Los Cinco y yo

Los cinco y yo. Antonio Orejudo. Tusquets Editores.

Por Cristina de @abrirunlibro

Antonio Orejudo nació en Madrid en 1963. Doctor en filología hispánica, fue profesor de literatura española en diferentes universidades de Estados Unidos e investigador invitado en la Universidad de Amsterdam. En la actualidad es profesor titular en la Universidad de Almería. Es autor de las novelas: Fabulosas narraciones por historias (1996), Ventajas de viajar en tren (2000), Reconstrucción (2005), Un momento de descanso (2010) y Los Cinco y yo (2017). Todas ellas, muy distintas entre sí, componen el corpus coherente de uno de los narradores más brillantes en lengua española.

Sinopsis

Toni siente que es un escritor que no escribe y un profesor que no enseña. Creció leyendo las aventuras de Los Cinco escritas por Enid Blyton, unos libros que le proporcionaban lo que la España de los años previos e inmediatamente posteriores a la muerte de Franco era incapaz de ofrecerle: diversión sin vigilancia, libertad de movimientos y cerveza de jengibre, es decir, el mundo sin límites que requería la intensidad vital de su transición a la adolescencia. A lo largo de esta novela, aquellos personajes a los que Toni tanto envidió de niño parecen convertirse en seres de carne y hueso como él, que sufre el proceso inverso y termina siendo lo que siempre deseó, uno más de ellos. Los Cinco y yo es una novela arrebatadoramente original que unas veces se disfraza de memorias de infancia y otras de inquietante ficción de denuncia para pasar de la anécdota a la sátira y de esta a una teoría personal de la narración. Antonio Orejudo rinde homenaje y al mismo tiempo ajusta cuentas con su generación, la de los nacidos en el boom demográfico de los años sesenta, que no tuvo ningún protagonismo en la transición de la dictadura a la democracia.

Reseña

¿Una generación, la de los 60, diferente a otras y tomando como referencia a Los Cinco? Pues eso es lo que hace Antonio Orejudo en su último libro: una auto-ficción sobre la generación, su generación, y de aquellos niños que pudieron leer por primera vez en este país la famosa serie de aventuras de la autora Enid Blyton, con los hermanos Julián, Dick y Ana, y la prima Jorge y su perro Tim como protagonistas. Una saga que actualmente se ha vuelto a publicar tuneada, debido a los componentes sexistas y racistas que en aquel entonces no se tenían como tal.

El protagonista de Los cinco y yo se llama Toni (Antonio Orejudo), tiene un amigo de la universidad llamado Reig (Rafael Reig), y los dos ejercen dentro del universo literario e incluso sueñan con un papel cumbre dentro de la literatura universal. Reig escribirá un libro, After Five, que versará sobre aquellos muchachos, Los Cinco, pero en la actualidad —con una delirante evolución, todo hay que decirlo—, y Toni será el encargado de realizar la presentación del libro

Fuimos muchos los que nos quedamos enganchados de pequeños a las aventuras de aquellos chicos detectives que siempre hallaban algún misterio por resolver y que podían descubrir hasta tesoros. Eran fuertes, estaban bronceados —las aventuras se sucedían casi siempre durante las vacaciones estivales escolares—, y realizaban pícnics que les preparaba su familia cuando salían a explorar; con una maravillosa cesta sin fin donde no paraban de surgir viandas y con servilletas y un mantel a cuadros (¿era de cuadros o lo imaginé así?), y donde el menú consistía invariablemente en pastel de carne, huevos duros, pepinillos más un gran etcétera, y, como bebida estrella, la exótica cerveza de jengibre. (Los nostálgicos siempre que pedimos un Ginger Ale sonreímos al recordar aquella misteriosa cerveza que unos niños podían tomar alegremente y propiciado por los adultos).

Antonio Orejudo podría haber realizado una ficción melancólica, a veces se convierte en ensayo, pero no cae en ese error. De hecho, Los cinco y yo es una divertida y satírica novela: «Mi generación es de chichinabo», podía leerse en una entrevista para ‘El Huffington Post’, «hemos sido cobardes y mansos» refiriéndose al escaso papel tanto social como político de los nacidos en la década de los 60.

En el libro, entre otros múltiples temas, se abordará también la literatura vista desde una perspectiva pesimista y de escasa evolución, Joyce y Faulkner siguen estando en los altares intelectuales generación tras generación. En cambio el escritor consigue un acercamiento importante con el lector gracias a la narrativa fluida, cuidada y no sólo de lectura entretenida sin más, sino también escrita con una estructura y un estilo sin afectación; natural. Hablando de su experiencia infantil sobre la lectura de las aventuras de Los Cinco nos dirá:

[…] Pero aquel disfrute animal que ha permanecido ajeno al paso del tiempo y que, sin ser plenamente consciente de ello, he buscado siempre en otros libros, no he vuelto a experimentarlo nunca más. 

Los Cinco y yo, una lectura atractiva e inteligente y con grandes dosis de fantasía al trasladar a los Los Cinco a la época actual. Un libro que gustará tanto a los nostálgicos como a los que opinan que nunca ningún tiempo pasado fue mejor. 

….

Share on Facebook72Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *