20 poemas, 93 años

20 poemas, 93 años

Por Liliana Souza.

Los orientales opinan que los hombres saben verdaderamente lo que quieren recién a los 60 años. Antes, exploran, prueban, aciertan o se equivocan, pero siempre analizan la intensidad de la experiencia.

Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, nacido el 12 de julio de 1904 en Chile, para renacer luego como Pablo Neruda, contradijo ese precepto.

En junio de 1924, cuando aún no había cumplido 20 años, edita el libro que lo consagra indiscutido poeta y uno de los más influyentes artistas del siglo: “20 poemas de amor y una canción desesperada”, su obra más conocida y seguramente la más leída.

Lo miro hacer desde la distancia, y aunque es imposible captar la vigilia, poseer sus ojos y su mirada, lo reconozco un observador privilegiado del mundo, de sus movimientos, transformaciones y quebrantos. Un vanguardista que renueva el campo literario de la época, con la temprana plenitud que rezuman los poemas.

Tiene un estilo propio. Un lenguaje sin igual, con símbolos y significaciones novedosas que invitan a pensar al lector. Su poesía es íntima. Es pasión, donde la angustia y la esperanza intercalan murmullos.

En sus memorias “Confieso que he vivido”, Pablo Neruda tiene palabras serenas y con cierta nostalgia al recordar aquella obra de juventud: “Los 20 poemas de amor y una canción desesperada, son un libro doloroso y pastoril que contiene mis más atormentadas pasiones adolescentes, mezcladas con la naturaleza arrolladora del sur de mi patria. Es un libro que amo porque a pesar de su aguda melancolía está presente en él el goce de la existencia. Me ayudaron a escribirlo un río y su desembocadura: el Río Imperial. Los “20 Poemas” son el romance de Santiago, con las calles estudiantiles, la Universidad y el olor a madreselva del amor compartido.”

Escribe desconfiando de las sombras. Rehace, se cae y se levanta. Busca el soporte, da en el blanco y produce el estallido.

«Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada, y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso …»

Puede escribir, claro. “Residencia en la tierra”; “Canto General”; “Los versos del capitán”; “Estravagario”; “Cien sonetos de amor”; “Memorial de Isla Negra”. Múltiples libros y múltiples reconocimientos, entre los que cabe destacar el Premio Nobel de Literatura en 1971 y un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford.

Puede escribir, claro. Y aguardar el regocijo que le procura la palabra hasta el final, aquel 23 de setiembre de 1973.

El libro constituye la cima de la poesía romántica.

20 poemas. 93 años. Alrededor, la inmortalidad pervive.

***

Liliana Souza nació en 1958,  en Avellaneda. Actualmente reside en Don Bosco, Quilmes, Pcia. Buenos Aires, Argentina y donde coordina un Taller Literario.

Como poeta obtuvo 19 primeros premios nacionales,  y  reconocimientos en España y EE.UU.

Sus trabajos se incluyen en antologías, diarios, revistas y sitios web. También en libros publicados en Méjico y España.

Difundió poesía editando los espacios “Quilmespoesía”,  “poemás”  y  “poemás o menos”,  con el auspicio de la Universidad Nacional de Quilmes y Biblioteca Pública José Manuel Estrada.

Colabora con Agenda del Sur, Diga 33,  Paloma y La palabra que sana,  escribiendo artículos sobre literatura.

En 2010 publicó “esa otra forma”.

En 2012 “cuarto de costura”.

En 2015 “la doliente”.

***

Share on Facebook29Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *