La dama del pozo

La dama del pozo. Daniel Sánchez Pardos. Minotauro.

Por Cristina de @abrirunlibro

Daniel Sánchez Pardos nació en Barcelona en 1979. Es autor de las novelas El jardín de los curiosos (2010), El cuarteto de Whitechapel (2010; Premio La Tormenta en un Vaso al autor revelación del año), El gran retorno(2013) y G, la novela de Gaudí (2015). Este último libro se ha traducido a numerosos idiomas, entre ellos el alemán, el francés, el italiano, el danés, el chino y el portugués, y ha sido distinguido con la Mención de Honor del Premio Roma a la mejor novela extranjera publicada en Italia en 2016. Su novela más reciente, La Dama del Pozo, es un thriller gótico ambientado en la Barcelona de 1854.

SINOPSIS

1854. Barcelona. Una ciudad asfixiada por sus viejas murallas medievales, infestada de epidemias y supersticiones, en la que la muerte y el prodigio acechan bajo el arco de cualquier callejón.

Cuando el cadáver incorrupto de una doncella romana aparece al pie de un pozo cargado de leyendas, el miedo se apodera de la imaginación popular. Octavio Reigosa, descreído inspector del Cuerpo de Vigilancia, será el encargado de investigar la serie de crímenes sangrientos y milagros imposibles que se suceden tras la aparición de la Dama del Pozo. Y para ello contará con la ayuda de Andreu Palafox, un joven cirujano de autómatas que esconde también su propio secreto imposible: el don involuntario (o tal vez la maldición) de ver el pasado.

RESEÑA

Siglo XIX. En una Barcelona encerrada entre puertas y murallas medievales, aparece el cadáver incorrupto de una doncella romana al pie de un pozo en el convento de Santa Clara, hoy Saló del Tinell, en la Plaça del Rei. Todo hace indicar que los lamentos escuchados por las noches por las monjas clarisas, eran los lamentos de la joven hallada muerta que exigía ser descubierta y enterrada en tierra santa. Octavio Reigosa, inspector del Cuerpo de Vigilancia de Barcelona y Andreu Palafox, hoy autómata y ex-cirujano, enseguida comprobarán que «La Dama del pozo», como así la llamarán, no es lo que les quieren hacer creer. Además, una serie de hechos extraños se suceden en toda la ciudad y aunque parezca que no tienen relación entre sí, pronto se comprobará que parecen ligados y destinados hacia una única persona: Andreu Palafox, joven con un futuro prometedor y que por causa de un error mientras operaba a una mujer de amigdalitis vio su futuro truncado e incluso tuvo que ser tratado por un alienista. Y es que Andreu Palafox dispone de un don que le horroriza, puede ver el pasado. 

Así se inicia este thriller gótico donde toda la serie de hechos que se irán sucediendo proporcionarán una lectura de lo más entretenida para los amantes del género de intriga con ambientación gótica y muy victoriana. La ciudad de Barcelona, sitiada y encerrada entre las murallas, la insalubridad de sus calles húmedas que darán paso a las epidemias, y las supercherías de sus ciudadanos arropadas por una iglesia supremacista, darán una atmósfera enrarecida y opresiva que será un punto muy importante para esta novela.

Los personajes son otra cuestión a destacar de La Dama del pozo. Su autor ha realizado un buen trabajo perfilándolos a medida para cada estrato social. Adela, una adolescente ahora criada de Andreu Palafox y ex-prostituta, Teresa Urbach, una novelista algo descarada de la alta burguesía, el inspector Octavio Reigosa… Todos con unos gestos muy reconocibles y visuales. La propia ciudad de Barcelona, superpoblada, otro personaje más, sucia y llena de secretos como la sórdida calle Trentaclaus —hoy «Arco del Teatro» en el Raval—, sus empedrados llenos de barro y manchados de sangre de siglos anteriores… Daniel Sánchez Pardos ha sabido captar la sordidez de aquella época, época ya de huelgas y revoluciones ciudadanas pero también la que ya se perfilaría como una bulliciosa ciudad comercial. 

Afiladores, lustrabotas y chamarileros, decidoras de destinos y vendedoras de albahaca, amanuenses con plumas de ganso, mendigos con sotana, herboristas y curanderas, organilleros desafinados, artistas del esparto y el alambre, muchachas con los delantales cargados de panes y de frutas y payeses enfajados a la manera del campo de Tarragona: un muestrario generoso de la variada fauna humana que convivía a todas horas en las calles de Barcelona

La intriga dispondrá de todos aquellos giros y lances adecuados para ir adentrándose en las diversas tramas y para que no decaiga el suspense. Quizás, al final, el enredo se alarga de manera algo más extensible y aquellos que deseen averiguar de una vez por todas qué, o quiénes, han urdido la conspiración, se encontrarán con que se prolonga en demasía. 

De todas maneras, La Dama del pozo es una ficción narrada con mucho cuidado y aquel lector que guste de este tipo de intrigas tendrá entretenimiento sólido asegurado. Daniel Sánchez Pardos demuestra una cuidadosa puesta en escena para una ciudad muy victoriana y lóbrega, muy semejante al Londres mísero de la misma época.

Deja un comentario