Asesinato en Charlton Crescent

Asesinato en Charlton Crescent. Annie Haynes. Traducción de Rosa Sahuquillo y Susanna González. dÉpoca Editorial.

Por Cristina de @abrirunlibro

Asesinato en Charlton Crescent es una novela de misterio que entraría dentro de los whodunit —«¿quién lo hizo?», una variedad de la novela detectivesca o policial dónde predomina la búsqueda del asesino—, escrita en 1926 por una autora perteneciente a la época de la Golden Age llamada Annie Haynes: una escritora injustamente olvidada en el tiempo frente a otros autores contemporáneos que sí han llegado hasta nuestros días como E. C. BentleyD. L. Sayers, o la archiconocida Agatha ChristiedÉpoca Editorial nos trae por primera vez un libro de la autora que nunca había sido publicado en este país y lo hace, como ya nos tiene acostumbrados, con una edición exquisita gracias a la gran traducción de Rosa Sahuquillo y Susanna González —con innumerables notas a pie de página—, las ilustraciones originales que hicieron en su día Harrison Fisher y  F. Underwood para The House in Charlton Crescent —título original—, y un prólogo imperdible de Juan Mari Barasorda

Narrada con la característica esencial de estas historias donde el argumento se basa en un asesinato y, a modo de puzzle, el lector deberá desentrañar y averiguar lo sucedido gracias a las pistas observadas y relatadas en la trama por uno o más investigadores, ya sea policía o detective o ambos, e intentar llegar a la misma conclusión, Asesinato en Charlton Crescent cuenta con la peculiaridad de que el asesinato ocurre en una misma habitación con más personas, en total cinco, y donde todas serán sospechosas de haber cometido el crimen. Sin venenos ni pócimas sino con un asesinato cruel que nadie ha podido observar en el momento que sucedía, Asesinato en Charlton Crescent demuestra una vez más el gran auge creativo del período de entre-guerras y que por algo es llamado la «Época Dorada» de la ficción detectivesca. 

Lady Anne Daventry dispone de pruebas contundentes para contratar a un detective privado: alguien de su entorno más cercano ha intentado asesinarla en su casa. Bruce Cardyn, así se llama el detective, será empleado como secretario personal y residirá en la mansión para averiguar quién desea la muerte de Lady Anne Daventry. Desgraciadamente el asesinato se sucederá al poco tiempo en la misma sala donde se encuentran reunidos Lady Anne y cinco miembros más, entre ellos, el propio Cardyn. La intervención de Scotland Yard al mando del inspector Furnival, dará el comienzo de las investigaciones. 

Y así se inicia una novela de enigma donde será necesario investigar el pasado y presente de todos los personajes que rodearon a Lady Anne Daventry para ir desentrañando la intriga. La trama, con sus pistas, nos relatará una historia que se percibe por el lector como «juego limpio» en la novela policial según las normas de El Detection Club: o sea, el lector podrá descifrar muchas de las incógnitas aunque, como es lógico, siempre habrá alguna de la que no será consciente.

Los personajes, la evolución y desarrollo, así como los diálogos de Asesinato en Charlton Crescent, recordarán mucho a aquellas novelas de intriga de la época que fueron recreadas posteriormente como obra teatral. Aunque sin voz en off, los escenarios y las descripciones sobre los protagonistas recordará mucho a una obra teatral. Desconozco si la autora realmente había pensado en ello o sencillamente era una corriente de la época —Annie Haynes está considerada como la gran rival de Agatha Christie y ésta realizó varios trabajos para ser representados en teatro—, pero el efecto durante la lectura es la de una posible escenificación del libro. De hecho, en la narrativa, se encontrarán diversos diálogos y descripciones meticulosas sobre la gestualidad como actos comunicativos hacia el lector. Igualmente, en algunos párrafos descriptivos, comprobaremos que la narrativa de la autora dispone de una calidad notable:

Lady Anne Daventry no era una anciana agradable. Sus personas más cercanas y estimadasencontraban algunas dificultades para congeniar con ella, sus sirvientes la tenían por «cascarrabias», y solo sus contemporáneos, aquellos que la recordaban en su remota hermosura de juventud, alegaban que tenía buen corazón.

Asesinato en Charlton Crescent, un whodunit donde la fuerza reside en los protagonistas y en una escrupulosa trama que no ofrece engaños al lector. Una novela de la «Época Dorada» que demuestra el esplendor y la inventiva con una enrevesada trama que aún hoy nos hace disfrutar con su lectura. Una lectura no sólo de entretenimiento sino recreada con laboriosidad, agilidad y celo.

***

Annie Haynes (1865-1929). Escritora inglesa de novelas de misterio considerada por muchos críticos como la «principal rival de Agatha Christie» en la Golden Age. Su obra permanecía inédita en castellano.

Annie vivió en Londres durante las dos primeras décadas del siglo XX, participando en círculos literarios y en los primeros movimientos feministas londinenses. Su primera novela, «The Bungalow Mystery», apareció en 1923, y publicó otras nueve novelas más antes de su prematura muerte en 1929. Algunos críticos opinan que su última novela, «The Crystal Beads Murder», parcialmente terminada, pudo ser completada por la propia Agatha Christie o tal vez por Dorothy L. Sayers.

……

Deja un comentario