Muerte helada

Muerte helada. Ian Rankin. Traducción de Efren del Valle Peñamil. RBA Libros.

Ian Rankin (Cardenden, 1960), es uno de los escritores escoceses más reconocidos de la actualidad. Se graduó en Literatura por la Universidad de Edimburgo, donde ejerció de tutor por un breve espacio de tiempo. Tras sus años comouniversitario, residió en Londres y en Francia, donde inició su prometedora carrera como escritor. Sus casi veinte novelas protagonizadas por el inspector John Rebus le han valido la consideración de maestro contemporáneo del género policíaco. Entre sus títulos, cabe destacar Nudos y cruces (1987), Uñas y dientes (1992) y Black and Blue (1997), entre otros. Ganador del Chandler-Fulbright Award, del Edgar Award y del prestigioso Diamond Dagger, su obra ha sido también premiada en Francia, Alemania y Dinamarca. En 2002 recibió la Orden del Imperio Británico en reconocimiento a su laboral literaria. En 2016 ha ganado el X Premio RBA de Novela Negra con su obra Los perros salvajes.

Sinopsis

Pocos inviernos en Edimburgo han sido tan largos y fríos como este. Pero la temperatura no es lo único que deja helado al inspector John Rebus. De la nada, surgen una serie de extrañas incógnitas para las que Rebus no encuentra respuesta y todas ellas conducen a las altas esferas políticas de la ciudad y del país.

Esta vez, el pesimismo teñido de sarcasmo del inspector Rebus puede estar más justificado que nunca. Esta vez, los culpables pueden encontrarse fuera del alcance de la justicia.

Reseña

Séptima entrega del inspector John Rebus con Muerte Helada y cuyo título en inglés  —Let it Bleed—, hará referencia a un álbum de los Rolling Stones y donde encontraremos varias alusiones sobre él en la novela.

Uno de los mejores personajes de ficción de la novela negra y criminal, para aquí quien escribe, es John Rebus. Un enigmático y desaliñado inspector de la policía al que le gusta demasiado el alcohol —aunque él piensa que sólo necesita beber para dormir—, y que cada tarde hará diversos recorridos por los pubs de la ciudad.

Las novelas de John Rebus están clasificadas dentro del Tartan Noir, género literario escocés de novela policial con clásicas referencias al hardboiled. En esta ocasión, Ian Ranking ha ambientado Muerte Helada —escrito en 1995—, en un victoriano, frío y brumoso Edimburgo que hará las delicias de aquellos lectores que nos enamora este tipo de recreaciones.

Aquella mañana, una densa calina procedente de la costa cubría toda la ciudad. Era uno de esos días en los que uno podía imaginarse a sí mismo en tiempos pasados, con caballos y carruajes traqueteando entre la niebla, en lugar de coches con los faros encendidos. La piel y la ropa de Rebus estaban húmedas al tacto.

Una persecución de coches de policía —al más puro estilo del thriller americano—, detrás de los supuestos secuestradores de la hija del Lord Provost de Edimburgo, destapará una intrincada trama de corrupción política y empresarial y donde Rebus escarbará en lo más alto hasta conseguir la verdad aún a costa de perderlo todo. Sus relaciones con su hija y ex-mujer tampoco pasan por su mejor momento.

Muerte helada es quizás la novela más compleja que he leído hasta ahora de John Rebus aunque hay que decir que el estilo narrativo del autor es tan bueno que no se hace complicado seguir la trama a pesar de los varios personajes que aparecen en el libro y de algunos nombres institucionales que para un foráneo de Escocia podrían ser complicados. Ian Ranking consigue combinar la acción detectivesca con una muy buena épica, y sin olvidar las características de su personaje estrella o alter ego como muchos se empeñan en asegurar.

Este libro depara al final una bonita sorpresa. Ian Rankin además de desarrollar y ejecutar buenas tramas y de disponer una excelente narrativa, sabe cómo alegrar a sus lectores. Y a pesar de que hayamos leído otras entregas posteriores de John Rebus —aquí no se han publicado por el orden de edición y sabemos cómo sigue la vida del inspector de la policía de Edimburgo—, en Muerte helada el escritor nos hace felices gracias a la obstinación de Rebus y a esos pequeños detalles que tanto agrademos sus seguidores. 

 

Share on Facebook49Share on Google+2Pin on Pinterest3Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *