Sólo un nombre

«Sólo un nombre».

Por Liliana Souza.

Nombrar es decir. Nombrar a Alejandra, es decir poeta, aunque el lenguaje no baste. Ese lenguaje que no le ha sido dócil y la obligó a luchar por la palabra inhallable, potenciando el silencio, que nombrado o no, debía estar presente. Alejandra advirtió la imposibilidad de decir. Decir entonces, que nació el 29 de abril de 1936, y que murió el 25 de setiembre de 1972, es casi imposible. Los que sostenemos el intento de leerla, sabemos que esos años, no existen. Ella, es atemporal.

no quiero ir

nada más

que hasta el fondo

Y en el fondo, la espera el final. Con el vaivén de su acento, atraviesa aguas oscuras y revueltas. Es necesario quemarlo todo, para que el fuego brille y purifique. Para que Alejandra Pizarnik sea, definitivamente poeta, y escriba una y otra vez, “La última inocencia”, “Las aventuras perdidas”, “Árbol de Diana”, “Los trabajos y las noches”, “Extracción de la piedra de la locura”, “El infierno musical”. En sus libros, las imágenes son literales aguafuertes. En ellos, se acoda la sensación de estar frente a un universo en el que podríamos extraviarnos en movimiento constante, desde un lenguaje a otro. O hacia la muerte, siempre cierta. Su palabra, es el arte de arrojarse al vacío e ir construyendo alas a la medida del caer. Quedar en la violencia del lenguaje, en el límite de la superficie, en la expresión visible. En aquella articulación tensa entre verbos, accidentes y descripciones minuciosas, obsesivas, hasta enfermas. Ella, y sus libros, son una promesa de enlaces inaugurales.

alejandra alejandra

debajo estoy yo

alejandra

Porque las mudanzas dejan marcas atroces en las paredes, resultan salvajes. Como el Seconal, aquel desolado 25 de setiembre. La inmortalidad es un principio de cordura, alcanza con, sólo un nombre, el suyo. Alejandra. Alejandra Pizarnik, la que escribe porque sí y para que no.

***

Liliana Souza nació en 1958,  en Avellaneda. Actualmente reside en Don Bosco, Quilmes, Pcia. Buenos Aires, Argentina y donde coordina un Taller Literario.

Como poeta obtuvo 19 primeros premios nacionales,  y  reconocimientos en España y EE.UU.

Sus trabajos se incluyen en antologías, diarios, revistas y sitios web. También en libros publicados en Méjico y España.

Difundió poesía editando los espacios “Quilmespoesía”,  “poemás”  y  “poemás o menos”,  con el auspicio de la Universidad Nacional de Quilmes y Biblioteca Pública José Manuel Estrada.

Colabora con Agenda del Sur, Diga 33,  Paloma y La palabra que sana,  escribiendo artículos sobre literatura.

En 2010 publicó “esa otra forma”.

En 2012 “cuarto de costura”.

En 2015 “la doliente”.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *