Tantos lobos

Tantos lobos. Lorenzo Silva. Ediciones Destino.

Por @latitaquelee

Empezamos nuevo año de lecturas y lo empezamos bien. No podía ser de otra forma ya que he escogido para estrenarme en este 2018 la última entrega de Bevilacqua y Chamorro, la famosa pareja de la Guardia Civil que Lorenzo Silva creó hace ya la friolera de 20 años. “Tantos Lobos” (Editorial Destino), se llama el libro que recoge sus nuevas andanzas distribuidas en cuatro relatos, una obra breve —se nos hace corta a los fans—, pero en la que encontraremos el estilo elegante y sarcástico del investigador que tanto conocemos sus incondicionales.

Los relatos, escritos entre el 2010 y el 2017 transcurren todos en verano y tocan temas que nunca aparecen abandonar, lamentablemente, las páginas de sucesos. El acoso escolar y la violencia de género se hacen un hueco junto a uno de los fenómenos que pilla con el pie cambiado a nuestro protagonista, me refiero a las redes sociales y los nuevos peligros que habitan en el mundo virtual. Ese nuevo espacio en el que muchos depredadores —los lobos—se diluyen entre tantos corderos con ínfulas de influencers

Bevilacqua no puede evitar sentirse algo anacrónico entre tanto Facebook, Tuenti, Instagram y Skype, no comprende este “mundo rendido sin remedio a la creciente tiranía del trending topic”, y así, mientras despotrica ante tanto postureo estéril, tira de equipo, un equipo que ha ido incorporando con el devenir de los años, un par de jóvenes miembros que le mantienen su cerebro duro actualizado. Y como no, de Chamorro, su eficiente compañera que a medida que aumenta su experiencia, también lo hace su mala leche.

Cientos de fotos y de comentarios, videos, mails, twits, likes y whats son las nuevas pistas que vamos dejando mientras acumulamos amigos que en realidad no conocemos, pistas que el investigador criminal del siglo XXI se ve obligado a compilar:

«A mí me pillaba demasiado resabiado y demasiado mayor para no distraerme  fatalmente mientras repasaba las listas de ficheros, las conversaciones sin enjundia alguna, los retuiteos y los likes y las fotos y los memes y toda esa cascarria digital a la que cuatro avispados de Silicon Valley han logrado reducirnos la vida».

Pero el asunto del que nos habla el autor es serio, y vale la pena insistir en los peligros que encierran para los más vulnerables estas nuevas formas virtuales de camuflaje. Las cuatro víctimas de los relatos son jóvenes y son mujeres, algunas, adolescentes confiadas, que dejaron una puerta entreabierta a un lobo que no dudó en derribarla de una patada para darse un festín. Insisto, el  asunto es serio, y aunque sabemos lo expuestos que estamos como usuarios, no parece preocuparnos el regalar y  mostrar frívolamente nuestra vida a los servidores de las grandes corporaciones. Y lo que es peor, no parece preocuparnos que también lo hagan nuestros hijos.

***

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetasLa sustancia interiorEl urinarioEl ángel ocultoEl nombre de los nuestrosCarta blanca (Premio Primavera 2004), Niños ferocesMúsica para feos y Recordarán tu nombre. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak y en 2010 Sereno en el peligroLa aventura histórica de la Guardia Civil(Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores de la Guardia Civil Bevilacqua y Chamorro. Con uno de sus títulos, El alquimista impaciente, ganó el Premio Nadal 2000 y con otro, La marca del meridiano, el Premio Planeta 2012. Desde 2010, es guardia civil honorario.

 

Deja un comentario