Los cuentos inmortales, y siniestros, de los hermanos Grimm

Los cuentos inmortales, y siniestros, de los hermanos Grimm

Por Cristina de @abrirunlibro

Es hermosa la manera en que nacen los Cuentos para la infancia y el hogar de los hermanos Grimm, tal y como se llamaron por vez primera: durante la ocupación napoleónica de Prusia, Jakob y Wilhelm Grimm decidieron recopilar y seleccionar aquellos cuentos de la tradición oral del folclore germano para transcribirlos y reforzar así las raíces nacionalistas. Una especie de «resistencia cultural» donde se documentaba el espíritu y la tradición del pueblo alemán y que se vio publicada en sendos volúmenes en los años 1812 y 1815 conteniendo 156 historias. La colección sería ampliada en 1857 y así sucesivamente en los años posteriores. Fue tanta la buena acogida y la gran divulgación de los cuentos escritos que éstos desplazaron en algunos casos a los propios cuentos orales. Hoy serían los que conocemos como «Cuentos de hadas de los hermanos Grimm», unos relatos con lecciones morales que han sido traducidos a 160 idiomas y dulcificados en extremo a lo largo de estos dos siglos aunque los primeros en modificar y realizar variaciones fueron los propios autores ante algunas críticas airadas. A pesar de que se defendieron aclarando que no eran cuentos para niños, Jakob y Wilhelm tuvieron que doblegarse finalmente a la censura. 

Ilustración de Otto Ubbelohde para «Hansel y Gretel».

Los cuentos y leyendas que procedían en su mayoría de la tradición en la Edad Media, son cuentos sombríos que contienen atrocidades en algunos casos bastante escalofriantes. Desde niños abandonados a su suerte por sus madres, castigos injustos y crueles a inocentes, acoso, y, hasta incluso, penitencias sangrientas, son cuentos que han asustado a niños y a adultos a lo largo de los siglos. Fábulas que proporcionan un consejo moral junto con un castigo hacia el culpable que hace que el lector actual se asombre ante la venganza pergeñada. Como ejemplo de ello es el caso de Cenicienta, un cuento muy diferente al “pastel” con que se nos ha obsequiado en diversas ocasiones ya sea en cuento edulcorado o en película lacrimógena dulcificada en extremo y con un final muy diferente al que recordará nuestra memoria infantil. Otros ejemplos de perversidad se pueden encontrar en El novio bandolero, Hansel y Gretel o Rampuzel. Unos cuentos “gore” que seguramente harían las delicias de un jovencísimo H. P. Lovecraft:

«… los cuentos de los hermanos Grimm están entre las primeras cosas que leí, a la edad de cuatro años».

Con un ritmo narrativo sencillo pero muy bien estructurado y con la naturalidad que confiere la palabra oral, Cuentos para la infancia y el hogar Kinder- und Hausmärchen, han sido recogidos ahora nuevamente por la Editorial Alma para su colección de clásicos ilustrados y bajo el título de «Cuentos de los hermanos Grimm». Unos cuentos inmortales con los dibujos que Otto Ubbelohde realizó en 1909 y que le hicieron mundialmente famoso, la edición en cartoné, con cinta marcapáginas y a un precio económico, ofrece un entretenimiento sencillo y divertido como así ha sido. Un placer asegurado para un lector nostálgico que disponga también de cierta curiosidad hacia lo siniestro.

«—Vuelve atrás, joven novia, vuelve atrás,

que en una casa de asesinos estás».

Nº de páginas: 352 págs.

Editorial: ALMA EUROPA

Lengua: CASTELLANO

Encuadernación: Tapa dura

ISBN: 9788415618706

Edición: Noviembre 2017

Deja un comentario