagonizadas por su detective Pepe Carvalho las que lo convirtieron en un fenómeno narrativo transfronterizo. Ganador, entre otros galardones, del Premio Nacional de Narrativa, del Premio de la Crítica, del Premio Nacional de las Letras y del Premio Planeta, en toda su obra existeun vínculo común: la recuperación de la memoria a través de la crónica social. Fuera cual fuese el género que tratara, el objetivo de Manuel Vázquez Montalban fue cuestionar el desorden del mundo desde una perspectiva galaicocatalana. Su muerte temprana dejó un vacío inmenso entre sus lectores, que suelen preguntarse ‹‹qué diría Manolo›› ante cuestiones de índole política, económica, cultural y social.

Sinopsis

Un hombre aparece muerto con unas bragas de mujer en el bolsillo. La viuda encarga la investigación a un detective privado de complejo pasado. Según avanza en sus pesquisas, empieza a sospechar que, lejos de tratarse de un crimen sexual, se halla ante un ajuste de cuentas político. Pronto empiezan a llegarle avisos de que no meta las narices donde no le importa: tanto la policía como un opulento ejecutivo están empeñados en que abandone el caso. 

El protagonista, el detective Carvalho, un gallego exagente de la CIA, hombre escéptico y con tendencia a compensar sus frustraciones refugiándose en la gastronomía, se convierte en testigo de un juego peligroso, al final del cual le espera el cadáver de un manager multinacional…

Reseña

Cuarenta años han pasado desde la publicación de La soledad del manager, el tercer libro del desesperanzado Pepe Carvalho como protagonista pero el segundo ejerciendo ya como detective privado después de Tatuaje. Manuel Vázquez Montalbán seguiría mostrándonos a través de los ojos de Carvalho una mirada crítica y pesimista sobre la sociedad de aquel momento. Corría mediados de los setenta y la ciudad de Barcelona mostraba nerviosismo por el lento cambio en la vida política y social.

En La soledad del manager se recrea lo mejor —para algunos pocos—, y lo peor —para otros muchos—, de aquel tiempo. Una sociedad en la que algunas élites supieron aprovecharse de la debilidad política que marcaba la época. Carvalho, desde su despacho situado al final de las Ramblas, y a través de una panorámica privilegiada desde su ventana para observar lo que acontecía en la ciudad, nos ofrecería en este libro una de las mejores crónicas de aquellos años y los mejores fotogramas de la ciudad. Existe en la parte casi central de la novela un “baile” entre manifestantes y policía preparándose ambos contendientes para el inicio del enfrentamiento donde Montalbán, con gran maestría poética y crítica, refleja de manera excelente aquello que sucedía o bien en las Ramblas, o bien en cualquier otro lugar de la ciudad de Barcelona como podía ser la Gran Vía delante de la Central, casi diariamente. 

Un hombre aparecerá muerto con unas bragas de mujer en el bolsillo. Ése hombre es un conocido de Carvalho de los tiempos en que éste fue agente de la CIA. Es un manager de una gran corporación internacional. La viuda encargará una investigación al detective ya que no cree en la propia investigación oficial. Pronto comprobará Carvalho que efectivamente no se tratará de una cuestión sexual como todos quieren hacer ver, sino de un ajuste de cuentas político. Partes implicadas harán lo imposible para que el detective no siga adelante.   

[…] de lo contrario no podría superar el naufragio de cada día en la soledad. La soledad del manager.

Para aquellos nuevos lectores que no hayan leído nunca la serie de Pepe Carvalho, seguramente lo más importante será la trama de La soledad del manager para ellos, con el desarrollo, desenlace y también para conocer el Carvalho gourmet, ex-comunista, o el amante indiferente. En general, se forjarán una idea de la Barcelona de la Transición y se reirán con algunos personajes del entorno del detective como Bromuro, Charo o Biscuter, que aquí hará su primera aparición: un ex-presidario conocido de Carvalho cuando éste estuvo en la cárcel por asuntos políticos.  

Para aquellos que ya habíamos leído la serie y conozcamos los libros, quizás el argumento o la trama es lo que menos nos importará. En realidad La soledad del manager es una buena novela con una trama interesante aunque algo irregular, narrada con una prosa lírica desesperanzada. Pero lo que sí es indiscutible es que pocos libros y pocos autores supieron retratar tan bien la sociedad de la Transición y a una ciudad mediterránea como Manuel Vázquez Montalbán. Leerle de nuevo es también recordar para no olvidar. Una época, un tiempo, que reflejado por la pluma de Montalbán a través de las novelas negras de la serie de Carvalho y especialmente a través de La soledad del manager, es también un homenaje a la memoria tanto individual como colectiva. Un placer recuperarlo y regresar a la ciudad de aquellos años y poder caminar de nuevo entre sus calles. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *