La musa oscura

La musa oscura. Armin Öhri. Traducción de Paula Aguiriano Aizpurua. Impedimenta.

Por Cristina de @abrirunlibro

Armin Öhri nació el 23 de septiembre de 1978 en Ruggell, el pueblo más septentrional de Liechtenstein. Estudió Historia, Filosofía y Filología Alemana.

Desde 2009 ha publicado cuentos y novelas en diversas editoriales independientes, incluyendo la prestigiosa editorial alemana Gmeiner. Sus obras, normalmente novelas policíacas que Öhri enmarca en un contexto histórico investigado concienzudamente, suelen seguir los esquemas de las grandes novelas decimonónicas. La musa oscura le hizo merecedor del European Union Prize for Literature 2014. El personaje de Julius Bentheim, un joven pintor y detective amateur, es recurrente en sus novelas de las que se destacan: Die dunkle Muse (La musa oscura, Impedimenta 2016), Die Dame im Schatten (2015), Der Bund der Okkultisten (2014) o Sinfonie des Todes (2011) que co-escribió con la autora Vanessa Tschirky.

Paula Aguiriano Aizpurua (San Sebastián, 1986), se licenció en Traducción e Interpretación por la Universidad de Salamanca en 2009 y desde entonces ha traducido libros para varias editoriales. Ha vivido en Alemania e Irlanda, y compagina la labor de traductora editorial con otro tipo de encargos, además de colaborar con la asociación ACE Traductores y formar parte del consejo editorial de la revista Vasos Comunicantes.

Sinopsis

En el Berlín de 1865 una mujer es asesinada de manera brutal. Julius Bentheim, un joven estudiante de Derecho que, gracias a su talento como dibujante, gana algo de dinero realizando bocetos de escenas de crímenes, colabora con la investigación. Todos los indicios apuntan a la culpabilidad del excéntrico profesor de filosofía Botho Goltz, empezando por su propia confesión de los hechos. Sin embargo, cuando el presunto asesino es finalmente llevado ante la justicia, hará gala de una astucia tan maquiavélica —no hay arma homicida, no hay móvil y la policía incluso ha hecho desaparecer sin saberlo algunas de las pruebas— que acabaremos preguntándonos si Goltz pagará por su sórdido crimen o si conseguirá justificar ante todos su inocencia. Es esta una soberbia novela de detectives en la que escuchamos ecos del mejor Balzac, de Dickens, de Zola, y que crea una suerte de espejo en el que se refleja lo más oscuro del Berlín decimonónico y de la condición humana.

Reseña

Novela de detectives decimonónica de un escritor actual como es Armin Öhri cuya novela La musa oscura le valió el European Union Prize for Literature 2014. Enigma en estado puro y que tratará no el quién asesinó a la víctima —tendremos conocimiento desde el principio—, sino cómo el homicida, pergeñando una red de artimañas, hará todo lo posible para confundir a la justicia.

Berlín 1865. Una muchacha es asesinada de forma feroz. Botho Goltz, un profesor respetado de filosofía, se auto-incrimina como el autor. Cuando el profesor es llevado ante el tribunal que juzgará los hechos, Goltz logrará confundir a todos y, de manera maquiavélica, dirigirá su propia defensa. Julius Bentheim, un joven estudiante de derecho que gana algún dinero como ayudante de la policía gracias a los buenos bocetos de las escenas de los crímenes que dibuja, iniciará una investigación sin proponérselo. 

Cuando una novela comienza narrando quién es el criminal y cómo se han sucedido los hechos, lo lógico es desconfiar un poco ya que sabes sobre qué eje central transcurrirá todo el libro; pero aquí no existe tal problema y por varios motivos. La ambientación sobre el estado de Prusia, el Berlín del siglo XIX, o el contexto intelectual y humanístico de la época, es una gozada y dispone de una excelente puesta en escena. Por otro lado, los personajes sorprenden por ese perfil tan claro y delimitado del malo malísimo, el bueno inocente, el amigo travieso, o el policía con secretos que guardar, y que estimulará al ritmo de la novela. También sorprende no encontrarse con un argumento básicamente judicial que sería lo que correspondería. En absoluto. El juicio se celebra, sabremos de él, pero no aburrirá con  largas descripciones y diatribas. De hecho se encuentra bastante resumido y conoceremos, únicamente, aquello que es más interesante para el argumento. 

La musa oscura es una buena novela narrada con un estilo realista que la disfrutarán aquellos amantes de la ficción hecha con precisión y atención a los detalles. En cambio, las frases y los párrafos, la narrativa en general, se adapta más al relato moderno que al decimonónico de grandes discursos. Una amalgama bien conseguida que dará agilidad al libro. 

El día de sus asesinato empezó para Lene Kulm de la forma habitual. Aquel 12 de julio de 1864 durmió hasta las once y después se encaminó hacia el matadero, donde hasta bien entrada la tarde se encargaba de recoger los huesos y los tendones inservibles de los cerdos y las vacas sacrificados y los tiraba a enormes cubas de hierro. 

Entretenida, bien ejecutada y agradablemente bien narrada es esta primera entrega del estudiante de derecho Julius Bentheim, que, eso sí, nos ha dejado con una intriga por resolver. Ahora tocará esperar.

… 

 

Share on Facebook53Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *