American Noir

American Noir. VVAA. Navona Ficciones.

Por Montse Galera @mossen_a

Si la narrativa breve me gusta, las antologías más. Y si se trata de una selección arbitrada por expertos, toco el cielo. No únicamente por que la calidad de los relatos escogidos está garantizada, sino porque obliga, a quien coordina el proyecto, a prologar el conjunto de la obra con una pieza que puede ser tanto o más exquisita que los relatos en cuestión. American Noir es un buen ejemplo de cuando los maestros escogen a maestros.

James Ellroy y Otto Penzler seleccionaron para American Noir 10 relatos del siglo pasado que bien pudieran ser representativos por su propio peso específico al que habría que sumar los reconocimientos que han cosechado. Siendo algunos de estos cuentos inéditos en España nos llegan a casa, desde hace poco, gracias a la traducción de Enrique de Hériz, con quien vamos sumando garantes.

Los autores embarcados, entre los que se encuentra el propio Ellroy, no tienen ni desperdicio ni discusión: James M. Cain con su Pastorale (1928), su primer cuento; Mickey Spillane con “¡Muere!, dijo la dama (1953); David Goodis con “Un profesional” (1953); Jim Thompson con “Para siempre jamás”(1960); Patricia Highsmith con “Lenta, lentamente  al viento”(1979); James Ellroy con “desde que no te tengo” (1998); Joyce Carol Oates con “Infiel” (1997); Lawerence Block con “ Como un hueso en la garganta (1998) Dennis Lehane con “Quedarse sin perros” (1999) y Elmore Leonard con “Cuando las mujeres salen a bailar (2002).

Confieso —que también es muy noir la confesión—, que yo prefiero, de entre todos, los relatos de las dos únicas mujeres seleccionadas, y no por serlo. Las maneras de Highsmit y Oates son más de mi agrado. Pero que nadie tome mis preferencias muy en serio, ellas y ellos son autores de culto, cada cual, en su estilo, configuran esta amalgama increíble, esta oscurísima paleta de negros. Ya nos apunta Otto Penzler en su prólogo: “Si usted encuentra algo de luminosidad o comicidad en estas páginas, insistiré en recomendarle que acuda a la consulta de algún especialista en trastornos mentales”.

American noir es un libro de cabecera, dejadlo muy cerca del cojín, muy a mano, para leerlo y releerlo. No porque lo diga quien escribe estas líneas, sino porque nos invita el mismísimo Ellroy: “Los relatos de este volumen son una gozada. Ponga a trabajar su malsana curiosidad y léalos todos. Encontrará repulsión y atracción. Soportará el abandono moral. La condena es diversión. Usted es un pervertido por leer esta introducción. Lea el libro entero y terminará muriendo en una camilla, con una aguja clavada en el brazo”.

Nadie escribió una invitación más tentadora ¿Alguien tiene un plan mejor?

Share on Facebook47Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

2 thoughts on “American Noir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *