Costa maldita

Costa maldita (Inspector Pendergast 15). Douglas Preston y Lincoln Child. Traducción de Juan Luis y Trejo Álvarez. Plaza & Janés.

Douglas Preston y Lincoln Child son coautores de más de dieciocho novelas aunque también escriben por separado.

Lincoln Child es un apasionado de las motos, los loros exóticos y la literatura inglesa decimonónica. Douglas Preston, en cambio, prefiere los caballos, el buceo, el esquí y la exploración de la costa de Maine en un barco de pesca.

Ambos autores invitan a sus lectores a visitar su página web, www.prestonchild.com, y a registrarse para recibir el boletín de noticias The Pendergast File.

Sinopsis

El agente especial Pendergast acepta una investigación privada en Exmouth, localidad costera cercana a Salem. Tiene que resolver el robo de una valiosa colección de vinos propiedad del escultor Percival Lake y de su compañera Carole. Para ello viaja al lugar de los hechos acompañado de su ayudante Constance Greene. En la pared de la bodega de la casa, antigua residencia del farero, descubre un nicho con restos humanos muy antiguos. Lake comenta en ese momento que la proximidad de Salem, más la numerosa población de mosquitos chupasangre en las marismas que rodean Exmouth, han provocado gran cantidad de leyendas y rumores referidos al pueblo.

Entonces el cuerpo de una persona asesinada aparece en las marismas. La única pista es una serie de esculturas misteriosas. ¿Podrían tener estos símbolos demoníacos alguna relación con la colonia de brujas que vivían en las inmediaciones hace tiempo?

Puede que Constance sea la única que de verdad comprenda el peligro que tanto ella como Pendergast y los habitantes de Exmouth están a punto de afrontar…

Reseña

Publicado originalmente en el 2015, nos llega ahora, este mes de abril, Costa Maldita —Crimson Shore—, la entrega número quince del agente del FBI Aloysius Pendergast, un personaje del que según reza la promoción del libro, sería el personaje que más se acerca a un «Sherlock Holmes moderno». 

Ambientado en la actualidad, lo que más llama la atención es la buena recreación enigmática y brumosa de este libro en Exmouth, Nueva Inglaterra, Massachusetts, muy cerca de Salem, lugar conocido por los juicios a mujeres por delitos sobre la práctica de brujería en el siglo XVII. Durante todo el libro el ambiente marítimo, la niebla y el misterioso paraje de las marismas repleto de juncos e islas pantanosas que irán apareciendo y desapareciendo según la marea, o restos de un antiguo asentamiento, darán a Costa Maldita el enigma gótico clásico que no desaparecerá durante todo el libro.

Pendergast aceptará la investigación del robo de una colección particular de vinos de un artista, ocurrido en el antiguo faro de Exmouth donde vive éste. Una vez en el lugar y acompañado de su pupila Constance, el agente descubrirá que todo se ha tratado de una argucia de los ladrones para esconder éstos el verdadero motivo del expolio: robar “algo” más valioso escondido en un nicho de la pared de la bodega.

«Un delirio» comentaba la escritora Nieves Abarca y fiel seguidora de Pendergast. Y es que esta novela vuelve a ser un juego de malabares de Preston & Child para hacer otra vez algo diferente y entusiasmar al lector. Con ese aire decadente y lánguido del sur, incluso se atreverán a dar un paso más allá y ofrecernos unas extrañas situaciones que los lectores, o al menos yo, no habría esperado encontrar nunca.

De fácil lectura pero muy bien ambientada, narrada y bien construida, Costa Maldita dispondrá de varios momentos de alto enigma. El ambiente opresivo que recae en los habitantes del lugar, el humor sarcástico de Pendergast para recabar información, el interés y entusiasmo en la investigación, la fría Constance que en esta ocasión irá un paso más allá que Pendergast… Todo será «un delirio» pero la fantasía, una vez metidos de lleno en la lectura, no la veremos tanto como una alucinación sino como una lectura entretenida y bien lograda. Lo menos agradable del libro es que tendremos un cliffhanger del que tardaremos un tiempo en conocer el desenlace. 

Preston & Child reinventan situaciones para su personaje Pendergast y no se cansan de ofrecer nuevos lances. Ahora toca esperar el regreso. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *