Tierra de campos

Tierra de campos. David Trueba. Anagrama.

Por @latitaquelee

El compositor y guitarrista Dani Mosca es el protagonista absoluto de la última novela de David Trueba (Tierra de Campos. Editorial Anagrama), una biografía que se centra en los conflictos familiares y las relaciones personales de un músico que, sin ser brillante, sobrevive en el loco mundo de la industria discográfica.

Respetar la última voluntad de su  padre de ser enterrado en su pueblo natal, obliga a Daniel a iniciar un viaje que será también sentimental. Sentado en un coche fúnebre conducido por el locuaz Jairo, el chófer ecuatoriano de la funeraria, y con los restos mortales de su padre en la parte trasera, se dispone a repasar  lo que ha sido su vida y su carrera hasta el momento. El trayecto hasta el pueblo, situado en la comarca histórica de Tierra de Campos en el norte de Castilla, se llena de recuerdos que discurren a través de largos campos de trigo y cebada, kilómetros y kilómetros de tierra que simbolizan el hogar, el pasado y las fuertes raíces del padre del protagonista.

Un hombre duro, de campo, que se ha hecho a sí mismo como vendedor a puerta fría, y que no entiende a su hijo y, aún menos, su oficio tan moderno: la música, algo que para él es el arte de hacer ruido pero que para Dani Campos es su anhelo, su profesión, y su modo abstracto de anclarse en el mundo. Es a través de las canciones y de sus letras como este muchacho, que vive en un humilde barrio de Madrid, expresará sus sentimientos y sus circunstancias a lo largo de su vida. Podemos decir sin miedo a equivocarnos que su discografía es su memoria, su álbum de fotos.

Como un disco de vinilo o las desaparecidas cintas de cassette, la novela presenta dos caras. La cara A es fresca y divertida. Son los años 80, el éxito parece tocar a aquella banda de adolescentes, un tanto irreverente, que se gestó en un instituto religioso. El carismático Gus es la voz, el salvaje Animal la batería y el tranquilo Dani el bajista y compositor. Los jóvenes protagonizan divertidas anécdotas que Trueba narra sin descanso por boca del protagonista. No hay un solo diálogo en toda la obra, pero el estilo, sencillo y ágil, hace que la historia fluya a ritmo de rock and roll.

La amistad, el sexo, y el amor, sobre todo el amor, junto con el desenfreno y sus consecuencias, son el material con el que se componen muchas de las canciones del grupo. Dani destaca su infancia y su adolescencia, las sólidas amistades forjadas en esa época de formación, la búsqueda de la identidad y los desencuentros con un padre regido por unos valores que a él le son ajenos. Aún no hemos llegado al pueblo, estamos escuchando la cara A, la de los inicios, la de la ilusión. La industria discográfica, aún boyante, no repara en gastos, los conciertos se suceden, el dinero fluye y todo parece ir bien. Dani recuerda esos momentos con nostalgia, la época en la que conoció el amor en mayúscula.

Pero llegamos al pueblo y le damos la vuelta al disco. En teoría es un reencuentro pero Dani no se siente cerca de esa gente que le recibe con exagerado entusiasmo. Él no cree tener allí raíces, tal vez porque las suyas, entrelazadas en algo tan etéreo como la música, no pesan. “Éramos lo que hacíamos” nos dice. La cara B es melancolía, es pérdida, es madurez. El tiempo ha pasado y lo ha desgastado todo. A Dani se le intuye cansado, resignado a sobrevivir ahora en solitario en una profesión obligada a mutar con el cambio de siglo. Es un contraste evidente con la vitalidad y el entusiasmo que desprenden en el pueblo aquella parte de la familia que se mantiene, fuerte y orgullosa, anclada a sus raíces.

***

David Trueba nace en Madrid el 1969. Estudia periodismo y pronto comienza a trabajar en prensa, radio y televisión. Como guionista, debuta con la película Amo tu cama rica (1992), de Emilio Martínez-Lázaro.  

Sus éxitos como guionista siguen con películas como Two Much (1995), Perdita Durango (1997), La niña de tus ojos (1998), Vengo (2000) o el documental Balseros (2002), nominado al Oscar. La buena vida (1996), es su primera película como director. En el año 2000 dirige Obra Maestra y en 2003, Soldados de Salamina. Su siguiente película como director, Bienvenido a casa (2006), recibió el premio al Mejor Director en el Festival de Málaga. En 2010 crea y dirige la serie de televisión ¿Qué fue de Jorge Sanz? 

Su última película Vivir es fácil con los ojos cerrados recibió 6 Premios Goya y fue seleccionada para representar a España en los Oscar.

 Como escritor, ha publicado cinco novelas con Anagrama traducidas a más de diez lenguas: Abierto toda la noche (1995), Cuatro Amigos (1999), Saber Perder (2008) (Premio Nacional de la Crítica a la Mejor Novela, finalista del prestigioso Premio Médicis en su traducción francesa y “Novela del año” por El Cultural de El Mundo), Blitz (2015) y Tierra de campos (2017).

Sus artículos en prensa han sido recogidos en las antologías Artículos de ocasión (Xordica, 1998), Tragarse la lengua y otros artículos de ocasión (Ediciones B, 2003) y Érase una vez (Debate, 2013).

Share on Facebook33Share on Google+0Pin on Pinterest2Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *