Damas oscuras

Damas oscuras. Varias autoras. Traducción de Alicia Frieyro Olalla García, Sara Lekanda, Magdalena Palmer y Consuelo Rubio Alcover. Editorial Impedimenta.

Por Cristina de @abrirunlibro

SINOPSIS

¿Qué hace que las historias victorianas de fantasmas sean tan perfectas para leer al calor de una chimenea en una noche oscura? Historias de mansiones abandonadas, de viajes en coches de caballos por páramos desolados, de castillos en acantilados, de bellas mujeres sepulcrales, de oscuras historias familiares en las que los antepasados no acaban de irse del todo… Un género en el que algunas eminentes damas novelistas, especialistas en lo escalofriante, marcaron tendencia. Las veintiuna historias incluidas en este volumen abarcan el reinado de la reina Victoria y cuentan con aportaciones de autoras clásicas como Charlotte Brontë, Elizabeth Gaskell, Margaret Oliphant o Willa Cather, junto con otras no tan conocidas pero no por ello menos especialistas en lo tenebroso y lo sobrenatural. Ambientados en las montañas de Irlanda, en una villa mediterránea o en una tétrica mansión de Londres, estos relatos evidencian la fascinación victoriana por la muerte y por lo que había más allá, con atmósferas sugerentes, ingenio y mucho, mucho humor.

RESEÑA

Las Ghost Stories, o historias de fantasmas se asocian habitualmente con el escritor Charles Dickens y a su «Cuento de Navidad» y aunque existe cierta relación, la tradición inglesa de narrar leyendas de forma oral delante de una chimenea en época navideña se cree que llega a nuestros días desde antes del siglo XVI. Es en el siglo XVIII cuando vuelve a resurgir y a cobrar protagonismo pero es definitivamente en el siglo XIX donde estas historias, y gracias en gran medida a Dickens, retoman el antiguo esplendor al ser publicadas en revistas como Household Words All the Year Round: son historias cortas, ágiles y que hacen su aparición en la prensa en época navideña. Autores de cuentos de fantasmas famosos fueron Oscar WildeMR James, Sheridan Le Fanu, Wilkie Collins o Henry James donde éste, en su conocidísima e inquietante Otra vuelta de tuerca, iniciaba la narración como un cuento de fantasmas contado alrededor de una chimenea durante la época de Navidad. 

Pero ¿y las escritoras victorianas? No hay que olvidar que fueron muchas y muy reconocidas en su tiempo llegando a ser escritoras que hoy se denominarían «escritoras best-sellers» como Charlotte Brontë, Elizabeth Gaskell, Rhoda Broughton o Mary Elizabeth Braddon entre muchas otras. Editorial Impedimenta termina de publicar este mes de noviembre el libro Damas Oscuras: una antología de cuentos de fantasmas de escritoras victorianas que aportan una visión de lo sobrenatural equiparada al mismo nivel que sus coetáneos masculinos. Ellas son: Charlotte Brontë, Elizabeth Gaskell, Dinah Mulock (Mrs. Craik), Catherine Crowe, Mary Elizabeth Braddon, Rosa Mulholland, Amelia B. Edwards, Mrs. Henry Wood, Vernon Lee, Charlotte Riddell, Margaret Oliphant, Lanoe Falconer, Louisa Baldwin, Violet Hunt, Mary Cholmondeley, Ella D’Arcy, Gertrude Atherton, Willa Cather y Mary E. Wilkins (Freeman). 

Todos son cuentos o relatos donde lo sobrenatural se aúna con la fantasía pero también con el gótico o el romanticismo. Una compilación que retrata perfectamente la fascinación de aquella época por la muerte, el más allá, y por los espíritus con cuentas pendientes con personas o por el lugar que ocupaban cuando aún estaban vivos.

Destacar unos cuentos de otros de Damas oscuras se hace harto complicado ya que algunos de estos escritos disponen de un desarrollo al más puro estilo del cuento y ceñido a un único hecho y, en cambio, otros se convierten en relatos extensos con diversos hilos argumentales. Sí es cierto que algunas de estas narraciones sorprenden por salirse del cuento clásico de apariciones brumosas y etéreas. De hecho, algunas de ellas, destacan por estar escritas con una sorprendente modernidad diferenciándose del resto de relatos mucho más tradicionales y clásicos. 

Era artista. Las cosas que a él le sucedían en ocasiones les suceden a los artistas.

Era alemán. Las cosas que a él le sucedían en ocasiones les suceden a los alemanes.

Era joven, apuesto, aplicado, entusiasta, metafísico, insensato, descreído, desalmado.

Y, en la medida que era joven, apuesto y elocuente, era amado. 

(El párrafo anterior pertenece al cuento «El abrazo frío» de Mary Elizabeth Braddon, donde queda perfectamente reflejado que aunque siguiendo las corrientes victorianas de la época sobre los cuentos de fantasmas, Braddon ofrece un relato diferente narrado de manera mucho más actual). 

Damas oscuras es una antología muy curiosa e interesante por la que todo amante de las historias de fantasmas y de la época victoriana se sentirá atraído. El libro es un modelo que reflejará la seducción de estas historias por el gran público de la época y la fascinación que sentían —y  que algunos seguimos sintiendo—, por las historias truculentas.

Share on Facebook96Share on Google+0Pin on Pinterest1Email this to someone

1 thought on “Damas oscuras”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *