El caso de Betty Kane

El caso de Betty Kane. Josephine Tey. Traducción de Pablo González. Hoja de Lata.

Novedad editorial. A la venta el 26 de junio.

Sinopsis

Robert Blair, abogado en un pequeño y apacible pueblo británico, da ya por terminada su tranquila jornada laboral en el despacho cuando suena el teléfono. Es Marion Sharpe, vecina de la localidad, una mujer de pocas palabras que vive con su madre en una decrépita hacienda a las afueras del pueblo. Las Sharpe acaban de ser acusadas de secuestrar a una recatada jovencita llamada Betty Kane. Las declaraciones de la chica, al principio bastante improbables, cobran fuerza con las minuciosas descripciones del desván de los horrores donde supuestamente la tuvieron retenida. Y Robert Blair, convertido a la fuerza en detective amateur, deberá desentrañar este paradójico caso, que ni tan siquiera el inspector de Scotland Yard, Alan Grant, es capaz de comprender.

Las novelas de Josephine Tey pertenecen a la llamada Edad de Oro de las novelas de misterio. Su pluma está al nivel de míticas damas del crimen como Dorothy L. Sayers o Agatha Christie.

***

Josephine Tey (Inverness, 1896-Londres, 1952), es el pseudónimo principal de Elizabeth Mackintosh, escritora y dramaturga escocesa célebre por sus historias de misterio. Pese a pertenecer cronológicamente a la llamada Edad de Oro de las novelas británicas de intriga, las narraciones y los personajes de Tey se alejan de los estereotipos que comparten los títulos clásicos de suspense.

En 1929, su novela The man in the Queue cosechó un éxito notable e introdujo a su personaje más famoso, el inspector Alan Grant, de Scotland Yard. De entre el resto de su obra cabe destacar The Franchise Affair, 1948, y La hija del tiempo, 1951 (RBA, 2012).

La señorita Pym dispone, escrita en 1946 y protagonizada por su otro gran personaje principal, la fisonomista señorita Pym, pone de manifiesto la gran capacidad de análisis psicológico de la autora y su propensión por las tramas abiertas de final sorprendente.

Josephine Tey murió en 1952, legando toda su obra a la National Trust for Scotland.

Share on Facebook28Share on Google+2Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *