Roseanna

Roseanna. Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Traducción de Cristina Cerezo Silva. RBA.

Maj Sjöwall, Estocolmo 1935. Estudió Periodismo y Artes Gráficas y comenzó a traducir libros del inglés a la edad de diecinueve años. Después de sus estudios, Maj Sjöwall continuó traduciendo y entró como directora de arte y reportera para algunos de los periódicos y revistas eminentes de Suecia, y también trabajó como editora en la editorial Wahlström and Widstrand durante unos cuantos años.

Per Wahlöö, nació Suecia. Después de graduarse en la Universidad de Lund en 1946, trabajó como periodista cubriendo las secciones de sociedad y sucesos para numerosos periódicos y publicaciones. En los años 50 Wahlöö se comprometió con la causa política más radical de Suecia, lo que le llevó a su deportación hasta la España de Franco. A su vuelta a Suecia escribió numerosos guiones para radio y televisión y entró como editor en varias revistas hasta convertirse en escritor a tiempo completo. Como novelista, Wahlöö debuta con Hövdingen (The Chief, 1959), primera parte de una serie de siete novelas y una colección de relatos breves sobre la Dictadura.

El tándem Sjöwall-Wahlöö tuvo dos hijos, Tetz y Jens. Después de la muerte de Wahlöö (1975), Maj Sjöwall continuó traduciendo. También escribió algunos relatos cortos y es co-autora de la aclamada novela negra Kvinnan Som Liknade Greta Garbo (La mujer que se parecía a Greta Garbo, 1990) junto al autor alemán Tomas Ross. Maj Sjöwall es todavía la traductora de inglés, noruego y danés más reputada de toda Suecia.

Sinopsis

Una tarde de julio aparece el cuerpo de una joven en el lago Vattern, en Suecia. Tres meses después, todo lo que sabe el inspector de policía Martin Beck es que el nombre de la chica es Roseanna, que vino de Lincoln, Nebraska, y que pudo ser estrangulada por cualquiera de las ochenta y cinco personas que viajaban con ella en una excursión en barco.

Una obra maestra del suspense.

Reseña

Primera entrega de la que fuera —y es, ya que se sigue publicando en este país de la mano de RBA—, la serie policial protagonizada por Martin Beck y que vio la luz por primera vez en Suecia en 1965. Sus autores, Maj Sjöwall y Per Wahlöö fueron pareja, ambos periodistas, que escribiendo a cuatro manos cada noche crearían la que sería una de las sagas más importante en la cosecha literaria nórdica de novela negra y policial. Con Roseanna se inició una serie de libros que alcanzaría los diez títulos con Martin Beck como protagonista, un inspector jefe de la Brigada de Homicidios. Un hombre de mediana edad, casado, al que le gusta hacer modelismo naval. Depresivo, poco simpático, y algo obsesivo amén de hipocondríaco, las novelas de Martin Beck alcanzarían pronto el récord en ventas y, cincuenta y dos años después, siguen imparables. 

Primero decir que Roseanna es una gran novela. Un excelente libro que dispone de un suspense altísimo y con unas escenas, especialmente las de la investigación, magistrales. El libro se inicia con el hallazgo del cadáver de una mujer en la esclusa de Borenshult, un día del mes de julio. Una vez realizada la autopsia, el resultado sobre cómo aconteció la muerte será espeluznante. Unos meses después Martin Beck lo único que habrá conseguido averiguar sobre la mujer es que se trata de una chica estadounidense que se encontraba sola de vacaciones por Europa y que se llama Roseanna.

Y así entraremos en un trama que dispone de varios momentos de tensión altísimos para un libro que ofrecerá una lectura vibrante pero que, también, consta de largos períodos sin ninguna información sobre el enigma: Maj Sjöwall y Per Wahlöö controlan los tiempos en el libro dosificando la información de forma sorprendente para una primera novela, sabiendo crear una tensión constante y donde toda la investigación policial será relatada de forma absolutamente minuciosa.

Como curiosidad, el lector deberá tener en cuenta los años que se reflejan en la investigación y hacer un cambio de mentalidad ya que los medios para llevar a cabo cualquier búsqueda en 1965 —por ejemplo sin Internet ni teléfonos móviles—, son totalmente diferentes a los de ahora. Una investigación que casi podremos “ver” en blanco y negro como las buenas películas del cine negro clásico y donde, cómo no, se fuma en todas partes. La mujer policía queda aún relegada para hacer trabajos administrativos y existe alguna que otra frase curiosa sobre ello.

Beck es paciente y sabe que debe esperar. Y es ahí donde entra el suspense psicológico para una novela donde los dos misterios principales, identificar a la mujer y hallar al asesino, se convertirán en una obsesión para el inspector. Todo ello se transmitirá al lector gracias a una labor narrativa de los autores magistral y con un estilo literario sencillo pero muy bien ejecutado y ordenado.

«La historia sigue siendo actual. Está llena de vida, mantiene la tensión y su desarrollo narrativo está hábilmente planteado». Henning Mankell.

Gran novela, buen misterio, y una investigación policial realizada con gran minuciosidad y alto grado de suspense. Un libro imprescindible para los amantes de la novela negro-criminal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *