Woolf

«Woolf». Por Liliana Souza.

“… quería escribir sobre todo, sobre la vida que tenemos y las vidas que hubiéramos podido tener. Quería escribir sobre todas las formas posibles de morir …”

Una mañana fría y luminosa, la del 28 de marzo, el de 1941, ella decide rendir tributo a la vida. ¿O a la muerte? Tiene cincuenta y nueve años. Es liviana, tenue, como a la espera de que una brisa la alcance y la borre. Es liviana, pero carga piedras en los bolsillos de su abrigo.

Virginia Woolf nació en Londres, Inglaterra, el 25 de enero de 1882. Fue novelista, ensayista, editora, y escritora de cuentos, considerada una de las más distintivas figuras del modernismo literario del siglo XX. En 1917 fundó con Leonard Woolf, su esposo, la editorial The Hogarth Press y fue miembro activo del grupo de Bloomsbury.

Sus obras más famosas son: “Fin de viaje”, 1915; “Noche y día” , 1919; “El cuarto de Jacob”, 1922; “La señora Dalloway”, 1925; “Al faro”, 1927; “Orlando”, 1928; “Las olas”, 1931; “Los años”, 1937; “Entre actos”, 1941. Por su extenso ensayo “Una habitación propia”, 1929, del que trascendió la famosa sentencia “una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción”, fue redescubierta durante la década de 1970. Este texto fue citado por el movimiento feminista, ya que expone las dificultades de género para consagrarse a la escritura en una época dominada por hombres, y refleja su propia lucha por reivindicar el papel de la mujer en la literatura. La imagen, la obra, la manera poética de mutar lo efímero por una concepción espiritual y artística, es su mejor herencia. La escritura. Uno infiere que le sirvió a la hora de construir un particular modo de entender la literatura como práctica, como experiencia sensible y como forma de pensamiento. A veces, las palabras curan el paso del tiempo. Las palabras de Virginia, son un medio de acceso por excelencia a su mundo, y a aquello que parece velado.

“ … el sol utilizó las paredes de la casa y se apoyó, como la punta de un abanico, sobre una persiana blanca; el dedo del sol marcó sombras azules en el arbusto junto a la ventana del dormitorio. La persiana se estremeció dulcemente. Pero todo en la casa continuó siendo vago e insustancial. Afuera, los pájaros cantaban sus vacías melodías …” (De Las olas). 

Una mañana fría y luminosa, la del 28 de marzo, el de 1941, Virginia Woolf camina hasta el río Ouse, cerca de su casa, en Sussex. Son las once y media. Su bastón, y una angustia con lengua de espinas, la sostienen. Tiene cincuenta y nueve años. Es liviana, tenue, pero carga piedras en los bolsillos de su abrigo. Decide rendir tributo a la vida. ¿O la muerte? No lo sabe. ¿O sí? Tiembla su voz con un temblor de agua. Lo que queda, es luz y límpido resplandor.

***

Liliana Souza nació en 1958,  en Avellaneda. Actualmente reside en Don Bosco, Quilmes, Pcia. Buenos Aires, Argentina y donde coordina un Taller Literario.

Como poeta obtuvo 19 primeros premios nacionales,  y  reconocimientos en España y EE.UU.

Sus trabajos se incluyen en antologías, diarios, revistas y sitios web. También en libros publicados en Méjico y España.

Difundió poesía editando los espacios “Quilmespoesía”,  “poemás”  y  “poemás o menos”,  con el auspicio de la Universidad Nacional de Quilmes y Biblioteca Pública José Manuel Estrada.

Colabora con Agenda del Sur, Diga 33,  Paloma y La palabra que sana,  escribiendo artículos sobre literatura.

En 2010 publicó “esa otra forma”.

En 2012 “cuarto de costura”.

En 2015 “la doliente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *