Detrás de la máscara

Detrás de la máscara. Louisa May Alcott. Traducción de Carme Font. Imágica Ediciones. 

“No me importa lo que tenga que hacer. Algún día seré rica, famosa y feliz”. Louise May Alcott.

Louisa May Alcott (1832-1888) fue, a lo largo de toda su vida, una mujer con carácter y con una fortaleza física y emocional que heredó de la cuidada educación de sus padres.
Detrás de la máscara (1866) contiene tintes claramente feministas, porque transforma el heroísmo tradicional del papel sumiso de la mujer en un heroísmo poderoso, victorioso y de dudosa moralidad que conquista a los hombres.
Detrás de la máscara. El poder de una mujer es un relato desenfrenado de madurez temprana por su alto contenido emocional, pero no es una historia puramente “sensacionalista” o “gótica”, y de donde parece surgir una risita divertida y algo maliciosa de Louisa May Alcott.

Reseña

La ficción está llena de mujeres manipuladoras que casi siempre se salen con la suya. Louisa May Alcott, la celebérrima autora de Mujercitas, no escapó a la tentación de querer reflejar a través de Detrás de la máscara a una mujer que siente la necesidad de mejorar su situación —la protagonista cuenta con treinta años y en la época victoriana una mujer ya era mayor a esa edad—. Para ello no dudará en tejer estratagemas para lograr sus propósitos. ¿Cómo? Pues enamorando a un hombre rico y de clase alta. 

Jean Muir, una mujer aparentemente joven y educada, no hermosa aunque sí con cierto atractivo, será la nueva institutriz de Bella, hija de una familia rica inglesa, los Coventry. Pronto seducirá a todos los hombres solteros y disponibles de la familia para conseguir sus propósitos que no son otros que poseer una posición holgada y, sobre todo, el reconocimiento social. 

De dudosa moralidad, la protagonista de este relato no despertará demasiada simpatía en el lector a no ser que éste quiera ver algún encanto en la manipulación y la mentira. De hecho, en la sinopsis de este libro se tacha a Detrás de la máscara como de un libro feminista por la dureza de su protagonista y por su lucha por conseguir aquello que desea. (Dicho movimiento pienso que no se basa en la utilización de las malas artes para conseguir la tan ansiada igualdad de derechos ante los hombres). Sí es cierto que el empeño, la fuerza, y la voluntad en querer dejar su anterior vida, dotará a Jean Muir de un vigor más que considerable. (Aunque los premios conseguidos con engaños y mentiras, normalmente, no vienen acompañados del respeto, el premio mayor y el más deseado).

Detrás de una máscara, o el poder de una mujer Behind a Mask, or A Woman’s Power—, fue publicada por entregas entre octubre y noviembre de 1866 y bajo el seudónimo de AM Barnard. Curiosamente, en 1868, Louisa May Alcott publicó gracias al encargo de su editor, lo que sería la antítesis de este relato, la novela Mujercitas, una historia que revelaba la vida de cuatro muchachas durante la Guerra de Secesión y, aunque una novela algo remilgada, ahí sí reflejaba el espíritu crítico y de superación en la mujer, acercándose mucho más a la esencia del feminismo.

Con una narrativa que recuerda a la que apelaba George Elliot en su ensayo Las novelas tontas de ciertas damas novelistas —y próxima reseña aquí—, algunos diálogos, rubores, pestañeos, lágrimas y suspiros de la señorita Jean Muir ante los hombres de la familia Coventry, deslumbrados por los encantos de la institutriz, serán realmente divertidos aunque sí es cierto que Detrás de una máscara, o el poder de una mujer dispone de un buen ritmo, un estilo correctísimo y, en general, es un relato entretenido.

 

Share on Facebook30Share on Google+1Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *